Somos portadores de un ecosistema de microorganismos diverso y variado. La microbiota es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo y la ejecución de sus diversos procesos. Tan importantes es, que sin ella es imposible vivir.

Para tener una microbiota variada, ¿fibra o fermentados?
123rf Limited©mklrnt. Comiendo kimchi mejora la diversidad del microbio

Microbiota saludable y variada

La composición de la microbiota está íntimamente relacionada con la dieta. Su diversidad viene determinada por ella. Una microbiota sana la proporciona una dieta rica en vegetales, frutas y verduras, que aportan una gran cantidad de fibra dietética e hidratos de carbono complejos. Una dieta rica en fermentados influye decisivamente en la composición microbiana y potencia la formación de una microbiota beneficiosa. Fibra y fermentados son el alimento de la gran mayoría de las bacterias que habitan, y colonizan, el aparato digestivo. Son la garantía del buen desarrollo, composición y diversidad de una microbiota saludable.

Los investigadores de la Escuela de Medicina de Stanford han ido un paso más allá. Han querido saber que es lo mejor para tener una microbiota variada y beneficiosa, si alimentarse con fibra o hacerlo con fermentados. Para responder a esta pregunta desarrollaron un ensayo clínico en el que se asignó al azar, a 36 adultos sanos, una dieta de diez semanas que incluía alimentos fermentados o alimentos ricos en fibra. Antes de comenzar el ensayo se analizaron muestras de sangre y heces durante un periodo de tres semanas. Durante diez semanas se siguió la dieta, y una vez finalizada, se permitió a los participantes que comieran lo que quisiesen durante cuatro semanas.

La evidencia no dejo dudas. Las dos dietas tuvieron efectos diferentes sobre el microbioma intestinal y el sistema inmunológico de los sujetos en estudio. No solo actuaba sobre la diversidad de los microbios intestinales, sino que influía en la actividad molecular de la inflamación.

El estudio

Determinar la actividad molecular de la dieta rica en fibra y la rica en alimentos fermentados era clave. El estudio se centró en la capacidad de la dieta para activar cuatro tipos de células inmunes, así como en determinar los niveles en sangre de 19 proteínas relacionadas con la inflamación. Una de estas proteínas, la interleucina 6 (IL-6), está relacionada con el desarrollo de la artritis reumatoide, de la diabetes tipo 2 y el estrés crónico.

Comer alimentos fermentados aumenta y mejora la diversidad del microbioma intestinal

El estudio concluye que comer alimentos fermentados aumenta y mejora la diversidad del microbioma intestinal, y que reduce los marcadores moleculares de inflamación. Alimentos fermentados como el yogur, el té de kombucha, el kefir, el tempeh o el kimchi, aportan nutrientes y componentes bioactivos, influyen decisivamente en la composición microbiana y potencia la formación de una microbiota sana. Los efectos eran más evidentes en función del tamaño de las porciones. A mayor tamaño mayor efecto. Este efecto beneficioso se produjo en todos los participantes del grupo de alimentos fermentados.

Por el contrario, las dietas ricas en fibra que siguieron los sujetos durante el periodo que duró el estudio no tuvieron ningún efecto sobre la microbiota, a pesar de que la fibra alimentaria es indispensable para la actividad intestinal. Consumir alimentos ricos en fibra como cereales, granos de avena, cebada y centeno, las verduras, las frutas y las semillas, no incrementó los niveles de la microbiota intestinal. El alto contenido de fibra no tiene un efecto positivo sobre la microbiota y no hace aumentar la diversidad de la misma.

Un cambio en la dieta permite reparar, restaurar y restablecer la diversidad y calidad de la microbiota, con el consiguiente progreso del estado inmunológico

Respecto al efecto de la dieta sobre la actividad molecular de la inflamación, los cuatro tipos de células inmunes mostraron menos activación en el grupo de consumo de alimentos fermentados. Del mismo modo ocurrió sobre los niveles de 19 proteínas inflamatorias, que también disminuyeron. Por el contrario, en el grupo de participantes que se alimentaban con una dieta rica en fibra ninguna de estas 19 proteínas inflamatorias disminuyó.

La importancia de la dieta para la salud

La dieta da forma al microbioma intestinal, afecta al sistema inmunológico y a la salud en general. Un cambio en la dieta permite reparar, restaurar y restablecer la diversidad y calidad de la microbiota, con el consiguiente progreso del estado inmunológico. Este hallazgo abre la puerta al uso de alimentos fermentados como herramienta para activar la microbiota sana y combatir las enfermedades inflamatorias crónicas. Una dieta rica en fibra es garantía de bajas tasas de mortalidad. Consumir alimentos fermentados posibilita microbiomas de gran diversidad, ayuda a mantener el peso y disminuye el riesgo de padecer diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Octubre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here