Cuando nuestro cuerpo sufre cualquier tipo de agresión (una infección por virus o por bacterias, una herida, una quemadura, un golpe…) se produce una respuesta inmediata de defensa.

Nutrición antiinflamatoria
123rf Limited©atoss. Arándano rojo

El sistema inmunológico envía glóbulos blancos a la zona afectada, que al llegar allí liberarán sustancias que van a tratar de aislar la zona, atacar al agresor y restablecer el daño que se haya producido. Esto produce hinchazón, enrojecimiento y dolor, y es la respuesta sana ante una agresión.

Inflamación crónica

Una vez el tejido dañado ha sanado, la respuesta inflamatoria debe detenerse. ¿Pero, qué pasa si el agente agresivo no puede ser eliminado del todo? ¿O cuando no se puede sanar el tejido? ¿O cuando la respuesta defensiva es excesiva para la agresión que la ha originado?

En todos estos casos se produce un estado que se conoce como inflamación crónica. A diferencia de la inflamación aguda, la crónica no solo no nos protege de un potencial peligro, sino que se convierte en un problema en sí misma. La inflamación crónica es la antesala de una serie de enfermedades potencialmente muy graves, como el cáncer, la enfermedad cardiovascular, el Alzheimer, el síndrome metabólico o algunas enfermedades autoinmunes. También se ha relacionado con la periodontitis, el síndrome de fatiga crónica y la fibromialgia, el asma, la artritis reumatoide, la diabetes, el hígado graso y el envejecimiento prematuro

La inflamación crónica es la antesala de una serie de enfermedades potencialmente muy graves

Mientras que la inflamación aguda produce síntomas muy evidentes, la inflamación crónica suele pasar desapercibida inicialmente. Muchas personas “no se sienten bien”, pero sus síntomas son achacados a otras enfermedades o se quedan sin resolver. El dolor abdominal intermitente, la fatiga continua, las llagas en la boca frecuentes, las erupciones en la piel… pueden ser signos de que nuestro cuerpo está en un estado de inflamación de bajo grado que no se acaba de resolver.

¿Por qué se produce la inflamación crónica?

¿Y por qué se produce este proceso? ¿Qué lleva al organismo a mantenerse en estado de batalla continua? ¿Frente a qué se intenta defender?

Aunque no se conocen todas las causas, sí que se sabe que el tabaco, el alcohol, muchos contaminantes químicos o la polución pueden producir esta respuesta de defensa. El estrés mantenido y la obesidad también se perciben como una agresión. Por supuesto cualquier infección que no se haya eliminado del todo seguirá induciendo una respuesta inflamatoria.

Nutrición

Los alimentos pueden contribuir a mantener y aumentar el estado inflamatorio crónico, o por el contrario pueden reducirlo. Esto los convierte en una herramienta terapéutica fundamental. Elegir cada día alimentos que potencien la inflamación o elegir los que tienen propiedades anti-inflamatorias va a tener un impacto enorme en nuestra salud, sobre todo en aquellas personas con riesgo de desarrollar inflamación crónica.

No es solo uno o varios alimentos: la dieta en conjunto puede ser pro-inflamatoria o anti-inflamatoria

Los alimentos que promueven estados inflamatorios crónicos son los cereales refinados y especialmente los que se usan para elaborar productos de bollería, hojaldres, pizzas etc., los alimentos fritos, la carne roja y los embutidos, el azúcar y los productos azucarados o edulcorados, y las grasas de mala calidad.

Alimentos antiinflamatorios

Todas las verduras y las frutas naturales se consideran anti-inflamatorias. Entre las más potentes se encuentran los arándanos y otros frutos rojos, los tomates, las espinacas, el brócoli o la col verde rizada. También los frutos secos, el cacao puro, las setas y muchas especias han mostrado propiedades anti-inflamatorias.

No es solo uno o varios alimentos: la dieta en conjunto puede ser pro-inflamatoria o anti-inflamatoria. Las personas que siguen una dieta mediterránea tradicional (alta ingesta de verduras, legumbres, frutas, frutos secos, cereales no refinados y aceite de oliva) tienen en su sangre niveles más bajos de marcadores inflamatorios. Por otra parte, la dieta vegana se ha relacionado con niveles más bajos en sangre de proteína C reactiva, un marcador inflamatorio potente.

En el año 2009 se publicó el Índice Dietético Inflamatorio, que sirve para puntuar las dietas según la cantidad que incluyan de 7 sustancias pro-inflamatorias (como el colesterol, la grasa saturada o el hierro) y 26 anti-inflamatorias (entre las que se encuentran muchas vitaminas, los carotenos, el selenio, los ácidos grasos omega-3, el ajo, el jengibre, la cúrcuma, el té verde, la pimienta o la cafeína). Este índice se ha usado en más de 200 estudios médicos y ha mostrado que ayuda a identificar a las personas con más riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades cardiovasculares, y otras enfermedades relacionadas con la inflamación crónica.

AutoraDoctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Noviembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here