Los probióticos de origen humano son realmente bioasimilables con una mayor adherencia a las mucosas y son cinco veces más rápidos que los de origen animal o vegetal.

Probióticos de origen humano

Alimentos probióticos

Oímos hablar de prebióticos y probióticos a menudo, porque están muy ligados al refuerzo de nuestro sistema inmunológico. Prebióticos y probióticos son complementarios, pues un alimento prebiótico sirve para potenciar otro probiótico. Con esta simbiosis fortalecemos nuestro cuerpo y lo preparamos mejor para defendernos de los ataques externos.

Los alimentos probióticos son aquellos que contienen microorganismos vivos o bacterias “buenas” que ayudan a reforzar nuestras defensas. Éstos “sobreviven” a la digestión y llegan vivos al intestino grueso, ayudando a restituir la flora intestinal que pueda haber sido alterada por alguna causa.

Los alimentos prebióticos, en cambio, son sustancias que estimulan el crecimiento de las bacterias beneficiosas o probióticos en el colon. Son complementos energéticos para las bacterias beneficiosas. Añadidas a algunos alimentos (sobre todo cereales y harinas) fomentan el desarrollo selectivo de nuestra flora intestinal y favorecen así las defensas de nuestro organismo.

Beneficios

La ingesta de probióticos acorta significativamente la duración promedio del resfriado, al mismo tiempo que disminuyen sus síntomas. Los probióticos de origen humano contribuyen a regular el sistema inmune, defendiendo el organismo de una gran variedad de patógenos asociados a distintas enfermedades como la gripe.

Saber qué cepas porta un probiótico de origen humano es fundamental para poder mencionar su bondad para la salud, es decir, ha de estar probada clínicamente en una cepa concreta de esa especie bacteriana. San Probiotics es una empresa belga fundada en 1988 que lleva 16 años vendiendo complementos alimenticios de tipo probiótico. Sus productos están controlados a través de todas las Agencias europeas, incluida la alemana, y sus fermentos están garantizados sin aditivos ni colorantes, sin conservantes, lactosa y gluten, con total trazabilidad sobre el origen de las cepas de origen humano.

Los probióticos contribuyen a regular el sistema inmune, defendiendo el organismo de una gran variedad de patógenos asociados a distintas enfermedades

En los productos lácteos fermentados se utilizan bacterias de origen animal y son “buenas” pero de una forma provisional, las cepas de origen animal no son capaces de continuar en el intestino y no tienen tiempo de formar colonias, ya que se destruyen en gran parte debido a la acidez del estómago. Por lo que es lógico que sea preferible la utilización de cepas autóctonas a las “forasteras” (alóctonas)

 Los probióticos de origen humano actúan en el organismo mediante los siguientes efectos:

  1. Inducción de un pH ácido por debajo de 4.
  2. Restablecimiento de la flora normal tras una gastroenteritis aguda, que disminuye la permeabilidad intestinal y potencia el efecto barrero inmunológico.
  3. Los Lactobacilos y Bifidobacterias promueven la maduración del intestino y su integridad. Además, inducen una menor proliferación de bacterias aeróbicas Gram negativas.
  4. Disminuyen la intolerancia a la lactosa e incrementan la actividad lactásica intestinal, con la mejora del trofismo del intestino.
  5. Ejercen influencia en la transferencia de plásmidos y en el establecimiento de transconjugados en el intestino.
  6. Adhesión a enterocitos y colonocitos. Producción de un aumento del efecto barrera no dependiente del sistema inmunológico.
  7. Efecto competitivo con otras bacterias, inhibiendo especies enteropatógenas.
  8. Acortan el tiempo de excreción por Rotavirus.
  9. Aumentan la capacidad de expresión de leucinas ileocolónicas.
  10. Compiten por nutrientes de la flora intestinal patógena.
  11. Segregan antibióticos naturales con amplio espectro y actividad.
  12. Dificultan la translocación bacteriana.
  13. Actúan a nivel del sistema inmunitario.
  14. Disminución de la producción IgE.
  15. Descenso del colesterol por disminución de la actividad de la encima β- hidroximetilglutaril CoA y baja de triglicéridos hasta un 40%
  16. Aumento de la conversión de ácidos biliares.

Autor: Carmelo Lancharro, especialista en alimentos probióticos

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Enero 2021

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here