La atención es una capacidad intelectual primordial. No importa lo inteligente que seas: si no eres capaz de concentrarte en una tarea y dedicarle tiempo e interés, no serás capaz de aprender una nueva habilidad, ni de crear nada original. 

Cómo estimular la atención en los primeros tres años
123rf Limited©tomsickova

Todos conocemos a personas brillantes intelectualmente que a menudo no consiguen sacar proyectos adelante debido a su dispersión, mientras que otras más modestas logran sus objetivos fácilmente gracias a su disciplina y capacidad de concentración. 

La atención es una habilidad que se puede entrenar

De hecho, todos aprendemos a ser más o menos atentos en los primeros años de nuestras vidas en función del tipo de crianza y estimulación al que estemos expuestos, la sociedad en la que vivamos y la educación que recibamos, aunque también hay factores internos individuales. La sociedad actual no favorece que las niñas y niños aprendan a ser atentos. Desde muy pequeños, el exceso de estimulación sensorial, de juguetes y de otros objetos físicos, y el escaso contacto con la naturaleza, resultan abrumadores para su cerebro en desarrollo y fomentan la dispersión y la falta de atención, lo que puede tener efectos negativos en la capacidad de aprendizaje cuando son más mayores.

Siempre que sea posible, las niñas y niños deben pasar tiempo al aire libre y en contacto con la naturaleza

Pero nosotros podemos crear un ambiente que contrarreste estas influencias negativas y que favorezca un desarrollo cerebral armonioso y una buena atención. Cualquier momento es bueno, pero los tres primeros años de edad suponen una oportunidad de oro para enseñar al cerebro a concentrarse en las tareas que le pidamos. 

¿Qué medidas fomentan un buen desarrollo de la atención?

Nutrición óptima

El cerebro infantil es muy exigente en cuestión de nutrientes. El DHA, un ácido graso omega-3, se acumula en el cerebro del bebé en mayor cantidad y velocidad que en cualquier otra etapa de la vida. Otros nutrientes imprescindibles son el yodo, la vitamina B12 y el hierro

  • Amamanta si puedes y prolonga la lactancia todo lo que sea posible y tú y tu bebé estéis a gusto con ella. Siempre es nutritiva y siempre es una opción mejor que cualquier fórmula, por buena que esta sea. 
  • Evita el azúcar y cualquier alimento con azúcar añadido en el primer año de vida y solo inclúyelo en la alimentación entre 1-3 años de forma muy ocasional y mejor si es acompañando a otras comidas. Los altibajos de azúcar en la sangre no son buenos para la atención. Los niños y niñas necesitan carbohidratos complejos que les proporcionen energía sostenida, como los que se encuentran en los cereales integrales, las legumbres, las patatas y otros tubérculos. 

Sueño suficiente y reparador

El cerebro infantil realmente “aprende” mientras duerme. El patrón normal de sueño de bebés y niños pequeños es diferente al de los adultos y es importante conocerlo para poder facilitarlo. La falta de descanso produce irritabilidad y dispersión. La mayoría de bebés y niños pequeños descansan mejor si están en compañía y contacto físico con sus padres o cuidadores más próximos, mientras que si están solos experimentan mucha ansiedad, que va a persistir durante las horas del día. De ningún modo estamos maleducando a un bebé por permitirle dormir con nosotros – esta es una idea retrógrada desacreditada ya por decenas de estudios.  

De ningún modo estamos maleducando a un bebé por permitirle dormir con nosotros – esta es una idea retrógrada

Ejercicio físico 

Desde que empiezan a gatear, los bebés necesitan mucho movimiento. Un buen desarrollo motor influye positivamente sobre el desarrollo cognitivo y del lenguaje y sobre la capacidad de atención. Los niños más pequeños tienen una capacidad de atención reducida y necesitan tomarse descansos o moverse cuando están en medio de juegos y otras actividades. El movimiento también favorece una buena oxigenación de todos los órganos incluido el cerebro, y facilita la concentración. Siempre que sea posible, las niñas y niños deben pasar tiempo al aire libre y en contacto con la naturaleza.

Ambiente tranquilo y nivel de estimulación adecuado 

  • Evita el exceso de juguetes alrededor del bebé y del niño o niña pequeños. Es mejor que solo haya 1-2 a su alcance cada vez e ir rotándolos. 
  • Anímalos a que acaben una tarea: el puzle, el libro de cuentos, la torre de cubos… antes de empezar con otra.
  • La música y las canciones son muy beneficiosas para el cerebro, pero también es importante establecer periodos de silencio.
  • Igualmente, es importante que haya cada día periodos de oscuridad, sin ningún estímulo luminoso. 
  • Evita lo más posible la televisión y el uso de pantallas hasta al menos los 2 años, y luego, siempre en periodos cortos.

Autora: Doctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890 

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Diciembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí