Cuando el dolor es persistente e intenso se pueden utilizan fármacos como el metamizol y el tramadol como opciones alternativas cuando otros medicamentos como el paracetamol o los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) no funcionan.

Fármacos antiinflamatorios y analgésicos: metamizol y tramadol
123rf Limited©digicomphoto

Cuándo tomar metamizol y tramadol

El dolor siempre es algo complejo de tratar y sobre todo si se trata de un dolor agudo intenso o de un dolor crónico. Sabemos que el tratamiento multidisciplinar y la ayuda de algunas terapias complementarias son de gran ayuda. Sin embargo, muchas veces, ya sea por la intensidad del dolor o por la presencia continua del mismo, se puede requerir del tratamiento farmacológico con metamizol o tramadol para obtener un alivio significativo.

Metamizol

El metamizol, también llamado dipirona, se descubrió en 1920 y se empezó a comercializar en 1922 como medicamento de venta libre hasta los años 70 aproximadamente. Se utiliza para el tratamiento del dolor agudo intenso, como, por ejemplo, dolor postoperatorio, postraumático, cólicos, dolor oncológico, o también para la fiebre alta cuando no responde a otros tratamientos. No es un antiinflamatorio, sino que es en realidad un analgésico (reduce el dolor) y antipirético (combate la temperatura elevada del cuerpo). En España es muy conocido por su comercialización con la marca Nolotil.

Su uso es para adultos y adolescentes de 15 años de edad o mayores (que pesen más de 53kg) y la dosis siempre debe ser la mínima necesaria y durante el mínimo tiempo posible. En estos casos, se recomienda 575 mg de metamizol (una cápsula) en una dosis única, que se puede tomar hasta 6 veces al día (cada 4 o 6 horas). Es muy importante no sobrepasar la dosis máxima diaria que es de 3.450 mg (6 cápsulas). El efecto suele aparecer entre los 30 y 60 minutos después de la administración por vía oral.

Se debe tener precaución en personas que han tenido reacciones alérgicas con otros fármacos analgésicos o antiinflamatorios y deben evitar consumirlo las personas con alergia a alguno de los componentes de un medicamento con metamizol.

Nunca debe ser la primera opción

El metamizol no debe utilizarse como primera elección para tratar el dolor intenso o la fiebre. No está indicado en niños menores de 15 años, ni durante el tercer trimestre del embarazo ni la lactancia. También es necesario tener en cuenta que el uso en personas inmunodeprimidas, personas con problemas renales o hepáticos o con otras enfermedades o personas de edad avanzada debe plantearse solo si el beneficio lo justifica.

Problemas de seguridad del metamizol

Los principales problemas de seguridad del metamizol son los cuadros de anafilaxis aguda y algunos problemas sanguíneos como la agranulocitosis, la anemia aplásica (anemia por reducción de la producción de células sanguíneas) y la pancitopenia (reducción del número de todo tipo de células sanguíneas -glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas-). Estas reacciones adversas del metamizol son bien conocidas y muy poco frecuentes, pero son importantes pues son graves e incluso pueden llegar a ser mortales. Es por eso que muchos países como Reino Unido, Dinamarca, Noruega, Suiza, EEUU o Canadá no tienen autorizado este medicamento. La agranulocitosis es la reacción adversa más relevante y se trata de una disminución del número de neutrófilos que puede ir acompañada de fiebre, infecciones o signos de choque séptico. No se sabe cuál es el mecanismo exacto que origina la agranulocitosis por metamizol, pero, en general, se considera una reacción de tipo inmunológico.

Los principales problemas de seguridad del metamizol son los cuadros de anafilaxis aguda y algunos problemas sanguíneos

Tramadol

Se trata de un analgésico de tipo opioide, cosa que significa que actúa de forma similar al opio actuando en el sistema nervioso central (médula y cerebro). Se trata de un medicamento algo más moderno, pues se empezó a comercializar en los años 60, y de uso muy distinto pues está indicado para casos de dolor moderado o intenso tanto de forma puntual como a medio o largo plazo.

