Asociamos bronceado con salud, y es cierto que el sol tiene efectos beneficiosos, sin embargo, también tiene sus riesgos, por lo que debe tomarse con moderación y adoptando las medidas de protección contra las radiaciones solares adecuadas.

Protección contra las radiaciones solares
123rf Limited©penyushkin

La importancia de la protección contra las radiaciones solares

La luz solar nos proporciona varios beneficios, como: estimular la síntesis de vitamina D (necesaria para fijar el calcio en los huesos). También es de utilidad en caso de psoriasis o dermatitis atópica, y sobre todo, nos proporciona bienestar.

¿Qué daños hacen las radiaciones solares?

La exposición constante y sin protección puede ser causante de lesiones

dermatológicas, empezando desde una irritación leve de la piel, un envejecimiento prematuro debido a destrucción del colágeno y generando un mayor riesgo de cáncer de piel.

A la Tierra nos llegan diferentes radiaciones del Sol:

  • Ultravioletas (UV). Tres tipos diferentes UVC, UVB, UVA, según su longitud de onda.
  • UVC: No llegan a la superficie de la Tierra. Son muy peligrosas para el hombre y las absorbe la capa de ozono de la atmósfera.
  • UVB: Más intensas en verano, responsables de las quemaduras en la piel, del eritema inmediato, la pigmentación de la piel, y el cáncer cutáneo no melanoma.
  • UVA: Representa la mayoría de los rayos UV (un 95%), están presentes todo el año, incluso en días nublados. Penetran en las capas profundas de la piel, aceleran el envejecimiento de la piel, inducen a la aparición de manchas y bronceado y son las responsables de las alergias al sol y el melanoma (tipo de cáncer de piel más peligroso). Se asocian con las arrugas, la pérdida de la elasticidad y otros efectos del fotoenvejecimiento.

Además de los efectos nocivos en la piel también pueden producir problemas en los ojos, a largo plazo sobre la retina y la salud ocular.

¿Qué es el FPS (Factor de Protección Solar)?

FPS (Factor de Protección Solar) es el índice que mide la capacidad que tiene un protector solar para evitar que los rayos UVB dañen la piel. Este número (15, 30, 50) orienta acerca del tiempo que se puede permanecer expuesto al sol con la piel protegida en comparación con la piel sin protección, hasta la aparición del eritema.

Ejemplo: si su piel sin protección tarda 10 minutos para empezar a ponerse roja, al utilizar un protector solar con un FPS de 15 previene el enrojecimiento teóricamente 15 veces más (15×10= 150 minutos – alrededor de 2 horas y media). Estos valores no son exactos, son solo orientativos ya que influyen muchas variables, como cantidad aplicada, fototipo, sudoración, etc. y solo es para el UVB. Aconsejo siempre usar como mínimo un FPS de 30.

¿Qué tipo de protección solar debo utilizar?

El fotoprotector ideal debe ser de amplio espectro y proteger frente a todo tipo de radiaciones solares: UVA y UVB, luz visible y radiación infrarroja. Cuanto más bajo sea tu fototipo (piel, ojos y cabellos claros) mayor SPF tendrás que utilizar.

Tipos de filtros:

Filtros físicos

También llamados minerales o inorgánicos. Tienen una función barrera desviando y dispersando la radiación solar. Además de los rayos ultravioleta, controlan los visibles y el infrarrojo. Se toleran muy bien y son muy estables. Tienen el inconveniente de que dejan un tono blanquecino en la piel, aunque las nuevas formulaciones han mejorado mucho la absorción. Son ideales para la infancia y para las pieles hipersensibles.

Filtros químicos

Son menos estables que los físicos. Gustan mucho porque su textura es muy agradable, siendo ideales para adultos con la piel sana.

Muchos de los protectores solares actuales incluyen los dos tipos de filtros, con el objetivo de obtener las mejores cualidades de cada uno.

Dentro de los protectores solares hay productos con fórmulas resistentes al agua adecuados para realizar deportes acuáticos o simplemente para nadar, conservan la fotoprotección después de una inmersión de 40 minutos en el agua, son los denominados Water-resistant” y “Waterproof”, si resisten 80 minutos.

Actualmente hay protectores “Wet skin”, esta nomenclatura no hace referencia a la resistencia al agua, sino que se refiere a que se pueden aplicar sobre la piel húmeda. Toda la información debe aparecer en el envase del producto.

123rf Limited©andrey7346rf

¿Cuándo tengo que ponerme protector?

