Existe una enfermedad que afecta a las mujeres poco conocida, que suele tardar en ser diagnosticada, que las hace sufrir y las puede llegar a incapacitar y a crear infertilidad, esta dolencia es la endometriosis.

endometriosis
123rfLimited©liudmilachernetska

¿Qué es la endometriosis?

El tejido que recubre la cara interna del útero o matriz es conocido como el endometrio. Cuando este tejido crece fuera del útero, como puede ser en los ovarios, trompas de Falopio, vagina o incluso más allá (vejiga, intestinos, pelvis), entre otras muchas zonas, da lugar a la endometriosis. En la mayoría de las ocasiones se manifiesta con fuertes dolores, debido a que este tejido extra que se crea fuera del útero actúa de la misma forma como lo haría un endometrio, es decir; aumenta, se descompone y sangra durante la menstruación. Sin embargo, en el caso de padecer endometriosis, este sangrado, no tiene forma de salir del cuerpo, ya que se encuentra fuera del útero, por lo tanto, queda atrapado provocando los dolores. Cuando este tejido crece por ejemplo en los ovarios (o en otros lugares) suele dar lugar a quistes que pueden generar cicatrices y adherencias alrededor.

¿A cuántas mujeres afecta?

En España cerca de 2 millones de mujeres padecen endometriosis. Muchas publicaciones la mencionan como la enfermedad del silencio, siendo la segunda patología ginecológica más importante del mundo. Se calcula que una de cada diez mujeres la padece. Posiblemente esté infradiagnosticada debido a que hasta el 30% de las mujeres con endometriosis son asintomáticas, mientras que cuando causa dolor menstrual intenso o sangrados abundantes, la mujer que lo padece no consulta al especialista porque cree que es «normal».

¿Qué causa esta enfermedad?

Aunque no se conoce la causa exacta que provoca la endometriosis, hay algunos factores de riesgo que influyen para padecer la afección, como: Tener la primera menstruación a una edad temprana, antes de los 11 años. Tener periodos entre menstruación más cortos de lo habitual (27 días o menos). Tener reglas muy largas, con una duración de más de 7 días. Antecedentes de familiares cercanos con la afección. No haber tenido hijos. En las mujeres con sobrepeso u obesidad parece haber más casos de endometriosis.

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

Las manifestaciones clínicas son muy variadas, encontrando desde personas asintomáticas, hasta otras formas severas con síntomas dolorosos intensos y/o infertilidad asociada. El síntoma más habitual en los casos de endometriosis es el dolor antes y durante el periodo menstrual. Los cólicos que se sienten producen un dolor muy intenso y, en ocasiones se extiende a la parte baja de la espalda o el abdomen. También puede provocar el sangrado excesivo acompañado de dolor pélvico intenso. Dolor al mantener relaciones sexuales. Dolores gastrointestinales relacionados con el periodo. Dolor abdominal fuera del período menstrual. Sangrado menstrual abundante o entre periodos. Problemas de fertilidad. Debilidad y fatiga. Dolor al orinar o con las deposiciones. Algunos estudios muestran que las mujeres con endometriosis sufren con mayor frecuencia fatiga crónica, depresión y estrés.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico es complejo, por ello puede tardar hasta 10 años en ser diagnosticada. Además, entre el 15 y 30% de las mujeres posiblemente sean asintomáticas dificultando aún más el conocimiento y tratamiento de la enfermedad.

El médico se basa en el historial clínico de la paciente, y para buscar tejido endometrial fuera del útero (por ejemplo, los quistes) realiza una serie de pruebas como son: examen pélvico, ecografía transvaginal, imágenes por resonancia magnética y si es necesario recurre a la laparoscopia.

Para tener un diagnóstico precoz e iniciar el tratamiento cuanto antes, es imprescindible que las mujeres en caso de dolor intenso con la menstruación, o con menstruaciones muy abundantes o con más de siete días de duración o que tienen dificultades para quedarse embarazadas, consulten a un ginecólogo.

