Los trastornos de la conducta alimentaria ya eran una epidemia en sí mismos antes de la pandemia por el coronavirus SARS-Cov-2, pero los sucesivos confinamientos y demás restricciones que llevamos sufriendo desde hace más de un año han producido un aumento del número de personas con trastornos de la conducta alimentaria y han agravado los síntomas de quienes ya los padecían.

Trastornos de la conducta alimentaria
123rf Limited©zdravinjo

Se multiplican los casos de trastornos de la conducta alimentaria

Según datos procedentes de los países anglosajones, el número de personas que han solicitado ayuda médica por estos trastornos se ha multiplicado por tres desde el inicio de la pandemia. En España no tenemos cifras, pero los expertos confirman un aumento de estos problemas en las consultas y en las urgencias hospitalarias.

Los trastornos de la conducta alimentaria son enfermedades mentales en las que hay una distorsión de la imagen corporal y una alteración en la forma de comer. Las más conocidas son la anorexia y la bulimia nerviosa, aunque en la actualidad se describen también otros tipos de conductas alimentarias alteradas. La anorexia y la bulimia son enfermedades potencialmente graves, tienden a hacerse crónicas, pueden dar lugar a problemas físicos de salud y conllevan mucho sufrimiento emocional y alteración en las relaciones sociales.

No se sabe cuál es la causa primaria de estos trastornos: hay factores genéticos, de la personalidad y sin duda, factores culturales. Las mujeres sufren estos trastornos en mayor proporción que los varones, y la edad de comienzo suele ser la adolescencia.

El estrés, el aislamiento social, la ansiedad, la depresión y la sensación de pérdida de control son muy perjudiciales en la evolución de estas enfermedades, y justamente estos factores son los que han tenido lugar durante los confinamientos. Además, las advertencias repetidas en redes sociales y medios de comunicación sobre los peligros de engordar durante el confinamiento fueron la gota que colmó el vaso para aquellas personas vulnerables que aún no tenían la enfermedad o que luchaban por recuperarse de ella.

El estrés, el aislamiento social, la ansiedad, la depresión y la sensación de pérdida de control son muy perjudiciales en la evolución de estas enfermedades

¿Más casos de ortorexia?

Durante las primeras fases del confinamiento, en parte para compensar las restricciones físicas y la sensación de pérdida de control de nuestras vidas, mucha gente trató de sacar el máximo provecho de las circunstancias realizando actividades que durante la vida normal pre-pandemia se habían ido relegando por falta de tiempo. Muchos empezaron a aprender un idioma o alguna otra habilidad nueva a través de cursos online. Miles se apuntaron a clases de yoga, baile, Pilates y otras actividades físicas. Se desató una fiebre por aprender a hacer el pan en casa que dejó a los supermercados sin harina ni levadura durante semanas. Y en las redes sociales estalló un interés desconocido hasta entonces por la comida y las dietas saludables. Aunque este interés es desde luego muy positivo y necesario, en algunas personas vulnerables impactó muy negativamente y precipitó conductas obsesivas que las condujeron a una disrupción importante en sus vidas.

Aunque la ortorexia no se considera oficialmente un trastorno de la conducta alimentaria, la obsesión por la comida “pura”, “limpia” y saludable, con sentimientos de culpabilidad cuando se tiene que comer algo “insano”, está plenamente reconocida por profesionales de la nutrición y de la salud mental.

Una bomba de relojería

También estamos empezando a ver la otra cara de la moneda. Un estudio en Reino Unido sobre más de un millón y medio de personas mostró que un tercio de ellas había aumentado significativamente de peso durante el primer confinamiento. Esta ganancia de peso fue más marcada en aquellos que picaron más entre horas, y en las personas que bebieron más alcohol, que hicieron menos ejercicio o que siguieron una dieta más desequilibrada. El estrés ha sido uno de los principales factores que ha llevado a mucha gente a comer más y peor, y a beber más alcohol. Obviamente las restricciones físicas y sociales dificultaron las posibilidades de deporte y movimiento de casi toda la población y han sido la guinda de este cóctel.

Cuando una persona gana peso, es difícil que lo pierda, y esto va a incrementar su riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular a medio plazo

Todavía tardaremos unos años en conocer todo el alcance que ha tenido esta pandemia en la salud física y mental de la población. Lo que sí sabemos es que cuando una persona gana peso, es difícil que lo pierda, y esto va a incrementar su riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular a medio plazo. Si los gobiernos no impulsan campañas a nivel poblacional para revertir esta situación, las consecuencias de la covid-19 van a ser mucho más graves de lo que hasta ahora creíamos.

AutoraDoctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Octubre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here