Conocer la composición y los nutrientes de los alimentos que llenan la cesta de la compra es muy complicado, por no decir que es extremadamente difícil. Para intentar solucionar este problema se ha puesto en marcha el Nutriscore.

Nutriscore: punto y final al galimatías del etiquetado nutricional
123rf Limited©bihlmayerfotografie

La falta de información nutricional veraz de los productos, junto con una publicidad cautivadora diseñada para que los artículos en promoción sean vistos como lo mejor, favorece una alimentación nada saludable. Acertar qué productos son mejores para nuestra salud y la de nuestros hijos no es tarea fácil. Las etiquetas de información nutricional de los productos que adquirimos son un galimatías de siglas, signos y números que no entiende nadie. Estoy convencido de que ni los propios fabricantes saben lo que pone.

¿Es el Nutriscore la solución definitiva?

La dieta moderna está cada vez más alejada de lo sano y natural. La falta de tiempo, unida a una abundancia y disponibilidad de productos procesados, hace que se consuman cada día mayor cantidad de ellos. Se caracterizan por contener grandes dosis de azúcares, sales y grasas saturadas. Sin ser consciente, el consumidor se somete a un exceso de calorías cuya consecuencia es el aumento vertiginoso de la obesidad y la diabetes. Estas son plagas debidas a la alimentación, que no dejan de aumentar como consecuencia del abuso de alimentos procesados.

Sin ser consciente, el consumidor se somete a un exceso de calorías cuya consecuencia es el aumento vertiginoso de la obesidad y la diabetes

Conseguir el cambio de hábitos alimenticios en la población, especialmente entre los más pequeños, es el gran desafío global en el que se han embarcado nutricionistas y autoridades sanitarias. Si queremos sobrevivir como especie debemos erradicar la comida basura y sustituirla por una alimentación sana y nutritiva.

Nutriscore: el semáforo nutricional

Para conocer qué tiene de nutritivo lo que comemos se ha ideado el sistema Nutriscore. Se trata de un modelo de etiquetado para los alimentos envasados que toma como referencia la calidad nutricional. Un sistema por el que han apostado la mayoría de los países europeos incluida España.

Nutriscore funciona como un indicador que permite al consumidor distinguir de inmediato cuales son los productos más saludables y cuáles no. El semáforo se incorpora en la etiqueta del producto de forma clara y visible, hecho que no ha gustado nada a parte de la industria alimentaria.

Tres colores y cinco categorías

En la etiqueta se muestra un sistema de tres colores, verde, amarillo o rojo, según sea la calidad nutricional. Aporta al consumidor de forma clara la información nutricional del producto en función de su contenido en sales, azúcares o grasas. Lo clasifica en cinco categorías, de la A a la E, en función de que sea más o menos saludable. Entre los que tienen mejor valoración, A verde, se encuentran los productos de origen vegetal, las frutas, los cereales sin azúcar y productos ecológicos. Los productos que tienen una calificación más desfavorable, E rojo, son los refrescos azucarados, los dulces, y los productos muy grasos como los embutidos. Punto y final al galimatías del etiquetado nutricional.

Se analizan los componentes nutricionales del producto

La composición del producto se pondera por un algoritmo en función de sus distintos componentes nutricionales y de sus características. Valora, por cada 100 gramos, las calorías, los azúcares, el sodio y las grasas saturadas que tienen los alimentos, e influyen negativamente. Mientras que las proteínas y fibras lo hacen en positivo. Aunque no todos los ingredientes puntúan por igual, ya que unos tienen más predominio que otros en la valoración final del producto. Y este es el punto débil del sistema, la coherencia al puntuar los productos. Dependiendo qué valor se le asigne a cada uno de los componentes, influirá, y mucho, en el resultado final, y, por lo tanto, en qué categoría y en qué color quedará clasificado el producto.

Como el sistema es imperfecto no está exento de polémica

En algunos productos se crea confusión. Por ejemplo, el aceite de oliva virgen extra es una grasa, y como tal, el sistema la penaliza. Le asigna una D y el color naranja por su alto contenido en calorías. Es tan absurdo, que, a petición del Ministerio de Sanidad, la clasificación fue revisada a C. Mientras que el aceite de oliva se penaliza, un refresco de cola light tiene una B, recibe un verde claro, y lo clasifican como saludable. Al igual que una bebida de cacao en polvo con un 77% de azúcar, que puede tener una B y color verde. El algoritmo asigna puntuaciones incomprensibles.

Si queremos sobrevivir como especie debemos erradicar la comida basura y sustituirla por una alimentación sana y nutritiva

A pesar de su imperfección Nutriscore es una herramienta útil. Para ser eficaz debe valorar los componentes de la forma más objetiva posible, contando para ello con la aprobación científica y el respaldo de la mayoría de los profesionales de la nutrición. De no ser así, el sistema no será creíble.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Junio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here