Estamos tan acostumbrados a contar con el sentido del olfato que ni pensamos en él… hasta que lo perdemos. Aunque la pérdida de visión y de audición nos preocupan mucho más, y es verdad que ambas tienen un impacto enorme en nuestra vida diaria, la anosmia (pérdida temporal o definitiva del olfato), puede tener consecuencias inesperadas en nuestra salud física y psíquica.

La pérdida del olfato

Olfato y emociones

Y es que el olfato está más estrechamente relacionado con nuestras emociones de lo que parece a primera vista.

Cuando nos exponemos a un aroma, las neuronas olfatorias que se encuentran en la parte superior de la nariz pasan un impulso nervioso al nervio olfatorio y desde ahí al sistema límbico, una de las partes más primitivas del cerebro. Aquí se almacenan memorias y emociones. Esto explica por qué por ejemplo la fragancia que solía usar un ser querido ya fallecido puede despertar en nosotros una emoción intensa incluso antes de que nuestra mente consciente piense en esa persona.

También un determinado aroma puede desencadenar un recuerdo de muchos años atrás, que había permanecido dormido.

¿Se puede mejorar este sentido?

Sí, mediante el entrenamiento. De hecho, hay profesiones que se basan en la capacidad de oler, como perfumistas, catadores de olores, catadores de vinos, de cafés, de trufas y de tés.

Un determinado aroma puede desencadenar un recuerdo de muchos años atrás

¿Qué nutrientes necesito para mantener mi olfato en buen estado?

El zinc es el nutriente estrella para tener un sentido del olfato que funcione adecuadamente. La deficiencia de zinc altera el sentido del gusto y del olfato, entre otros efectos negativos (principalmente sobre la piel y el sistema inmunitario, en los niños además puede retrasar el crecimiento). Añadir una cucharadita al día de levadura de cerveza o nutricional a tus comidas es una forma fácil y agradable de aumentar el contenido de zinc de tu dieta.

¿Es verdad que la covid-19 puede hacernos perder el olfato?

Sí, en la inmensa mayoría de los casos, solo temporalmente. Entre una de cada tres y una de cada dos personas que padecen esta infección experimentan pérdida de olfato y/o de gusto, que suele ser brusca, y aparecer al principio de la infección. En muchas personas éste es el único síntoma de covid-19.

En casi todos los casos el olfato se ha recuperado antes de que pasen cuatro semanas.

Se cree que la pérdida de olfato ocurre porque el SARS-CoV-2 usa el nervio olfatorio para llegar al cerebro.

El olfato, como el resto de nuestros sentidos, nos protege frente a posibles peligros

¿Qué otras enfermedades pueden causar pérdida de este sentido?

Muchos otros virus además del SARS-CoV-2 pueden dar lugar a una pérdida temporal del olfato (todos hemos experimentado esto durante cualquier catarro), aunque en estas otras infecciones suele haber también congestión nasal (mientras que en la covid-19 no).

Muchas otras condiciones pueden dar lugar a disminución o pérdida del olfato, en general no de forma tan brusca como la covid-19, como las alergias, los pólipos nasales, la sinusitis, algunas medicaciones (antihipertensivos, antibióticos, antihistamínicos), el hipotiroidismo y la exposición a tóxicos. Los fumadores tienen peor sentido del olfato y del gusto que los no fumadores.

En personas mayores, la pérdida de olfato puede ser un signo temprano de enfermedad de Parkinson o de Alzhéimer.

¿Cuáles son las consecuencias de tener un mal olfato?

El olfato, como el resto de nuestros sentidos, nos protege frente a posibles peligros. Si no somos capaces de oler el humo de un incendio próximo, de una comida en mal estado, o una fuga de un producto químico, podemos sufrir daños importantes o perder la vida.

Otra consecuencia de perder el olfato es que disminuye mucho nuestro apetito, gusto e interés por la comida, lo que puede llevar a algunas personas a la pérdida excesiva de peso y a la desnutrición.

Las personas que han perdido el olfato refieren además sentirse aisladas del mundo que les rodea y en cierto modo, desconectados de sus emociones y memorias. Los síntomas de tristeza incluso depresión no son infrecuentes.

Otra afección relacionada con el olfato, afortunadamente más rara, pero que causa mucha ansiedad, es la cacosmia, que significa que la persona afectada percibe como intensamente desagradables aromas comunes que hasta entonces disfrutaba, como el del café, el de la hierba mojada o de una flor.

Autora: Doctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Marzo 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here