La Medicina Tradicional China observa el cuerpo como el engranaje de una maquinaria perfecta, un todo interrelacionado consigo mismo y con el entorno en el que el desequilibrio de una de sus partes acaba afectando a las otras.

Trastornos respiratorios y su relación con intestino grueso y piel en Medicina Tradicional China
123rf Limited©stylephotographs

¿Cómo puede ayudar la Medicina Tradicional China?

Como ejemplo, el caso de Javier, un adolescente que vino con sus padres a la consulta. A los cuatro años empezó con resfriados frecuentes que se fueron agravando con el tiempo. Lo que empieza como un simple resfriado, en pocas horas se complica con tos seca y/o dificultad de respirar hasta el punto que en las crisis agudas tiene que acudir al hospital. Vienen derivados por su médico pediatra, les ha comentado que la acupuntura puede ayudarle a espaciar las crisis y mejorar su sistema inmune. Miran interrogantes, no conocen nada al respecto.

La relación entre pulmón, intestino grueso y piel según la Medicina Tradicional China

Les comento que en medicina china, pulmón, intestino grueso y piel tienen una estrecha relación y el otoño es la estación en que suelen agravar sus síntomas. Es frecuente ver esta interrelación y se observa con mayor claridad en niños ya que sus síntomas son más rápidos y evidentes, aunque en adultos también se da.

Les parece sorprendente y empiezan a atar cabos, su hijo, aparte de trastornos respiratorios, tiene estreñimiento desde pequeño, eccema y, en otoño se agravan sus síntomas. Me preguntan, entonces ¿todos estos síntomas tienen relación?

Seguramente sí. Es necesario un buen interrogatorio y observación para comprender los mecanismos que le llevan hasta aquí. Ayudar a prevenir para que los episodios sean cada vez más espaciados y menos intensos, hasta desaparecer si es posible, es una de las funciones del acupuntor.

Con los cambios de tiempo, la humedad y el descenso de temperatura, aparece la congestión pulmonar (patógeno externo, virus, bacterias)

Dar herramientas para interpretar las señales diarias del organismo

La auto observación es fundamental para conocernos. Permite participar de forma activa en el mantenimiento del equilibrio, la prevención y en casos de desequilibrio, saber si hay signos de mejoría, aunque aparentemente no sean el motivo principal de la consulta.

  • Los pulmones aprovisionan de oxígeno y a través de su función de descenso lo distribuyen, junto a la energía y líquidos, por el cuerpo y eliminan lo que no necesitan a través de la respiración.
  • La piel junto al pulmón, tiene que ver con el sistema inmune y hace de capa defensiva con el exterior (wei qi). Defiende de los ataques de viento, frio y virus sin permitir que entren al interior. A través de los poros, elimina parte de lo que no puede salir por las vías normales.
  • El intestino grueso es también una importante vía de eliminación. Si está obstruido, el pulmón no puede descender y acaba afectándole.

Conociendo estas funciones, ¿Qué señales de interrelación podemos ver y de qué forma saber si hay un desequilibrio o mejoría?

Los casos de estreñimiento son bastante frecuentes. No se les da importancia, pero no es normal evacuar tres veces a la semana. Si el intestino está atascado, el pulmón no puede hacer su función de descenso de la respiración. Las defensas bajan y la tendencia a los resfriados es más frecuente, con tos, dificultad de respirar, etc. Habitualmente, se trata paliando el síntoma respiratorio, imprescindible en casos agudos, pero si después no vamos al origen, el problema persistirá. La piel, encargada de proteger de los cambios climáticos, de temperatura y de la eliminación, también estará débil. Debido a ello, en un resfriado, sudamos con facilidad. La energía del pulmón débil no puede cerrar los poros, favoreciendo de nuevo que los patógenos externos entren (virus, viento, frío…) Además, si el intestino no elimina, el cuerpo intentará buscar otras vías, es aquí cuando empiezan a aparecer eccemas, picores, sequedad, dermatitis y alergias.

