Recibir los rayos de sol en nuestra piel es una de las mejores cosas del verano, y más aún tras la dura época de encierros y restricciones que llevamos. En momentos como estos, salir al aire libre y tomar el sol mientras paseamos tiene también efectos terapéuticos, pero nunca debemos olvidarnos de la importancia de los protectores solares.

5 dudas sobre los protectores solares
123rf Limited©kosmos111

La importancia de los protectores solares

La luz del sol estimula la producción de serotonina, una hormona que mejora el estado de ánimo y la concentración. Además, induce la producción de vitamina D en la piel, que es esencial para absorber el calcio y el fósforo de los alimentos y para mantener unos huesos sanos. Algunas enfermedades de la piel, como la psoriasis, el eczema y el acné, pueden mejorar con la exposición moderada al sol.

La luz del sol estimula la producción de serotonina, una hormona que mejora el estado de ánimo y la concentración

Sin embargo, el sol tiene una cara “más oscura”, ya que la exposición prolongada eleva el riesgo de cáncer de piel y acelera el envejecimiento cutáneo. Esto nos obliga a buscar un equilibrio entre los beneficios que nos aporta el sol y sus peligros. Aquí es donde juegan un papel importante  los protectores solares.

¿Qué tipos de protectores solares hay?

Principalmente dos, de acuerdo al tipo de filtro que incluyan. Los filtros físicos o minerales (con óxido de zinc o dióxido de titanio) crean una pantalla en la piel que refleja las radiaciones y son más apropiados para niños y personas con pieles sensibles; los químicos absorben los rayos en la capa más superficial de la piel.

¿Qué significa el factor de protección?

El factor de protección solar (FPS o SPF) indica cuánta protección ofrece el producto frente a los rayos UVB. Los protectores solares con SPF 15 filtran aproximadamente 93% de los rayos UVB, el SPF 30 filtra el 97%, y el SPF 50 filtra alrededor del 98%.  Ningún protector ofrece protección total y en cualquier caso la protección dura en el mejor de los casos 2 horas.

Además del FPS debes comprobar que el producto ofrece protección frente a los rayos UVA, tanto o más dañinos que los UVB. La Unión Europea estipula que si un producto protege frente a los UVA con un nivel al menos un tercio del FPS, puede indicar esto con la palabra UVA rodeada por un círculo.

¿Cómo debo usarlo?

Las personas con piel clara o sensible y los niños pequeños durante todo el año, y el resto de las personas durante los meses más cálidos, deben usar un producto con FPS de 30 o más y protección adicional frente a UVA. Aplícalo en toda la superficie expuesta y renueva las aplicaciones cada dos horas y siempre que hayas estado en el agua (aunque el producto sea “resistente al agua”).

Ningún protector ofrece protección total y en cualquier caso la protección dura en el mejor de los casos 2 horas

¿Qué otras formas hay de protegerse frente a la acción de los rayos solares?

Principalmente evitando el sol directo durante las horas centrales del día. Una forma de saber cuándo los rayos solares son más fuertes y por tanto peligrosos es conociendo el índice de radiación ultravioleta (IUV) en tu localidad cada día. Los servicios de meteorología lo suelen publicar junto con el resto de información, y también lo puedes encontrar en muchas aplicaciones móviles que informan sobre el tiempo local.

Cuando el IUV es 1-2 no es necesario tomar ninguna precaución. Las personas con piel muy clara o sensible al sol deben empezar a protegerse con IUV de 3, que ya indica un riesgo moderado. Valores superiores a 7 indican que los rayos solares pueden causar quemaduras en casi todo tipo de pieles tras solo unos minutos de exposición, por lo que se debe evitar en estos casos la exposición directa o aplicar protectores con SPF 30 o mayores. Si es necesario que estés en exteriores con estos índices, busca sombras para protegerte, incluso aunque sea temporalmente. Cubre tu cuerpo con ropa ligera y clara y usa gafas de sol y un gorro. En algunos casos un paraguas o sombrilla portátil puede ser de ayuda.

¿Cómo puedo producir vitamina D sin exponerme a los peligros del sol?

Para producir vitamina D solo necesitamos exponer la piel de rostro, escote y brazos unos 20 minutos al día durante el verano, y algo más de tiempo en invierno. Esto puede variar con la latitud donde vivas y con tu tipo de piel, por lo que no es una regla fija. Son mejores las exposiciones cortas y frecuentes: más tiempo probablemente no incremente la producción de vitamina D, pero sí aumenta el riesgo de quemaduras. Si vas a pasar más tiempo al sol que 15 minutos cuando el IUV es superior a 3-4, entonces es necesario usar protector solar.

Las personas con la piel muy fina y sensible no deberían depender del sol para producir su vitamina D. En estos casos es mucho mejor tomar un suplemento de vitamina D y proteger la piel tanto como sea posible.

Autora: Doctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890
Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Junio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here