Se denomina sordera o hipoacusia al déficit funcional que ocurre cuando una persona pierde capacidad auditiva en menor o mayor grado. Puede presentarse en forma unilateral, cuando afecta a un solo oído, o bilateral, cuando afecta ambos oídos. Se estima que en España hay en torno a un millón de personas con sordera. La principal causa de la reducción de la capacidad auditiva es la edad, pero envejecer no es la única razón.

Sordera y soledad
123rf Limited©andreypopov

La sordera no es solo un problema de audición

El 15% de la población adulta tiene algún grado de pérdida auditiva. La mayoría de las personas empiezan a perder audición a partir de los 30 o 40 años y un tercio de las mayores de 65 años están afectadas y a los 80 casi todas experimentan una reducción notable en la audición.

La audición es un proceso en el que las ondas sonoras se convierten en vibraciones de la membrana timpánica, estas vibraciones son recogidas por unas células llamadas “pilosas o ciliares”, y las convierten en señales eléctricas, que luego el nervio auditivo envía del oído al cerebro. La capacidad de oír depende del correcto funcionamiento de la estructura del oído, del nervio auditivo y del área del cerebro encargada de recibir e interpretar los sonidos.

Se denomina sordera al déficit funcional que ocurre cuando una persona pierde capacidad auditiva

Inicialmente, si la pérdida auditiva es leve, aparece la dificultad para entender palabras, especialmente cuando hay ruido de fondo o en un grupo de personas hablando, por ejemplo, en un restaurante. Más adelante, si la sordera progresa a moderada, existe la necesidad de subir el volumen de la TV o pedir a los interlocutores que hablen más alto y, al final, con la pérdida severa, se evita participar en conversaciones o reuniones por miedo a no comunicarse bien.

Tipos de hipoacusias

Existen diferentes tipos de hipoacusias en función del lugar del oído donde se produce el daño. Hipoacusia neurosensorial afecta al oído interno y al nervio auditivo, y puede presentarse, entre otros motivos, por una exposición continuada al ruido o por envejecimiento (presbiacusia). Hipoacusia conductiva, afecta al oído externo y medio. Es debida generalmente a infecciones del oído medio (otitis), perforación del tímpano y traumatismos, y la mixta que presenta tanto daños en el oído externo o medio como en el oído interno.

La sordera no es solo un problema de audición. Sus consecuencias van más allá. La pérdida de audición ocasiona problemas de comunicación que pueden tener efectos importantes en la vida cotidiana y generar sensación de soledad, vergüenza, pena, inseguridad, frustración, aislamiento, baja autoestima y confianza en sí mismo, sobre todo, en las personas mayores que se sienten incomprendidas al no poder entender lo que sucede a su alrededor, llegando incluso a la depresión. Un ejemplo de esta soledad lo tenemos en el compositor Beethoven, en el que la pérdida casi total de su capacidad auditiva le provocó una gran depresión por la desesperación que le producía tener que vivir en soledad.

Existen diferentes tipos de hipoacusias en función del lugar del oído donde se produce el daño

Como decía una escritora americana, Hellen Keller, «la ceguera separa a las personas de las cosas, pero la sordera separa a las personas de las personas». La sordera aísla a quien la padece de la parte más social del ser humano. En la mayoría de las ocasiones no se valora las consecuencias que puede tener la pérdida de audición en sus relaciones sociales diarias. La importancia de tomar medidas a tiempo, contactar con profesionales y la ayuda del entorno familiar se vuelven fundamentales.

Qué podemos hacer para prevenir la pérdida de capacidad auditiva

No somos verdaderamente conscientes del peligro del ruido y aún menos los jóvenes. Los ruidos fuertes (de la música- especialmente si se usan auriculares o audífonos- u otras fuentes, como máquinas o motores) pueden causar la pérdida de la audición, tanto temporal como permanente. Si te gusta utilizar auriculares conviene que les des un descanso a los oídos de vez en cuando. El volumen es demasiado alto si una persona que está cerca tuyo puede escuchar la música que proviene de ellos. El oído humano es como cualquier otra parte del cuerpo – un uso excesivo-, la exposición repetitiva a ruidos y música de alto volumen puede dañarlo y provocar hipoacusia. En un concierto o discoteca, evita ponerte cerca de los altavoces, y que te griten al oído. Muchos músicos llevan tapones en los oídos para evitar el daño. Es importante destacar que los efectos del ruido son acumulativos y que se ven a largo plazo.

