La cistitis, o inflamación de la vejiga, puede ocurrir en cualquier persona, pero es una enfermedad propia de mujeres y una de cada dos mujeres experimentará al menos un episodio a lo largo de su vida. Esto se debe a que la uretra femenina, que es el conducto que comunica la vejiga con el exterior, es corta, lo que favorece el paso de gérmenes en la cistitis infecciosa o de productos irritantes en el caso de la cistitis irritativa.

cistitis
123rf Limited©andreycherkasov

La cistitis en mujer y hombres

Las mujeres tienen aproximadamente 50 veces más riesgo de sufrir cistitis que los hombres. También tienen más riesgo de sufrir cistitis recurrente (dos o más episodios en seis meses o tres o más episodios en un año). Hasta un tercio de las cistitis en mujeres se pueden hacer recurrentes.

Entre los hombres, el factor de riesgo más importante para sufrir cistitis es tener la próstata grande y que no se vacíe bien, pues esto constituye un reservorio de bacterias.

Cistitis infecciosas

Las cistitis infecciosas son generalmente causadas por bacterias E.coli que producen unos filamentos que les permiten pegarse a las paredes de la vejiga. Así sortean el mecanismo de defensa natural de la vejiga, que consiste en vaciarse (y limpiarse) cada vez que orinamos.

En el sistema urinario pueden producirse otro tipo de infecciones: las pielonefritis. En este caso está afectado el riñón. La pielonefritis es una enfermedad más grave que la cistitis, pero afortunadamente menos frecuente.

¿Cómo se manifiesta la cistitis?

La cistitis es fácil de reconocer: molestias y escozor al orinar, necesidad de hacerlo con más frecuencia de lo habitual y a veces dolor en el bajo vientre – justo por encima del pubis. La orina puede ser más oscura, más turbia o tener un olor más fuerte, aunque muchas veces no se nota ningún cambio. Tampoco es rara la sensación de malestar general o las molestias gastrointestinales leves, pero no se produce fiebre.

Si aparece fiebre, dolor en la zona lumbar y afectación del estado general,  hay que sospechar pielonefritis y buscar atención médica urgente.

Diagnóstico y tratamiento

Nuestro médico de cabecera va a diagnosticar la cistitis en la mayor parte de los casos preguntándonos por los síntomas, haciendo una exploración física y tomando una muestra de orina. Solo en ciertas circunstancias puede ser necesario hacer pruebas más complejas.

El tratamiento de la cistitis consiste en tomar antibióticos, pero esto no siempre es necesario.

En mujeres sanas no embarazadas, la cistitis suele desaparecer sin complicaciones en unos 2-3 días, aunque no tomen antibióticos, y por ello muchas pueden elegir esta opción para evitar los efectos secundarios del tratamiento con antibióticos (alteraciones gastrointestinales, infecciones vaginales por Cándida). Las molestias propias de la cistitis pueden mitigarse con un anti-inflamatorio como el ibuprofeno, con reposo, calor local y bebiendo más agua de lo habitual (y orinando frecuentemente)  para favorecer la limpieza natural de la vejiga.

¿Quién debe tratarse siempre las cistitis con antibióticos?

Los niños y niñas, los hombres, las mujeres embarazadas, y aquellas personas que tengan malformaciones o problemas renales o inmunitarios, ya que en todos estos casos el riesgo de que la cistitis se extienda y convierta en pielonefritis y dañe el riñón es muy alto. 

Prevención

Aunque las cistitis no suelen ser graves, sí son molestas, sobre todo las recurrentes. Prevenirlas es siempre la mejor opción y en muchas ocasiones se puede hacer cambiando algunos hábitos.

Las cistitis son en cierta forma un desequilibrio en los mecanismos de defensa natural. Por tanto fortalecerlos es esencial. Esto significa beber y orinar con frecuencia (no “aguantarse” las ganas), siempre que sea posible. También significa cuidar bien la vulva, no usando jabones agresivos que alteran la flora bacteriana protectora o que irritan la uretra. Otra costumbre importante es siempre limpiarse de delante hacia atrás después de defecar, para evitar el paso de gérmenes desde el ano a la vulva y uretra. La limpieza con agua puede ser más apropiada, más suave y más eficaz que el papel higiénico, que es irritante en muchos casos y no siempre limpia bien.

Si aparece fiebre, dolor en la zona lumbar y afectación del estado general, hay que sospechar pielonefritis y buscar atención médica urgente

La ropa interior (bragas, medias) de algodón es más apropiada que la de nylon u otros materiales sintéticos que pueden aumentar el calor y la humedad local y favorecer la proliferación bacteriana.

Un factor que con frecuencia no recibe la atención que merece es el estreñimiento. El estreñimiento puede dificultar el vaciado de la vejiga por la presión que hace sobre ella el intestino ocupado. Además, tener estreñimiento significa, por lo general, que la microbiota intestinal, una de nuestras líneas de defensa frente a infecciones, no es óptima, y traduce una mala dieta, pobre en los antioxidantes que aportan frutas, verduras y legumbres.

Alimentación

Una mala dieta puede también favorecer la cistitis por mecanismos más directos. En la actualidad, la carne, sobre todo la de pollo y otras aves, es uno de los reservorios más importantes de E.coli.  En algunos estudios se han encontrado hasta un 80% muestras positivas para estas bacterias. Comer carne de ave aumenta la concentración de E.coli en tu intestino y por tanto la probabilidad de que estas bacterias colonicen tu vejiga a través de tus heces.

Cistitis
123rf Limited©andriano

Algunas mujeres experimentan cistitis en las horas siguiente a haber mantenido relaciones sexuales. La actividad sexual puede favorecer el paso de bacterias desde el área genital a la vejiga, y el coito puede producir microtraumatismos alrededor de la uretra que faciliten la entrada de bacterias. Esto se ve potenciado además cuando hay sequedad vaginal o cuando se usan espermicidas, que alteran la flora vaginal protectora normal.

En estos casos puede ser de ayuda, además de evitar los espermicidas, tratar la sequedad vaginal con lubricantes apropiados, así como orinar tras el coito. Algunas mujeres encuentran útil tomar una dosis única de antibiótico en las dos horas siguientes a la actividad sexual. Este antibiótico debe ser recetado por nuestro médico.

Los arándanos rojos en el tratamiento y prevención de la cistitis

Los arándanos rojos, bien enteros, o su zumo o su extracto, se han usado desde hace décadas en la prevención de cistitis recurrentes. Se ha visto que esta fruta es capaz de prevenir la adhesión de las bacterias a la pared de la vejiga. En las horas siguientes a beber zumo de arándano se observa que el número de E. coli en la vejiga cae de forma significativa. Sin embargo, una vez que la infección ya se ha producido, los arándanos no son efectivos para eliminarla.

En mujeres con cistitis de repetición, el tratamiento con extracto de arándano rojo disminuye las recurrencias hasta en un 35%. El tratamiento profiláctico con antibióticos es ligeramente más efectivo, pero tiene más efectos perjudiciales, por lo que en muchos casos tiene más sentido probar un tratamiento preventivo con arándanos como primera elección. Aunque se cree que el poder anti-infeccioso de esta planta se debe a alguno de sus antioxidantes del grupo de las proantocianinas, todavía no se ha logrado identificar cuál o cuáles son las más potentes y, por el momento, lo que se ha demostrado eficaz es tomar el extracto de fruto entero.

Autora: Doctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Agosto 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here