Alrededor del 20% de resfriados se presentan durante el verano. Afectan a las vías respiratorias altas (nariz y garganta) y los especialistas nos dicen que los responsables son los enterovirus, más frecuentes en verano. Además, suelen durar algo más que los resfriados de invierno.

Cómo tratar los resfriados en verano
123rf Limited©estradaanton

¿Por qué padecemos resfriados en verano?

El paso del calor al frío y viceversa hace que nuestro organismo, entre otras alteraciones, sufra una irritación de las mucosas nasales que facilita la actividad de los virus, principales causantes de los resfriados en época de calor.

En verano hay que tener en cuenta…

Las señales suelen darse sobre todo en la nariz (congestión, estornudos…). Suelen aparecer pronto, de uno a tres días después del contagio, en forma de congestión nasal y lagrimeo, picor y dolor de garganta, tos seca, estornudos, malestar general y algo de fiebre (menos de 39 º C).

El mal uso del aire acondicionado

Hoy sabemos que más del 24% de las personas expuestas a aires acondicionados han sufrido problemas respiratorios (resfriados, afonías, faringitis…). Estos sistemas extraen humedad del aire, y pueden llegar a resecar el ambiente por debajo del 30%. Si esta situación se da de forma continuada, las mucosas de la nariz y otras vías aéreas se resecarán, haciéndolas más vulnerables. Se sabe que el aire acondicionado causa en España más de 2 millones de resfriados cada año.

Además, si estos aparatos no están correctamente higienizados liberan partículas que provocan reacciones del sistema inmunitario, incluida la inflamación de los pulmones. En este caso, el «resfriado» no se produce por una infección, sino por la reacción del sistema inmunitario del organismo.

La temperatura del aire acondicionado no debe bajar de los 20 ºC (idealmente entre 22 y 24 º C).

En casa podemos controlar una temperatura razonable (incluso puede conectarse un breve espacio de tiempo, hasta que el recinto quede refrescado), pero no en los transportes públicos o en el trabajo. Lo más sencillo entonces es llevar ropa de abrigo de reserva, incluso un forro polar, si fuera necesario.

Los cambios bruscos de temperatura

En general evitaremos los ambientes fríos y húmedos, sobre todo si es un momento en el que hay mucho sudor acumulado en el cuerpo (por ejemplo, después de practicar deporte, o si una tormenta ha empapado la ropa).

Las diferencias de 10 º C o más entre la temperatura exterior y la interior, pasando de calor a frío, hacen que se reduzcan las defensas

En esos cambios bruscos de temperatura los aires acondicionados también tienen gran parte de la culpa. Las diferencias de 10 º C o más entre la temperatura exterior y la interior, pasando de calor a frío, hacen que se reduzcan las defensas.

Más vale prevenir

Aunque no existe una manera de prevenir completamente los resfriados, podemos recordar algunas medidas sencillas para reducir las posibilidades de resfriarnos. Junto a unas medidas básicas de higiene…

  • Mantener una alimentación saludable y una buena hidratación. Evitar las bebidas y alimentos muy fríos o muy calientes.
  • Desinfectar las superficies de la casa (baño, comedor, cocina…).
  • Evitar ambientes poco ventilados o factores irritantes químicos (insecticidas, productos de la limpieza, ambientadores…).
  • Los purificadores son un buen aliado: ayudan a renovar el ambiente y a mantener una correcta humedad.

Los purificadores son un buen aliado: ayudan a renovar el ambiente y a mantener una correcta humedad

Si ya estoy resfriado, ¿qué hago?

Lo mejor es ayudar un poco al organismo mientras el resfriado cumple su ciclo y todo vuelve a la normalidad (entre seis y diez días).

  • Evitaremos los antitérmicos para respetar la fiebre como respuesta natural del organismo, al que ayudaremos con hidroterapia (compresas o envolturas frías de tronco).
  • Los analgésicos pueden ayudar a combatir la congestión y el malestar general, pero preferiremos un descanso reparador durante al menos un par o tres de días, con dieta frugívora (el ayuno es la vía más rápida para restablecer la salud) y abundancia de líquidos: zumos de frutas y hortalizas, agua e incluso caldo vegetal.
  • Los vahos con plantas medicinales como el eucalipto son excelentes, sobre todo si el resfriado produce abundante mucosidad.
  • Si se usan descongestionantes nasales, que no sea durante más de 3 o 4 días seguidos. Contra la congestión, la capsaicina del pimentón o la guindilla ayudarán en caso de rinitis. Y el jengibre: se hierbe una rodajita en agua durante 5 minutos, dejar reposar y bebedlo con un poco de miel.
  • Los lavados nasales son una buena forma de limpiar los conductos nasales de moco, polvo y algunas sustancias como el polen.También ayudan a humedecer las mucosasde las vías nasales. Ahora en farmacias existen varias formas de suero salino y de agua de mar que se pueden aplicar en casa.
  • Reforzar con vitaminas (C y D, sobre todo). La luz solar (fuera de las horas centrales del día) estimula el movimiento de los linfocitos T.
  • La equinácea, tanto en gotas como en forma de suplemento, es también una buena ayuda.
  • Consultar al médico si la fiebre persiste durante cinco días o más.

Autor: Jaume Rosselló, Editor especializado en salud y alimentación

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Agosto 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here