¿Qué son los corticoides? A todos nos suena que la cortisona es algo muy fuerte que a veces se prescribe para situaciones complicadas. Los procesos inflamatorios agudos y graves pueden ser difíciles de manejar y es muy importante poder resolverlos cuanto antes para evitar la cronificación de la inflamación y todas sus consecuencias. A veces se puede solventar con productos naturales o con medicina natural pero otras veces es necesario recurrir a la medicina alopática.

Antiinflamatorio esteroideo (corticoides)
123rf Limited©modesto3

Los corticoides: siempre con receta médica

Ya hemos visto en artículos anteriores que, para poder controlar el dolor y la inflamación, además de opciones naturales y no farmacológicas, disponemos de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios que pueden ser de gran ayuda, siempre haciendo un uso adecuado y racional. Muchos de esos fármacos podemos tenerlos en el botiquín de casa, sin embargo, hay situaciones que requieren tratamientos más potentes como es el caso de los corticoides, que siempre deben ser recetados y controlados por un médico.

¿Qué es un antiinflamatorio esteroideo?

Un antiinflamatorio esteroideo es aquél derivado de la cortisona, por eso a estos fármacos se les llama corticoides. Seguramente nos resultan familiares por su contexto de uso en dermatología, en diversos problemas de la piel, especialmente aquéllos con enrojecimiento y picor, y también en problemas respiratorios como el asma bronquial, aunque sus indicaciones pueden ser muy amplias.

En realidad, los corticoides son sustancias naturales producidas por nuestro organismo en las glándulas suprarrenales (que están encima de nuestros riñones) y existen dos tipos:

  • Mineralocorticoides: el principal es la aldosterona que es responsable de la regulación del equilibro de líquidos y electrolitos en nuestro cuerpo.
  • Glucocorticoides: son principalmente el cortisol y la cortisona y tienen funciones importantísimas a nivel del metabolismo de los hidratos de carbono, así como un potente efecto antiinflamatorio e inmunosupresor.

Así, los corticoides con efecto antiinflamatorio son los glucocorticoides, el cortisol y la cortisona de forma natural o la hidrocortisona, la dexametasona, la triamcinolona, la betametasona o la prednisona, como ejemplos de fármacos sintéticos. Además de sus efectos antiinflamatorios, son analgésicos y antialérgicos y reducen la actividad del sistema inmunitario.

Hidrocortisona y otros corticoides

La hidrocortisona y otros corticoides son los derivados de la cortisona que alivian la inflamación (hinchazón, calor, enrojecimiento y dolor), y se usan para tratar ciertas formas de artritis, trastornos de la piel, trastornos intestinales (por ejemplo, colitis), alergias graves y el asma bronquial. Se usan tanto vía oral como tópica y en ocasiones también inyectada.

Estos fármacos son muy similares en cuanto a sus efectos, indicaciones, contraindicaciones, etc., pero existen diferencias importantes, especialmente en cuanto a su potencia y, por tanto, en cuanto a la dosis necesaria. La hidrocortisona se puede usar vía oral para adultos dentro del rango de entre 10 y 400mg, pero las dosis de otros antiinflamatorios esteroideos serán distintas. Por ejemplo, la dexametasona y la betametasona son las más potentes del grupo siendo unos 3mg de éstas equivalentes a 100mg de hidrocortisona. La prednisona, prednisolona y triamcinolona son de potencia intermedia siendo las dosis utilizadas unas 4 veces menores a la de hidrocortisona.

Hidrocortisona inyectable

Las indicaciones de la hidrocortisona y otros corticoides en inyectable son las más graves y que requieren un tratamiento agudo muy rápido y eficaz, como es el caso de:

  • Exacerbaciones agudas de asma.
  • Shock anafiláctico y reacciones de hipersensibilidad inmediata, que son un peligro para la vida de la persona (por ejemplo, un edema laríngeo que puede provocar una asfixia).
  • Insuficiencia suprarrenal aguda.
  • Tratamiento del rechazo agudo del trasplante de órganos.
  • Coma hipotiroideo.
  • Artritis reumatoide en brote.
  • Tenosinovitis y bursitis.

Hidrocortisona aplicada en la piel

En el caso de la hidrocortisona para ser aplicada en la piel, las indicaciones suelen ser el tratamiento local de procesos inflamatorios con picor debido a enfermedades diversas de la piel como eccemas por dermatitis de contacto o alergias, dermatitis atópica, eccema seborreico o psoriasis.

