Las picaduras de mosquito siguen siendo una fuente importante de contagio de enfermedades infecciosas, por eso evitar sus picaduras mediante repelentes de origen natural es la mejor opción.

Repelentes de origen natural
123rf Limited©Mikhail Kokhanchikov

La globalización y el cambio climático aumentan el riesgo de contracción de enfermedades tropicales transmitidas por vector, como por ejemplo la malaria, el Zika o el virus del Nilo occidental.

La prevención mediante repelentes es la mejor opción

Para reducir el riesgo de contraer este tipo de enfermedades, cada año las agencias de salud pública de todo el mundo llevan a cabo iniciativas y campañas de vacunación. Sin embargo, algunas de estas estrategias no bastan para prevenir la transmisión de ciertas enfermedades, por lo que las autoridades sanitarias coinciden en que una de las estrategias más eficientes y prudentes contra las picaduras es la prevención mediante los repelentes de insectos.

Repelentes sintéticos

La mayoría de los productos repelentes que encontramos en el mercado, especialmente contra mosquitos y garrapatas, son sintéticos y de composición química. Su ingrediente principal es la substancia N,N-Dietil-meta-toluamida, también conocida como DEET: un pesticida que interfiere en las neuronas y los receptores ubicados en las antenas y partes de la boca de los mosquitos que detectan las presas, dificultando la capacidad de oler las personas y, por ende, evitando las picaduras.

Desarrollada en 1946 por el ejército de los Estados Unidos para proteger a los soldados de las plagas de insectos en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y utilizada por el público general desde 1957, esta sustancia se ha utilizado durante décadas como medio altamente eficaz de control de las mordeduras y se considera generalmente segura desde el punto de vista de la salud humana.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos que se dedica al desarrollo y la aplicación de acciones para la prevención y el control de enfermedades, “el uso normal de DEET no representa ninguna preocupación de salud para la población general, incluso para niños”. Aunque existen evidencias científicas de que la exposición prolongada a esta sustancia, especialmente en ambientes de interior, puede provocar efectos secundarios tales como el enrojecimiento o irritación de la piel o insomnio, entre otros.

Repelentes de origen vegetal

Ya sea por cuestiones de seguridad, comodidad o conciencia ambiental, cada vez son más los consumidores que rehúsan los repelentes químicos y optan por repelentes de origen vegetal compuestos de ingredientes naturales.

Lo cierto es que una gran variedad de plantas tienen un mecanismo de defensa contra los insectos. Este se basa en la producción de metabolitos secundarios (los terpenoides y los fenoles), que son elementos activos contra mosquitos y artrópodos. Estos elementos se encuentran habitualmente en plantas como la citronela y también en algunos aceites esenciales, como los de eucalipto azul (Eucalyptus citriodora), geranio (Pelargonium graveolens) y verbena exótica (Litsea citrata), por lo que se les atribuye la capacidad de repeler los insectos.

Una gran variedad de plantas tienen un mecanismo de defensa contra los insectos

Un tema controvertido

Sin embargo, el uso de estas alternativas naturales han sido objeto de controversia durante años y muchos de los repelentes de composición vegetal aún no están registrados en la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), una institución reguladora que garantiza la efectividad y la seguridad pública de los repelentes. La causa principal es el escepticismo de los profesionales y las autoridades sanitarias sobre su efectividad, que se considera mucho más baja en comparación al DEET. Esto es debido principalmente a la alta volatilidad de los repelentes de origen natural (es decir, su facilidad de evaporación), que reduce su rango de actuación, considerándose demasiado corto.

PMD: eficacia natural sin precedentes

Sin embargo, existe un repelente de origen natural avalado por publicaciones científicas: el p-mentano-3,8-diol (PMD), una molécula monoterpénica que se encuentra en el aceite esencial del eucalipto azul (Corymbia citriodora o Eucalyptus citriodora), conocido como quweling en China (“repelente eficaz de mosquitos”).

Un estudio de la Universidad de California, publicado en la Journal of the American Mosquito Control Association en 2006, confirma la eficacia del PMD como repelente de mosquitos y la equipara a los repelentes compuestos por DEET. Para ello, los investigadores testaron diversos tipos de repelentes, unos compuestos por DEET y otros compuestos por PMD, durante la exposición a las cuatro especies de mosquito que afectan con más frecuencia al ser humano: Aedes, Anopheles, Culex y Ochlerotatus. Las pruebas se hicieron en distintos ambientes (dentro del laboratorio y en un campo exterior) con la colaboración de 20 voluntarios adultos.

123rf Limited©Elizaveta Galitckaia

Resultados asombrosos

Según los resultados de la investigación, el PMD muestra una repelencia y consistencia sin precedentes para un elemento vegetal. Tal como están formulados, los repelentes de PMD superan los productos formulados a base de DEET de menor concentración (es decir, con una cantidad de la substancia menor al 20%) y, por lo general, se acercan y, a veces, igualan el rendimiento de los productos DEET de mayor concentración (de composición igual o superior al 20%).

Esto demostraría que, en casos de requerir una protección más segura y a largo plazo, los repelentes de PMD de origen vegetal podrían ser de eficacia superior a los repelentes DEET de baja concentración y configurarse como alternativas razonables a los repelentes DEET de alta concentración.

El PMD muestra una repelencia y consistencia sin precedentes para un elemento vegetal

El estudio apunta también que el alto rendimiento del PMD fue constante para cualquier formato del producto (lociones y aerosoles) y en todos los voluntarios que participaron en el estudio: la mayoría no recibieron ninguna picadura y ninguno recibió más de tres picaduras en una misma extremidad.

Es importante aclarar que la molécula de PMD se encuentra de manera natural en el aceite esencial de eucalipto azul en concentraciones muy reducidas, lo cual limita mucho su eficacia. Por este motivo, suele comercializarse en su versión concentrada, denominada Citriodiol, que es una mezcla de origen natural que contiene al menos un 64% de PMD.

Repelentes naturales aplicables a la salud pública

Entre los muchos repelentes de insectos naturales actualmente disponibles, la comunidad médica ha tendido a recomendar más ampliamente las formulaciones a base de DEET para reducir el riesgo de contraer enfermedades que cualquier otro tipo de repelente. Sin embargo, probablemente se haya subestimado el valor del Citriodiol como una alternativa al DEET para aplicaciones de salud pública.

Los repelentes de Citriodiol pueden tener una amplia aplicabilidad para la protección contra enfermedades humanas transmitidas por artrópodos

Los CDC añadieron el Citriodiol, a su lista de repelentes aptos para la salud pública por primera vez en 2005, siendo el primer repelente de origen natural y el primero libre de DEET, junto a la picaridina o icaridina (KBR3023).

La investigación de la Universidad de California demuestra que, por su eficacia, los repelentes de Citriodiol pueden tener una amplia aplicabilidad para la protección contra enfermedades humanas transmitidas por artrópodos, de eficacia superior a otras alternativas vegetales (como la citronela o los aceites esenciales).

Autora: Ariadna Coma, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Julio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here