Morderse las uñas es más que un asunto cosmético: impacta negativamente en la salud y en la calidad de vida. Cuando se convierte en un comportamiento crónico se llama onicofagia y puede afectar hasta una de cada tres personas adultas y a uno de cada dos niños, niñas o adolescentes.

 morderse las uñas
123rfLimited©liudmilachernetska

La onicofagia suele aparecer en la infancia y tiende a resolverse con la edad, pero no siempre es así. La onicofagia es similar a la tricotilomanía, que consiste en tirarse del pelo de forma repetida y compulsiva hasta arrancárselo, y a la dermatilomanía, que es el rascado compulsivo de la piel y que produce escoriaciones y otras lesiones.

¿Por qué tantas personas se muerden las uñas?

No conocemos todavía bien las causas que predisponen a este trastorno. En algunas familias es más frecuente, con lo cual puede haber factores genéticos; o quizá sea el efecto de la imitación entre personas que viven juntas. Los desencadenantes que llevan a morderse las uñas de forma continuada son: ansiedad, estrés, aburrimiento, frustración. Muchas personas usan este hábito para distraer su mente del dolor causado por un trauma psicológico. Algunas personas simplemente lo han convertido en un hábito inconsciente, automático, que ya no cumple ninguna función.

¿Qué problemas puede causar el morderse las uñas?

El más frecuente es que la piel que rodea las uñas se daña, se debilita y se puede infectar. Además, el tener las manos constantemente en la boca aumenta el riesgo de contraer resfriados, gastroenteritis y otras enfermedades que se transmiten mediante las manos. Morderse las uñas de forma crónica también daña el esmalte dental. Las personas que se muerden las uñas de forma habitual tienen más altos niveles de estrés, depresión y ansiedad.

Morderse las uñas es más que un asunto cosmético: impacta negativamente en la salud y en la calidad de vida

¿Morderse las uñas es una enfermedad?

Aunque hasta hace poco el morderse las uñas se consideraba un comportamiento más o menos fastidioso, en años recientes se le está dando más importancia por parte de profesionales sanitarios, debido a la evidencia creciente de que puede ser una expresión de ciertos trastornos mentales y de que empeora la salud mental.

El manual de trastornos mentales que usan los psiquiatras en todo el mundo, el DSM-5, considera la onicofagia como un «trastorno de comportamiento repetitivo centrado en el cuerpo» y la clasifica dentro del grupo de «otros trastornos obsesivo-compulsivos».

¿Qué tratamientos son los más efectivos?

Siempre que las combinemos con un análisis de los factores que nos llevan a mordernos las uñas y a resolver los posibles problemas emocionales que la onicofagia pueda estar ocultando, algunas estrategias simples han mostrado ser efectivas:

  • Hacerse la manicura – especialmente usando colores llamativos o diseños especiales muy artísticos. El verlas bonitas te llevará a querer mantenerlas así y será un recordatorio de lo importante que es que estén sanas.
  • Cubrir las uñas con un esmalte especial que sepa mal; esto es útil sobre todo en personas que han hecho de la onicofagia un acto inconsciente, pero puede no ser válido para aquellos con trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Untar las uñas con aceite de oliva las protege y sana y además las hace más resbaladizas y difíciles de morder. Es útil acompañando a otras estrategias.

Si has intentado superar este comportamiento sin éxito o si hay un trastorno psicoemocional subyacente, busca ayuda profesional. Cada vez más médicos, psicólogos y otros terapeutas están más concienciados del impacto de la onicofagia y de la importancia de eliminarla.

El problema más frecuente es que la piel que rodea las uñas se daña, se debilita y se puede infectar

La terapia basada en atención plena (mindfulness en inglés), que combina la auto-conciencia con la auto-compasión, puede ayudar a detectar los desencadenantes que conducen a este comportamiento, a hacerlos conscientes y a reemplazarlos por hábitos o conductas más saludables.

Hasta que el problema se resuelva, mantén una higiene escrupulosa de las uñas y de la boca para evitar infecciones. Algunas infecciones de la piel que rodea las uñas pueden ser graves y requerir tratamiento antibiótico para evitar que se extiendan.

¿Funciona el castigo en los niños para que dejen de morderse las uñas?

No funciona en absoluto y puede tener el efecto contrario al deseado, al aumentar el estrés. Por el contrario, un ambiente positivo y respetuoso que fomente la autoestima ayuda a superar este hábito. Hay que evitar que cualquier miembro de la familia, especialmente los hermanos y hermanas, se burlen de quien se muerde las uñas. Hay que detectar precozmente signos de acoso escolar con la excusa de la onicofagia y detenerlo cuanto antes.

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra, www.creciendoenverde.com

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Febrero 2024