Es conveniente tener en cuenta que ni la hidrocortisona, ni otros corticoides, deben utilizarse vía tópica en afecciones de la piel que puedan estar relacionadas con infecciones víricas, por ejemplo, un herpes, pues empeorarían la situación. Tampoco debe aplicarse en mucosas o en zonas demasiado cercanas a los ojos o la boca o en heridas abiertas. Por eso es muy importante no reutilizar restos de cremas o pomadas con corticoides para el autotratamiento de enrojecimientos o problemas de la piel sin diagnóstico.

Ni la hidrocortisona, ni otros corticoides, deben utilizarse vía tópica en afecciones de la piel que puedan estar relacionadas con infecciones víricas

Hidrocortisona por vía oral

En cuanto a la vía oral, la hidrocortisona suele ser utilizada para tratar la insuficiencia suprarrenal sustituyendo al cortisol natural que falta en esta situación. Y otros corticoides pueden ser prescritos para problemas de salud importantes en los que la reducción de la inflamación e incluso la reducción de la actividad del sistema inmunitario puede ser beneficioso como, por ejemplo, en casos de enfermedades reumáticas y autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoide.

Una indicación muy actual de algunos corticoides es la utilización como tratamiento de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en pacientes adultos y adolescentes (de al menos 12 años de edad con un peso corporal de al menos 40 kg) con dificultad para respirar y que necesitan terapia de oxígeno suplementaria.

123rf Limited©unguryanu. Artritis reumatoide

Contraindicaciones de la hidrocortisona

La hidrocortisona, así como otros corticoides como la dexametasona o la prednisona, tienen muchas contraindicaciones, por lo que debe valorarse en cada caso si el tratamiento es adecuado. Por ejemplo, la administración vía inyectable de hidrocortisona debe tener en cuenta también ciertas contraindicaciones ya que existe riesgo de empeoramiento, por ejemplo, en pacientes con úlceras gástricas o duodenales, desórdenes psiquiátricos, glaucoma, queratitis herpética, infecciones por hongos o amebas, enfermedades virales como la varicela o el herpes, la tuberculosis o en período pre y post-vacunal con vacunas de virus o bacterias vivas atenuadas.

Los efectos adversos son muy diversos y pueden ser frecuentes sobre todo en uso prolongado, al inicio del tratamiento o cuando se aumenta la dosis. Siempre se debe consultar al médico si aparecen problemas como:

  • Reacciones alérgicas moderadas o graves (anafilaxia).
  • Mayor predisposición a las infecciones y activación de infecciones por virus o por hongos (incluido el herpes) ya que deprime el sistema inmunitario.
  • Diabetes o problemas con los niveles de azúcar en la sangre.
  • Retención de sales y agua que produce edema (retención de líquidos) e hipertensión arterial.
  • Aumento del apetito y del peso corporal.
  • Mareo, malestar, cansancio, dificultad para dormir.
  • Aumento de la presión ocular (glaucoma), opacidad del cristalino del ojo (catarata), ojo seco, visión borrosa.
  • Ardor, empeoramiento de las úlceras de estómago ya existentes, dolor de estómago, náuseas, diarrea, inflamación esofágica o pancreática, erosión dental.
  • Debilitamiento de los huesos (puede ocasionar fracturas óseas, inflamación de articulaciones).
  • Estrías en la piel, hematomas, erupción parecida al acné, crecimiento excesivo de vello facial, cicatrización lenta de las heridas.
  • Menstruación irregular o interrupción de la menstruación.
  • Agravamiento de epilepsia, convulsiones, sedación.
  • Retraso en el crecimiento en la infancia, juventud y adolescencia.
  • Empeoramiento de algunas afecciones cutáneas y sequedad de la piel cuando se aplica vía tópica.

Los efectos adversos son muy diversos y pueden ser frecuentes sobre todo en uso prolongado, al inicio del tratamiento o cuando se aumenta la dosis

Por todo ello, estos fármacos no son los antiinflamatorios de uso más habitual ni deben ser autoadministrados y, aunque son muy potentes, deben reservarse para las indicaciones adecuadas que justifiquen que el beneficio es mayor que el riesgo. En cualquier caso, cuando se requiera la indicación de un antiinflamatorio esteroideo, siempre debemos seguir muy bien la pauta recomendada, tanto para iniciar, continuar como para dejar el tratamiento, siempre bajo criterio médico.

AutoraLaura I. Arranz, Farmacéutica y Dietista- Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Agosto 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here