Los aceites esenciales y los aceites vegetales son componentes básicos en la cosmética natural. Sin embargo, y aunque a menudo los podamos confundir, no son iguales. Ambos son sustancias naturales que proceden directamente de la planta y se pueden mezclar y combinar fácilmente con otros elementos.

Aceites esenciales y aceites vegetales
123rf Limited©madeleinesteinbach. Selección de aceites esenciales

Las diferencias entre aceites esenciales y aceites vegetales

De hecho, es algo muy habitual al trabajar con ellos para dosificar la concentración de sus componentes, que es muy elevada. No obstante, existe una clara diferencia entre los aceites vegetales y los aceites esenciales, tanto en su composición química, como en su proceso de obtención, sus beneficios y su aplicación.

Aceites vegetales

Los aceites vegetales se extraen de plantas y alimentos ricos en grasas (frutos secos, semillas, nueces) mediante procesos mecánicos (prensado o maceración). Tienen propiedades nutritivas, hidratantes, cicatrizantes y reparadoras, por lo que se usan frecuentemente para tratar la piel seca e irritada o el cabello dañado.

Están formados por vitaminas liposolubles (A, D, E, K), ácidos Omega 3 y 6, antioxidantes y oligoelementos, que favorecen el metabolismo celular y previenen el envejecimiento, actuando como antiarrugas. Así, por ejemplo, encontramos el aceite de rosa mosqueta (regenerador, cicatrizante, antiarrugas), de almendras (suavizante, hidratante, calmante y nutritivo), de jojoba (hidratante y antioxidante) o de caléndula (antinflamatorio y antioxidante, recomendado para quemaduras o el cuidado de la piel de los bebés). También destacan el aceite de oliva, sésamo, el germen de trigo o las mantecas de coco, karité y macadamia, entre muchos otros.

Beneficios de los aceites vegetales

Los aceites vegetales son cada vez más aclamados en cosmética porque no tienen ninguna contraindicación. Son aptos para todo tipo de pieles y se pueden encontrar en formatos muy distintos, ya sean cremas, mantecas, bálsamos, ceras, geles, jabones, sérums o productos de maquillaje.

Los aceites vegetales son cada vez más aclamados en cosmética porque no tienen ninguna contraindicación

A diferencia de los aceites esenciales, los aceites vegetales se pueden aplicar directamente sobre la cara, el cuerpo o el pelo. Dado que su textura es bastante ligera son fáciles de utilizar y de rápida absorción.

Aceites esenciales

Por otro lado, si nos fijamos en su composición química, los aceites esenciales no son aceites como tal. A diferencia de los aceites vegetales, no están compuestos por ácidos grasos. Más bien son una concentración de la esencia de la planta: sustancias líquidas, volátiles y muy aromáticas. Se obtienen generalmente por la destilación de ramas, flores, raíces, corteza o tallos de plantas muy específicas que responden a necesidades, molestias y docencias muy concretas. Son el extracto más puro y natural de las plantas, por lo que tienen una gran concentración de principios activos, también llamados quimiotipos o moléculas definidas. De ahí su olor intenso y sus múltiples propiedades cosméticas y terapéuticas.

Del mismo modo que protegen a la planta de hongos, enfermedades y plagas, aplicados en cosmética natural, sus componentes pueden actuar como antibióticos, antiinflamatorios, antisépticos, tonificantes, purificantes, regeneradores celulares o relajantes. Aportan ácidos grasos y vitaminas (A, E, D y B) que ayudan a retrasar los efectos del envejecimiento, reducir la aparición de manchas y arrugas, así como combatir la sequedad o tratar la celulitis. Algunos de los más habituales son el árbol de té (utilizado en tratamientos conta los piojos, hongos o acné), el argán (antiséptico que fortalece uñas y cabello), la manzanilla (de efecto calmante, antinflamatorio e hidratante) o el coco (hidrata y elimina impurezas y restos de maquillaje). Por otro lado, aceites esenciales como los de romero, lavanda, menta, jazmín, salvia, jengibre, eucalipto o vainilla, se utilizan especialmente en perfumería y en aromaterapia (a través de difusores).

Algunas advertencias

Los aceites esenciales también son aptos para todo tipo de pieles y cosméticos. Pero es importante tener en cuenta que pueden resultar tóxicos e irritantes si no se utilizan debidamente. Dada su intensa composición, los aceites esenciales no se pueden aplicar directamente sobre la piel. Siempre deben diluirse con otros ingredientes (aceites vegetales) para rebajar su elevada concentración de principios activos y aprovechar al máximo sus beneficios.

Los aceites esenciales no se pueden aplicar directamente sobre la piel

Lo más importante es saber qué aceites escoger y cómo utilizarlos y dosificarlos, bajo el asesoramiento de los especialistas. Por ello, en cosmética natural, los aceites esenciales se añaden a tónicos, perfumes naturales, desodorantes, elixires, aceites para masajes, geles, jabones y cremas, en cantidades controladas.

Autora: Ariadna Coma, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Agosto 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here