Los probióticos son bacterias beneficiosas, que sabemos que viven en el intestino humano o en otros lugares de nuestro organismo.

¿Qué son los probióticos?
123rf Limited©Shao-Chun Wang

Microorganismos, bacterias y virus

Vivimos en compañía de trillones de bacterias y otros microorganismos como levaduras, protozoos y virus. Aunque se encuentran principalmente en el intestino, la piel y la boca, también hay una buena cantidad en todo el sistema urinario, la vagina y los pulmones. Incluso órganos que hasta hace no mucho tiempo se creían “estériles” (libres de microorganismos) como la placenta, se ha comprobado que también están habitados por estos microscópicos seres.

Son esenciales

No solo vivimos con ellos, es que no podríamos vivir sin ellos. Son tan esenciales para nuestra supervivencia y salud como el hígado, el riñón o cualquier otro órgano. Afortunadamente no es posible no tenerlos, ya que están en todas partes. Los bebés ya nacen con su propia población de bacterias y levaduras, algunas las adquieren de la placenta y otras al pasar por el canal del parto. En las primeras horas de vida, gracias al contacto con el medio externo normal y a la ingestión de leche, muchos millones de bacterias más colonizarán a este pequeño ser humano.

Y como cualquier otro órgano, la microbiota (conjunto de microorganismos que conviven en un animal o ser humano) tiene que estar sana y en equilibrio para hacer bien su trabajo. Una disfunción en este órgano puede causarnos diversos problemas de salud.

La microbiota normal

Cada persona tiene una microbiota única, pero en general sabemos que hay bacterias beneficiosas y bacterias perjudiciales para la especie humana. Cuando predominan las bacterias beneficiosas nuestro organismo funciona armónicamente. Cuando esta población se desequilibra y las bacterias perjudiciales empiezan a proliferar sin control, entonces surgen los problemas.

La población de bacterias intestinales es extremadamente sensible a nuestra dieta y a otros hábitos como el ejercicio físico y el descanso

Ejemplos de bacterias beneficiosas que viven en nuestro intestino son las Bifidobacterias y los Lactobacillus. Ejemplos de bacterias perjudiciales son Campylobacter, Enterococcus faecalis y Clostridium difficile.

Alimentación, ejercicio físico y descanso

La población de bacterias intestinales es extremadamente sensible a nuestra dieta y a otros hábitos como el ejercicio físico y el descanso. Las dietas total o predominantemente vegetales, ricas en fibra y en frutas y verduras favorecen el desarrollo de una microbiota variada y equilibrada. La alimentación en la que hay abundancia de alimentos procesados, grasas y proteínas animales y azúcares añadidos favorecen el predominio de bacterias perjudiciales. La falta de ejercicio físico y la falta de sueño y descanso, o incluso el jet-lag u otro tipo de horarios alterados, así como el estrés, pueden afectar a la microbiota intestinal y disminuir el número de bacterias beneficiosas.

Los probióticos

Un probiótico no es más que una de estas bacterias beneficiosas, que sabemos que viven en el intestino humano o en otros lugares de nuestro organismo, y que si se administra en forma de suplemento en una cantidad concreta, es capaz de atravesar el estómago sin ser destruida y llegar al intestino, donde proliferará y ejercerá su efecto positivo.

Por tanto, a medida que se identifica una bacteria o una levadura como beneficiosa para el ser humano, ésta se cultiva en laboratorio para poder ser administrada como suplemento – cuando esto se consigue tenemos un probiótico.

La microbiota (conjunto de microorganismos que conviven en un animal o ser humano) tiene que estar sana y en equilibrio para hacer bien su trabajo

Algunos suplementos de probióticos contienen una sola especie bacteriana o una levadura y otros tienen una variedad de ellas, generalmente entre 10 y 15. La cantidad que aporta una dosis también es muy variable de un suplemento a otro, aunque en general se cuentan por billones.

¿Qué problemas de salud pueden mejorar con los probióticos?