Si tapamos utilizando cremas de forma sintomática, volverá a aparecer un desequilibrio en la respiración o los intestinos. Así una y otra vez como un pez que se muerde la cola, aunque el orden puede cambiar.

Si con el tratamiento observamos mejoría en intestinos, pulmón o piel, aunque no sea el motivo principal de consulta, indica buena evolución y poco a poco se restablecerá el equilibrio en los demás.

123rf Limited©belchonock

El clima de otoño es la sequedad

Con ella pulmón, intestino grueso y piel se desequilibran con más facilidad. Si la energía defensiva está débil y el pulmón no nutre e hidrata, puede aparecer piel seca, sed, boca seca, labios secos, nariz seca, trastornos del olfato, dolor de garganta, tos seca y estreñimiento.

Con los cambios de tiempo, la humedad y el descenso de temperatura, aparece la congestión pulmonar (patógeno externo, virus, bacterias). Los gérmenes encuentran su caldo de cultivo ideal en las mucosidades acumuladas en los alveolos cargados por la polución. Los lácteos forman depósitos de mucosidades que se adhieren, atascando. Nuestro organismo no puede digerir las moléculas de caseína.

El resfriado y la fiebre limpian y activan el sistema defensivo

La fiebre, con el calor, consume líquidos, provoca estreñimiento y piel seca. Si favorecemos la evacuación, bajará y mejorarán las defensas. Una hora después de evacuar suele bajar un grado la temperatura de manera estable, eliminamos una causa.

En las gripes que se presentan con vómitos y diarreas la mucosa que recubre la pared intestinal y la superficie pulmonar, se irrita y crea acumulaciones que deben salir al exterior en forma de resfriados, diarreas, eccema húmedo.  Si no pueden ser expulsadas encontraremos trastornos como sinusitis o estreñimiento.

Si el intestino no está en condiciones por mala alimentación, estrés o poco ejercicio, las toxinas que en él se acumulan volverán a pasar a la sangre favoreciendo que nuestro wei qi se debilite. En caso contrario, si está irritado y provoca diarreas, la asimilación no será la correcta, el organismo no se nutrirá y nuestras defensas tendrán propensión a la debilidad.

La solución está en ir a la raíz del desequilibrio, corrigiendo los hábitos alimentarios y de estilo de vida y favoreciendo el equilibrio energético

En nuestras manos tenemos herramientas para participar de forma activa en nuestro bienestar

Alimentación

Alimentos sin procesar, locales y de temporada, aportan energía viva, regeneradora y limpia. Las carnes, embutidos, huevos y azúcar refinado perjudican la flora intestinal. Eliminar la leche, que atasca el intestino.

Evacuaciones

Si no son correctas, pensar cuál puede ser la causa y corregirlo o acudir a un terapeuta.

Duchas alternas calientes y frías

Terminar la ducha con agua no tan caliente desde los pies hacia arriba, fortalece el sistema defensivo (wei qi) aumenta el nivel de ciertos linfocitos T, y favorece la apertura y cierre de los poros.

Cuidado de la piel

Las fricciones con guante de crin eliminan los desechos y favorecen la eliminación.

Actividad física

Siempre adaptada a la persona genera movimiento. Las defensas de nuestro organismo se activan y los intestinos se movilizan, favoreciendo la evacuación.

Baños de sol y aire

El sol y el contacto del aire con nuestra piel, nariz y pulmones activa nuestro sistema defensivo.

Descanso correcto

Dormir las horas necesarias con sensación de descanso, energía y bienestar cuando nos levantamos, es primordial.

Acupuntura, fitoterapia

Cuando el cuidado de uno mismo se nos ha ido de las manos, favorecerá el proceso de recuperación. Eso sí, siempre contando con el criterio de un profesional cualificado.

Autora: Elisenda Codina, Diplomada en Medicina Tradicional China por la Escuela Superior de MTC y por CENAC. Naturópata y Homeópata

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Noviembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here