La enfermedad de Alzheimer es un proceso crónico y degenerativo del cerebro que produce demencia. El número de personas con Alzheimer está aumentando en todo el mundo y las previsiones indican que estos números van a seguir creciendo.

El deterioro cerebral: Alzheimer
123rf Limited©sifotography

Preguntas frecuentes sobre el Alzheimer

Este trastorno afecta sobre todo a las personas mayores de 65 años y el riesgo sigue aumentando con la edad, pero la edad no es la causa de Alzheimer. De hecho, una minoría de casos ocurre antes de los 50 años.

¿Cuál es la causa de la enfermedad de Alzheimer?

El daño en el cerebro de las personas con Alzheimer se produce fundamentalmente por el acúmulo de dos sustancias tóxicas: 1) la proteína tau, que forma ovillos dentro de las neuronas y 2) la proteína beta-amiloide, que forma placas en los espacios entre neuronas.

No se sabe todavía bien qué desencadena estos acontecimientos. Se han identificado varios genes asociados con la enfermedad. Pero se cree que los factores ambientales y la forma de vida también son importantes.

¿Cuáles son sus síntomas?

La demencia en la enfermedad de Alzheimer afecta a tres áreas principales: 1) la memoria, 2) la capacidad de razonar y resolver problemas, y 3) el comportamiento y la sociabilidad.

La pérdida de memoria se observa sobre todo en las actividades cotidianas: la persona afectada olvida dónde deja las cosas, olvida cómo llegar a sitios conocidos o no recuerda que tenía una cita. Es frecuente que se haga más lenta en las tareas que antes hacía sin problemas, que no pueda aprender habilidades nuevas y que no sepa enfrentarse a situaciones inesperadas. Le cuesta seguir las conversaciones, encontrar palabras y hablar fluidamente; y con frecuencia, pierde la noción del tiempo.

Los programas de estimulación cognitiva, el ejercicio físico diario, y las técnicas de relajación, son fundamentales para retrasar todo lo posible la aparición de nuevos síntomas

Los familiares y amigos van a observar cambios en su estado de humor y en su personalidad, son frecuentes los enfados sin motivo aparente, la pérdida de control de impulsos, y en etapas más avanzadas, la ansiedad, la agitación e incluso la paranoia. La persona con Alzheimer se va aislando de su círculo social y, cuando la enfermedad avanza, puede volverse incapaz incluso de reconocer a sus seres queridos.

¿Cómo se diagnostica?

Todos experimentamos épocas de pérdida de memoria y de cambios de humor, y esto no significa que tengamos o vayamos a tener Alzheimer. Esta condición debe diagnosticarla un médico con experiencia, a partir de un examen físico y los resultados de varias pruebas. Es necesario descartar otras enfermedades que causan síntomas similares.

¿Tiene tratamiento?

El daño que ya se ha producido en el cerebro no se puede revertir, pero se puede enlentecer la progresión de la enfermedad y aminorar algunos de sus síntomas.

Se están usando varios medicamentos para el alivio de los síntomas de Alzheimer y constantemente se desarrollan nuevos. Antes de empezar un tratamiento debemos entender bien qué podemos esperar de ese fármaco y cuáles son sus efectos secundarios. No todos los fármacos que nos propongan pueden merecer la pena y hay que valorarlos uno a uno y en cada situación concreta.

Los programas de estimulación cognitiva, el ejercicio físico diario, y las técnicas de relajación, son fundamentales para retrasar todo lo posible la aparición de nuevos síntomas.

¿Se puede prevenir?

Las formas que aparecen en edades tempranas están muy influidas por la genética y en estos casos las posibilidades de prevención son limitadas. La enfermedad de Alzheimer que aparece después de los 65 años sí que responde mejor a un estilo de vida saludable. Se trata de evitar o reducir en lo posible los factores de riesgo: colesterol alto, grasas saturadas en la dieta, hipertensión, tabaco; y aumentar los factores protectores: ejercicio físico regular, dieta predominantemente vegetal, vida mental y social activa y sueño suficiente y regular. Es posible que la vitamina E, que se encuentra en abundancia en frutos secos y semillas, pueda actuar como protector cerebral. Tomar un puñado al día de algún alimento de este grupo es una costumbre muy positiva sin efectos secundarios.

Otras vitaminas que pueden proteger el cerebro son la vitamina D (la mejor forma de obtenerla, siempre que sea posible, es pasando un rato cada día al aire libre), la vitamina B6, el ácido fólico y la vitamina B12. La vitamina B6 y el ácido fólico se encuentran en abundancia en los cereales integrales, legumbres y verduras de hoja verde. La vitamina B12 es esencial para la salud del cerebro, y la deficiencia es frecuente en personas mayores, por lo que a partir de los 50 años conviene tomar un suplemento regular de esta vitamina sea cual sea nuestra dieta.

AutoraDoctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Octubre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here