¡Siempre! En verano y en invierno, haga sol o esté nublado, es muy recomendable utilizar un buen protector solar. Los rayos UV están presentes todo el año y pueden atravesar las nubes y el cristal. Por eso recomendamos protegerse del sol diariamente. El hecho de “ponerse moreno” ya significa que ha habido un daño en la piel. La producción de melanina, la que da color a la piel, aparece como mecanismo de defensa ante los radicales libres producidos por la radiación solar.

¿Quién debe usar protección solar?

Toda persona, a partir de los seis meses de edad debe utilizar un protector solar todos los días. Los menores de seis meses no deben exponerse al sol, la piel del bebé es muy vulnerable. Hasta los tres años evitar exponerlos y si están en la playa o piscina, deben utilizar filtros solares especiales muy altos, gorros, gafas y ropa de protección solar. Las quemaduras solares en la infancia son uno de los mayores factores de riesgo para la aparición del cáncer de piel.

Cada individuo tiene que saber su especial sensibilidad a la exposición solar y saber el tiempo que puede exponerse al sol sin riesgo de quemaduras. Estas diferencias vienen marcadas por el fototipo (capacidad de la piel para asimilar las radiaciones solares).  Por lo tanto, la respuesta a una misma radiación será diferente según quien la reciba. Además del fototipo, hemos de tener en cuenta la edad, si toma medicación fotosensible y los factores de riesgo de cáncer de piel.

Las quemaduras solares en la infancia son uno de los mayores factores de riesgo para la aparición del cáncer de piel

Fototipo 1 y 2

Piel muy clara, ojos claros (azules o verdes), cabello rubio o pelirrojo. Se quema fácilmente, nunca se broncea. Son los que presentan un mayor riesgo de cáncer de piel.

Fototipo 3

Piel clara, ojos marrones/grises. Pelo castaño. Se quema moderadamente, llega a broncearse. Es el fototipo más frecuente en España.

Fototipo 4 y 5

Piel mate, ojos oscuros, pelo castaño oscuro o muy oscuro. Casi nunca se quema, bronceado marrón medio u oscuro.

Fototipo 6

Piel negra, pelo negro. Pueden aparecer quemaduras, pero son raras.

¿Qué cantidad de protector solar debo usar y con qué frecuencia lo aplico?

Aplicarlo 30 min antes de tomar el sol. Además, para que la protección sea efectiva es importante utilizar la cantidad recomendada. Los estudios muestran que la mayoría de las personas se aplican sólo la mitad o una cuarta parte de esa cantidad, lo que significa que el FPS que tienen en su cuerpo es inferior al que figura en el envase. A modo indicativo, se recomienda aplicar 1 cucharadita de café para la cara y 6 para el resto del cuerpo.

En la cara y escote es aconsejable utilizar un FPS más alto que en el resto del cuerpo. Repetir la aplicación cada 2 horas, o incluso antes si te has bañado, secado con la toalla (puede retirar hasta el 85% del filtro solar), sudado o cualquier otra acción que pueda haber eliminado el protector solar. Y, recuerda, no utilices un protector solar que haya superado su fecha de caducidad o el tiempo indicado en la etiqueta PAO (Period after opening = Periodo después de la apertura).

Para los labios usar fotoprotector labial

Una vez pasado este tiempo no se puede asegurar que el producto funcione correctamente. En el envase aparece el símbolo de un tarro abierto, en el que figura un número seguido de una M. Ese número indica la cantidad de meses que el producto puede utilizarse con seguridad una vez abierto.

¿Qué más podemos hacer para protegernos del sol?

Llevar prendas de vestir adecuadas, utilizar sombreros, gafas con cristales que absorban la radiación ultravioleta. Para los labios usar fotoprotector labial.

Evitar perfumes, colonias y desodorantes. No exponerse al sol entre las 12 y las 16 horas. Beber agua o líquidos para evitar la deshidratación. Una mala práctica para refrescarse son las pulverizaciones de agua durante los baños de sol. Hay que evitarlo ya que, además de eliminar el fotoprotector, las gotas de agua que quedan sobre la piel actúan como si fuesen una lupa y amplían los efectos negativos de las radiaciones.

Llevar prendas de vestir adecuadas, utilizar sombreros, gafas con cristales que absorban la radiación ultravioleta.

Tras la exposición solar y la ducha con agua tibia, hidratar generosamente la piel para regenerar la capa externa de la piel y recuperar la pérdida de agua. Realizar revisiones dermatológicas periódicas, toda lesión que aparezca en la piel debe ser controlada. 

Si tienes alguna duda, consulta con tu farmacéutico/a, está muy cerca de ti.

Autora: Dra. Marta Castells, Farmacéutica

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Agosto 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here