A día de hoy tenemos datos sólidos de que los probióticos son útiles para tratar:

  • La diarrea que se produce al tomar antibióticos (sobre todo en ciclos largos o repetidos).
  • La diarrea que se produce en la gastroenteritis infecciosa.
  • El síndrome del intestino irritable.
  • Algunas otras enfermedades gastrointestinales funcionales.
  • Los cólicos de los bebés, sobre todo en aquellos que toman leche materna (en los que toman fórmula artificial, los probióticos no tienen el mismo efecto beneficioso).

Cada condición de las descritas requiere un tipo diferente de probiótico, por lo que siempre es conveniente preguntar a un profesional de la salud cuál es el más adecuado para nosotros.

Selección de alimentos fermentados: zanahoria, repollo, tomate, remolacha. 123rf Limited©Oleksandra Naumenko

Esta es un área de gran interés en medicina, y actualmente se está investigando si los probióticos podrían ser eficaces para prevenir o tratar las alergias alimentarias, el eczema, las infecciones respiratorias y urinarias, y otras enfermedades en adultos y niños, pero de momento no tenemos tantas pruebas como con los problemas descritos en la lista anterior.

¿Tienen alguna contraindicación los probióticos?

En principio no y pueden ser tomados por niños de todas las edades y adultos, pero se aconseja a las personas con alteraciones en el sistema inmunitario que no los tomen, al menos no sin antes consultar con un profesional experto.

Probióticos en los alimentos

También podemos obtener probióticos de ciertos alimentos fermentados. Aunque los alimentos  no proporcionan tanta cantidad de probióticos como los suplementos, si los incluimos en nuestra alimentación diaria nos ayudará a mantener y cuidar de nuestra flora bacteriana intestinal con muy poco esfuerzo. La mayoría de los alimentos con propiedades probióticas proceden de las cocinas tradicionales de muchas culturas y han sido consumidos durante milenios y apreciados por sus efectos beneficiosos.

Yogur

El alimento con probióticos más conocido es el yogur, que se obtiene mediante la fermentación bacteriana del azúcar natural de la leche. Las bacterias más utilizadas son  Streptococcus thermophilus, Lactobacillus y Bifidobacterias. El otro producto fermentado que podemos obtener de la leche es el kéfir, similar al yogur pero producido por una mayor variedad de bacterias y levaduras. Cualquier leche con azúcar, también las vegetales (soja, avena, almendras…) puede dar lugar a yogur y a kéfir.

Soja

En los países asiáticos se ha usado tradicionalmente la soja para obtener tres alimentos probióticos muy interesantes: el tempeh (pastel de habas de soja fermentadas mediante un hongo, rico en proteínas, calcio, hierro y zinc), miso (pasta salada y fermentada de soja y cereales) y natto (habas de soja fermentadas, ricas en proteínas y en vitamina K2, con propiedades beneficiosas sobre la densidad ósea).

Verduras

Las verduras también se pueden fermentar con buenos resultados. Una de las más populares es la col. Podemos encontrar col fermentada (chucrut) en la cocina de muchos países del este de Europa, así como en Korea (kimchi), en este caso con más especias.

Kombucha

También las bebidas pueden tener propiedades probióticas. Una de las que ha adquirido más popularidad recientemente es la kombucha, o té fermentado.

Los alimentos con propiedades probióticas no deben ser calentados, puesto que en ese caso las bacterias beneficiosas morirían. Sin embargo, los humanos hemos aprendido que muchos procesos de fermentación pueden transformar un alimento, mejorando su digestibilidad y aporte nutricional. Es el caso del pan de levadura madre, que contiene bacterias lácticas similares a las del yogur. Aunque estas bacterias no sobrevivirán al horneado del pan, la fermentación láctica que han producido en el cereal lo han hecho mucho más digestivo y nutritivo.

Autora: Doctora Miriam Martínez Biarge,  Núm. Col. Madrid 53.890

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Marzo 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here