La revolución tecnológica que tiene lugar en las sociedades industrializadas, de forma continua e imparable, ha ocasionado un aumento jamás visto en la cantidad de campos electromagnéticos y en su diversidad, lo que ha provocado que mucha gente padezca lo que se conoce como hipersensibilidad electromagnética (EHS).

Hipersensibilidad electromagnética:
123rf Limited©sangoiri

Las fuentes generadoras de emisiones electromagnéticas están tan generalizadas que las encontramos en el hogar, en el trabajo, en las zonas de ocio, en la calle… Por donde nos movamos, y a nivel global, hay radiaciones electromagnéticas. Son producidas por los dispositivos electrónicos y los generalizados sistemas de telecomunicaciones inalámbricas que permiten comunicar el mundo. Las emiten aparatos de uso cotidiano como los hornos de microondas, los televisores, los ordenadores personales, teléfonos móviles, las torres de telefonía, y las fuentes de emisiones wifi que permiten la interconexión inalámbrica de los dispositivos electrónicos.

¿Qué es la hipersensibilidad electromagnética o EHS?

Hay una parte de la población que es sensible a las emisiones electromagnéticas, lo que hace que su vida no sea fácil. No todas las personas que lo son tienen la misma sensibilidad frente a este tipo de radiaciones ni todas reaccionan de la misma forma. Algunas presentan síntomas leves ante la exposición mientras que a otras les afecta de tal forma que dejan de trabajar y les obliga a cambiar el estilo de vida. Esta sensibilidad se denomina hipersensibilidad electromagnética o EHS, que se caracteriza por presentar una variedad de síntomas inespecíficos de carácter dermatológico, con enrojecimiento, hormigueo y sensación de ardor de piel, o vegetativos, como fatiga, cansancio, dificultad de concentración, desorientación, mareos, náuseas, palpitaciones cardíacas y trastornos digestivos. El EHS muestra una colección de síntomas que no forman parte de ningún otro síndrome reconocido, síntomas no específicos, multisistémicos y, a menudo, debilitantes. Los afectados por EHS padecen el síndrome descrito únicamente cuando están sometidos a una fuente de radiación electromagnética, y cesa o se aminora cuando se alejan de la fuente que los genera.

División de opiniones

Ante el EHS, la comunidad científica está dividida. El diagnóstico del síndrome es complicado ante la falta de un protocolo y unos criterios médicos que determinen el EHS, y en la mayoría de los casos, las personas que creen padecer los efectos de las radiaciones electromagnéticas se diagnostican a sí mismas. El autodiagnóstico se fundamenta en la percepción de que los síntomas solo les ocurren cuando se encuentran en un área con actividad electromagnética generada por dispositivos electrónicos activos, y que desaparecen cuando el individuo se aleja de dichas emisiones.

El EHS muestra una colección de síntomas no específicos, multisistémicos y, a menudo, debilitantes

Proyecto Internacional CEM creado por la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva estudiando este problema desde hace más de una década. En respuesta a la preocupación pública por los efectos que sobre la salud puede tener la exposición a los campos electromagnéticos creó en 1996 el Proyecto Internacional CEM. Este proyecto trata de evaluar, con pruebas científicas, los posibles efectos que sobre la salud tienen los campos electromagnéticos generados en el intervalo de frecuencia de 0 a 300 GHz, emisiones de bajo nivel. Es un proyecto abierto a todos los gobiernos de los Estados miembros de la OMS y está financiado por los países y las agencias que participan. A partir de los datos obtenidos, la OMS cree que aún no hay suficiente evidencia científica para considerar la hipersensibilidad electromagnética como un problema médico o una enfermedad.

En 1970, en la Unión Soviética, ya se describió el conocido como “síndrome del microondas” entre el personal militar que trabajaba con equipos de radio y radar. Los síntomas incluían fatiga, mareos, dolores de cabeza, problemas de concentración y memoria, asociados con trastornos del sueño. Posteriormente, en 1980, se describieron en Suecia síntomas similares entre el personal sueco que trabajaba frente a los monitores de tubo de rayos catódicos. La sintomatología era enrojecimiento, ardor y hormigueo en la piel, y estaba asociado a dolores de cabeza, mareos, cansancio y fotosensibilidad. Es a raíz de estos problemas de salud de los trabajadores cuando se asocia por primera vez la hipersensibilidad electromagnética a la exposición a campos electromagnéticos.

Los estudios clínicos llevados a cabo para determinar la hipersensibilidad electromagnética proyectan resultados diversos y contradictorios, que van desde pacientes que no pueden diferenciar entre una emisión electromagnética activa de un placebo, hasta otros que sufren cambios fisiológicos objetivos que se producen tras la exposición a dichos campos. Los cambios difieren ampliamente de un individuo a otro, tanto en la variedad de los mismos como en su incidencia y gravedad, pero sus síntomas son reales. Independientemente de cuál sea su origen, el síndrome de hipersensibilidad electromagnética puede convertirse en un problema incapacitante para la persona afectada. Es necesario seguir investigando el EHS, facilitando a los afectados tratamiento médico específico y ayuda psicológica que permita superar los problemas que afectan su salud y mejore su calidad de vida.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Septiembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here