Llega la primavera y, con ella, cambios de horario, de temperatura, meteorológicos y ambientales. Incrementan las horas de luz, cambia la intensidad lumínica y aumenta la presencia de polen y otros alérgenos en el ambiente. Todo ello puede ocasionar desequilibrios transitorios en la melatonina, las endorfinas y otras hormonas, lo que se traduce como una sensación de cansancio o falta de fuerzas similar al jet-lag. Es lo que conocemos como astenia primaveral.

Astenia primaveral
123rf Limited©stefanamer

¿Qué es la astenia primaveral?

Se conoce como astenia primaveral al conjunto de síntomas físicos y mentales temporales que aparecen con la llegada de la nueva estación. Entre estos, la sensación de cansancio generalizado, la falta de energía y los dolores musculares, articulares y cefaleas son los síntomas más comunes. También puede ir acompañada de alteraciones en el sueño, cambios de humor, aumento de la irritabilidad, la ansiedad y la tristeza, cambios en el apetito, dificultad para mantener la atención, o disminución de la libido.

Los síntomas suelen ser leves y en la mayoría de casos no se experimentan todos a la vez. En general, afectan más a las mujeres que a los hombres, y especialmente a las personas más vulnerables a los cambios estacionales, como son las personas mayores.

La astenia primaveral acostumbra a resolverse y desaparecer al cabo de unos 10 o 14 días. No obstante, si los síntomas perduran o empeoran pasado este tiempo, es recomendable pedir consejo profesional.

Consejos para adaptarse a la nueva estación

Podemos hacer frente a los síntomas la astenia primaveral ayudando al organismo a adaptarse al cambio de estación, por ejemplo, adoptando hábitos de vida saludables.

En cuanto a la alimentación, debe ser equilibrada y rica en nutrientes y vitaminas. Se recomienda evitar todo lo posible los azúcares, los endulzantes, las frituras y los alimentos procesados. En su lugar, priorizar las frutas y verduras ecológicas, frescas y de temporada, los cereales integrales y los frutos secos.

Tan importante es cuidar la alimentación como hidratarse correctamente. Beber agua con regularidad a lo largo del día puede ser de ayuda. Por otro lado, se recomienda pasar tiempo al aire libre y hacer ejercicio suave todos los días. Una buena opción es salir a pasear durante unos minutos.

Por la noche, es esencial garantizar un descanso reparador. Para ello, se aconseja tratar de ir a dormir todas las noches a la misma hora, en una habitación oscura y bien ventilada. Asimismo, una siesta corta de entre 15 y 20 minutos durante el día, puede ser beneficioso.

Los complementos alimenticios naturales también pueden dar apoyo en esta época del año, siempre que sean prescritos y supervisados por un profesional de la salud.

Autora: Ariadna Coma, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Marzo 2024