La dosis siempre se debe ajustar a la intensidad del dolor y a la sensibilidad al dolor que cada persona pueda presentar de forma individual. En general, como en todos los medicamentos, se debe tomar la dosis más baja que alivie el dolor. Se recomienda tomar 50 mg o 100 mg (habitualmente 1 o 2 cápsulas) cada 6-8 horas. Por lo general, no debe tomarse más de 400 mg (8 cápsulas) al día de no ser que el médico indique otra cosa. En caso de mejoría se suele valorar la reducción de la dosis de forma gradual y en función de los síntomas del paciente.

123rf Limited©designer491

El tramadol no está recomendado para niños menores de 12 años y, como todos los fármacos, debe valorarse bien su uso y dosis en personas mayores o con problemas renales o hepáticos. También en personas con problemas de salud y tratamientos farmacológicos debe valorarse bien si puede usarse este fármaco. En el embarazo y la lactancia debe ser el médico el que decida si el tratamiento debe llevarse a cabo, teniendo en cuenta que el tramadol se excreta por la leche materna y que, de requerir su uso, lo más adecuado es interrumpir la lactancia.

Efectos secundarios

Entre los efectos adversos más frecuentes se encuentra el mareo, las náuseas y el estreñimiento. Si éste último aparece, cosa muy habitual en personas que lo toman, puede recomendarse al paciente algún remedio natural para mejorar el tránsito intestinal, así como una correcta pauta dietética. También pueden aparecer otras reacciones adversas como dolor de cabeza, sequedad de boca, sudoración, alteración del ritmo cardíaco, bajada de tensión, trastornos del sueño, ansiedad, etc. Por supuesto, ante la aparición de estas señales siempre debe consultarse con el médico por si es necesario ajustar la dosis o retirar el tratamiento.

El tramadol puede producir dependencia y adicción con lo que al interrumpir el tratamiento se pueden producir síntomas de abstinencia como agitación, ansiedad, nerviosismo, insomnio, temblores y alteraciones gastrointestinales. Por eso cuando es hora de dejar el tratamiento debe realizarse con una pauta de reducción de dosis progresiva.

El tramadol puede producir dependencia y adicción con lo que al interrumpir el tratamiento se pueden producir síntomas de abstinencia

¿Qué criterio se suele usar para la prescripción de fármacos analgésicos y antiinflamatorios?

El criterio médico es imprescindible en el uso de estos tratamientos, aunque haya algunos fármacos que puedan usarse para el autocuidado. Para ciertos tipos de patologías o problemas de salud hay protocolos que se siguen y entre ellos destaca la Escala Analgésica de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Esta escala se publicó en los años ochenta pensando especialmente en el dolor oncológico, sin embargo, a día de hoy, es una guía a seguir a la hora de establecer una pauta para personas que sufren dolor. Se establecieron tres escalones como niveles de actuación empezando por el primero y subiendo al segundo o tercero en caso de que el tratamiento no de resultado.

Primera opción

Como primera opción, en el primer nivel, se encuentran medicamentos como el paracetamol, el ibuprofeno, el diclofenaco, otros antiinflamatorios no esteroideos y también el metamizol.

Segunda opción

En el segundo escalón encontramos la posibilidad de combinar opioides débiles, como el tramadol y la pentazocina, y otros fármacos que no son opioides como los del primer escalón.

Tercera opción

Y en el tercer nivel, cuando todo lo anterior no ha funcionado, encontramos la recomendación de combinar los opioides potentes como la morfina o el fentanilo y otros medicamentos analgésicos o antiinflamatorios del primer nivel. Todo esto lógicamente es una ayuda para la práctica clínica pero cada caso requerirá la valoración individualizada que realizará el médico.

El dolor sin duda es una vivencia negativa a la que el ser humano siempre ha buscado remedio, ya sea en la naturaleza, con el contenido de sustancias antiinflamatorias y analgésicas en plantas, o de forma sintética a partir del desarrollo de la química. Sea como sea, es muy importante que el tratamiento que se establezca para cada persona sea el que realmente necesita y en caso de complementar los tratamientos farmacológicos con productos naturales es importante consultar la adecuación y la posibilidad de interacciones.

Autora: Dra. Laura I. Arranz, Farmacéutica y Dietista- Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Septiembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here