Muchos de los estudios científicos que relacionan el consumo de carne con problemas graves de salud como el cáncer reciben críticas por el escaso número de personas analizadas, por los cortos períodos de análisis de datos o por referirse exclusivamente a unos pocos países o grupos sociales.

Algo parecido ocurre con los estudios en los que se muestran los beneficios de una dieta vegana.

Un macroestudio relaciona consumo de carne y cáncer
123rf Limited©sifotography

Pero, ¿qué resultados podemos conseguir si analizamos datos de miles de personas en decenas de países durante décadas? ¿Es posible relacionar a gran escala el consumo de carne con el riesgo de padecer cáncer? ¿Puede establecerse una relación similar entre consumo de alcohol y cáncer?

Un gran estudio relaciona el consumo de carne y alcohol con mayor incidencia de cáncer

Un equipo de investigadores de Francia, Bélgica, Austria y España ha tratado de dar respuesta a estas cuestiones en un gran estudio en el que se cruzan datos oficiales sobre consumo de carne y alcohol de la Organización de Naciones Unidas -incluyendo informes de los organismos especializados FAO (Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura) y OMS (Organización Mundial de la Salud)-, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), el Banco Mundial, los departamentos de Agricultura y Salud de Estados Unidos, y el Eurobarómetro (sistema de encuestas y datos de la Unión Europea).

Los resultados de este estudio no dejan lugar a dudas: «el consumo de carne y alcohol se relaciona con una mayor incidencia de cáncer, mientras que una mayor ingesta de verduras podría ser un factor protector», según un resumen difundido por el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y el CREAF (Centro de Investigaciones Ecológicas y Aplicaciones Forestales), organismos a los que pertenecen los dos autores principales del estudio, Josep Peñuelas y Jordi Sardans.

Conclusiones

Entre las conclusiones destaca también el hecho de que la relación entre el gran consumo de carne y el aumento de los casos de cáncer se produce con especial claridad en los países industrializados.

Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health (ed. on line octubre de 2020) con un título más que elocuente: «Relaciones a nivel de país de la ingesta humana de N [nitrógeno] y P [fósforo], alimentos animales y vegetales y bebidas alcohólicas con el cáncer y la esperanza de vida».

El consumo de carne y alcohol se relaciona con una mayor incidencia de cáncer

En palabras más técnicas, los autores concluyen en este estudio que, «la ingesta per cápita de N, P, proteína y la ingesta total de animales terrestres [carne], y especialmente de alcohol, se asociaron significativa y positivamente con la prevalencia y mortalidad de cánceres totales, de colon, pulmón, mama y próstata; en contraste, las ingestas altas per cápita de N, P, N: P vegetal, proteínas y la ingesta total de plantas exhibieron relaciones negativas con la prevalencia y la mortalidad del cáncer».

Los resultados de este estudio se centran en cuatro apartados, según explican de forma técnica los autores en el resumen de sus resultados (datos que más adelante tratamos de mostrar de forma más simple.

Cuatro conclusiones consistentes

«Nuestros análisis, por lo tanto, arrojaron cuatro conclusiones generalmente consistentes. En primer lugar, la ingesta de animales, especialmente los niveles de proteínas, N y P, se asocia con una mayor prevalencia de cáncer, mientras que la ingesta equivalente de vegetales se asocia con una menor prevalencia», indica el resumen oficial del estudio.

«En segundo lugar, no se encontró una relación consistente entre la relación N: P de alimentos y la prevalencia del cáncer. En tercer lugar, el consumo de bebidas alcohólicas se correlaciona con la prevalencia [proporción de casos entre la población] y la mortalidad por neoplasias malignas. En cuarto lugar, en los países subdesarrollados, la reducción de la hambruna tiene un mayor impacto positivo en la salud y la esperanza de vida que una dieta más saludable».

Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health

Así pues, el estudio que comentamos confirma a gran escala algo que ya se ha observado en algunos estudios científicos locales: que el consumo de carne y alcohol se relaciona con una mayor incidencia de cáncer, y que una mayor ingesta de verduras podría ser un factor protector.

123rf Limited©foodandmore

El análisis

Los científicos han analizado en este macroestudio los datos de enfermos de diversos tipos de cáncer, incluyendo la mortalidad por este tipo de enfermedades entre 1960 y 2010, en relación con el consumo per cápita de calorías, de carne, de pescado, de verduras, de alcohol, de fósforo y de nitrógeno (estos dos últimos a partir de las concentraciones que recoge la FAO por grupos de alimentos).

El CSIC ha explicado que la inclusión del nitrógeno (N) entre las variables analizadas en esta investigación «se explica porque estudios recientes relacionan su incremento con un mayor riesgo de sufrir algunas enfermedades».

Como se recordará, existen datos que muestran que los vegetales excesivamente fertilizados con nitratos pueden acumular compuestos nitrogenados tóxicos. Además, tal como explica Josep Peñuelas, profesor de investigación del CSIC en el CREAF, algunos estudios han mostrado que la fertilización de los cultivos desde 1961 a nivel global se ha multiplicado por diez, por lo que “en consecuencia, podemos esperar un potencial impacto en la salud global”.

Por su parte, el fósforo (P) es un elemento que se analiza por su papel en el equilibrio del metabolismo en relación con el nitrógeno. Sin embargo, los resultados del trabajo sobre el nitrógeno y el fósforo no son concluyentes.

Entre los datos destacados por CSIC y CREAF se encuentra en primer lugar la alta mortalidad por casi todos los tipos de cáncer entre 1960 y 2010 asociado a un alto consumo per cápita de carne. La única excepción a estas tendencias que encuentran los científicos es el caso del cáncer de cuello uterino, lo que sugiere, explican, “que las causas ambientales de este tipo de cáncer pueden ser diferentes”.

La ingesta de vegetales tiene un efecto contrario

Al contrario, una mayor ingesta de vegetales se relaciona con una menor prevalencia de cáncer y también con una menor mortalidad, reitera el resumen informativo de estas dos instituciones.

En el caso de los países pobres, la correlación entre alto consumo de carne y de alcohol no está relacionado tan directamente con una alta prevalencia de cáncer y mortalidad. En este caso, según un modelo para el que han contado con datos de 108 países, la mayor esperanza de vida se relaciona, al contrario que en los países ricos, y como era de esperar, con una mayor ingesta de alimento, independientemente de si este es de origen animal, vegetal o acuático.

Una mayor ingesta de vegetales se relaciona con una menor prevalencia de cáncer y también con una menor mortalidad

Además de expertos del CSIC y CREAF, en el trabajo también han participado investigadores del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicado (IIASA, en sus siglas en inglés); la Universidad de Salzburgo (Austria); el Instituto Austriaco de Investigación Económica (WIFO), la Universidad de Amberes (Bélgica), y el Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medio Ambiente (IPSL), de Francia.

Artículo científico de referencia:

Autor: Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Septiembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here