No confundir la endometriosis con el SOP o síndrome del ovario poliquístico. Este último se caracteriza por desequilibrios endocrinos y metabólicos, pero no es una enfermedad en sí misma y se manifiesta por la ausencia regular de ovulación. De este tema hablaremos en otra ocasión.

endometriosis
123rfLimited©krissikunterbunt

¿Cómo se trata la endometriosis?

A pesar de que no existe una cura para la endometriosis, sí es posible retrasar el progreso y aliviar los síntomas con el tratamiento adecuado. El tratamiento hormonal con los anticonceptivos, al controlar la menstruación, frenan el avance de la endometriosis. Sin regla no hay dolor ni malestar.

Para tratar el dolor se usan antinflamatorios y/o analgésicos como el ibuprofeno o paracetamol. En algunas ocasiones es necesario recurrir a la cirugía.

Tratamientos complementarios para aliviar los síntomas

  • Los baños de agua caliente, en la parte baja de la pelvis, parecen reducir la sensación de dolor.
  • Las plantas medicinales como: Ulmaria, Zarzaparrilla, Borraja, Milenrama y Dong Quai, son de utilidad para reducir la inflamación.
  • Aumentar la ingesta de ácidos grasos Omega-3 en la dieta o en forma de suplementos por sus efectos antiinflamatorios.
  • Contemplar también el uso de los suplementos, como: aceite de onagra, cúrcuma, magnesio, vitamina D, vitamina C, hierro, entre otros.
  • El hacer ejercicio o deporte con regularidad activa las endorfinas del cuerpo, actuando como analgésicos naturales.
  • Llevar una dieta equilibrada, reduciendo el consumo de grasas saturadas y trans, manteniendo el peso y con el consumo adecuado de fibra (frutas y verduras), que ayudan a reducir el dolor provocado por no ir al baño con la frecuencia adecuada.
  • Mantener una buena hidratación. Reducir los alimentos proinflamatorios, la cafeína del café y de las bebidas de cola debido a que pueden influir negativamente sobre los síntomas de la endometriosis. Evitar también otros tóxicos como el tabaco y el alcohol.
  • Es clave dormir entre ocho y nueve horas diarias e intentar que sean reparadoras, importa la cantidad y la calidad del sueño. Establecer horarios regulares para acostarse y levantarse y realizar cenas ligeras para conseguirlo.
  • Controlar el estrés, utilizando técnicas de relajación que ayudan al sistema nervioso a no estar en alerta y a mejorar la calidad de vida. Disciplinas como el yoga pueden ayudar mucho en la gestión del dolor; además, realizar respiraciones profundas o visualizaciones también contribuyen a la relajación.
  • Buscar el apoyo de la pareja y amigos. El cariño de los seres más queridos y su comprensión hacia la enfermedad ayudarán a sentirse mejor y más segura.
  • En ocasiones la acupuntura es útil para mitigar el dolor.

Los tratamientos deben ser individualizados. No todos los tratamientos van bien para todas las mujeres con endometriosis.

Recordar: La endometriosis se caracteriza sobre todo por inflamación y dolor. Puede reducir la calidad de vida y afectar al bienestar físico y psicológico de la mujer que a menudo se siente incomprendida tanto en su entorno familiar, como en el laboral y en el sanitario. La menstruación o regla no tiene por qué doler, si duele debe ser un dolor soportable que se alivia con un analgésico. Si el dolor es muy fuerte, requiere consultar al ginecólogo/a, pues es posible que todo esté bien (aunque se pase un poco mal esos días), o quizás haya una causa detrás de este dolor que tenga tratamiento y con él mejore la calidad de vida.

Consulta a tu farmacéutico/a está muy cerca de ti. *La información contenida en esta página tiene carácter divulgativo y no pretende sustituir el consejo médico. Ante cualquier duda, consulte con un profesional de la salud.

Autora: Dra. Marta Castells, Farmacéutica

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Mayo 2024