Controla la presión arterial, y el colesterol. Trata las infecciones de oído adecuadamente. Evita ruidos intensos y continuados (utiliza tapones), no escuches música con alto volumen, evita (cuando sea posible) las sustancias o medicamentos ototóxicos,  (fármacos con potencial de causar reacciones tóxicas a las estructuras del oído interno), como la nicotina, la quinina, acido acetil salicílico (aspirina) y los antibióticos aminoglucósidos como la estreptomicina, gentamicina entre otros y también medicamentos para la quimioterapia contra el cáncer, como el cisplatino y el carboplatino que pueden causar acúfenos e hipoacusia.

Es importante destacar que los efectos del ruido son acumulativos y que se ven a largo plazo

La pérdida de audición provocada por los medicamentos ototóxicos tiende a presentarse rápidamente. Los primeros síntomas suelen ser zumbidos de oídos (tinnitus) y vértigo. La audición generalmente vuelve a ser normal una vez que se dejan de tomar los medicamentos. Sin embargo, algunos medicamentos pueden causar daños permanentes en el oído interno, incluso si se deja de tomar la medicación.

Evitar el alcohol y tabaco, hacer ejercicio y llevar una alimentación rica en omega 3 y vitamina A, ayuda a favorecer el mantenimiento de un oído sano.

¿Cómo podemos darnos cuenta de que nosotros o un ser querido padece un problema auditivo?

No existe una fórmula mágica, pero hay indicios que suelen ser inequívocos. Por ejemplo, notar que en un entorno ruidoso le o te cuesta entender algunas palabras. También por teléfono tiene problemas para seguir a su interlocutor y a veces responde algo que no tiene nada que ver. Le es difícil seguir diálogos en los que intervienen más de dos personas.

Cómo tratar a una persona con sordera
123rf Limited©proxima13. El soplador, herramienta de gran contaminación acústica

Cómo tratar a una persona con sordera

Sin querer, tendemos a elevar el tono de voz cuando hablamos con una persona con hipoacusia, pero puede molestarle más y oírnos peor por tener una mayor sensibilidad a ciertos sonidos agudos.

Antes de empezar a hablar con una persona con déficit de audición asegúrate que te está prestando atención. Empieza a hablar cuando la persona te esté mirando, háblale de frente y por el lado que oye mejor. Habla con naturalidad, claro, vocaliza bien y no muy rápido. Muestra bien tu boca mientras hablas (las mascarillas dificultan la comunicación). No grites, a no ser que te pida que hables más alto. Gesticula más (acentúa el lenguaje corporal), evita los lugares ruidosos, el ruido ambiental causa interferencias en el audífono. Si se trata de una conversación en grupo, respeta los turnos entre los interlocutores e indica quién va a intervenir para que pueda centrar su atención en la persona que habla. No te impacientes, ni muestres desagrado.

Te oirá mejor en una habitación bien iluminada, con alfombras y paredes tapizadas, que en una vacía (tendrá más eco). Acércate a la persona con hipoacusia y si escucha mejor de un oído, pon la silla cerca de él. Evita, si es posible, los ruidos de motores como el aire acondicionado, el tráfico, la televisión, etc. Y sobre todo no le hables desde otra habitación.

¿Qué puedes hacer si padeces hipoacusia?

Para seguir mejor una conversación: Informa a la persona con la que estás hablando sobre tu problema de audición. Pídele que te hable de frente y que vocalice bien. Préstale mucha atención. Si ves que pierdes el hilo de lo que habla, solicita que lo repita. La lectura de los labios te facilita seguir la conversación. Pide a tus familiares que no te hablen desde lejos.

Evitar el alcohol y tabaco, hacer ejercicio y llevar una alimentación rica en omega 3 y vitamina A, ayuda a favorecer el mantenimiento de un oído sano

¿Cuáles son los tratamientos más habituales?

Es muy importante detectar los problemas auditivos cuanto antes. Acudir al especialista otorrino para hacer una audiometría para valorar su nivel de audición, este realizará un diagnóstico, y establecerá una pauta de tratamiento.

Los audífonos hacen que las personas puedan mantener una mejor audición durante más tiempo y seguir en contacto con el mundo que les rodea de manera normal. Son el tratamiento de elección para sorderas de leves a severas en las que no precisan la intervención quirúrgica. Cuando están dañados el oído medio o interno se utilizan dispositivos implantables, que se instalan mediante cirugía.

Si tienes alguna duda consulta a tu farmacéutico/a, está muy cerca de ti

Autora: Dra. Marta Castells, Farmacéutica

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Noviembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here