Aunque el envejecimiento cutáneo es un proceso biológico irreversible, es posible retardarlo. Para ello debemos identificar los factores que están acelerando el proceso, y aplicar un tratamiento cosmético en la piel en consecuencia.

¿Tu piel está envejeciendo? Descubre por qué y actúa
123rf Limited©Christoph Burgstedt. Virus y bacterias que entran en la piel humana

¿Por qué envejece la piel?

Los principales factores que influyen en el envejecimiento cutáneo son: la exposición al viento -especialmente en grandes altitudes y con baja humedad ambiental-, la exposición solar desmesurada, el calor y el frío extremos, la contaminación, una mala alimentación, escaso descanso, tabaco, estrés o inestabilidad emocional.

A mí me gusta pensar que somos como una manzana. Nada más nacer la vida nos pega el primer bocado, e irremediablemente comenzamos a oxidarnos poco a poco. Pero también comenzamos a vivir. Ser conscientes de ello nos ayudará a envejecer de forma agradable y consciente.

A cuántos más factores externos estemos expuestos, más hincapié debemos hacer en compensar el daño cutáneo. Porque para seguir cuidando nuestra piel, al mismo tiempo que disfrutamos de nuestra vida al aire libre, debemos procurar una especie de balanza. A mayor exposición, mayor cuidado cutáneo.

­ Aquí te muestro mi propuesta de rutina antiedad:

1. Limpieza

Debemos limpiar el rostro con un limpiador suave por la mañana y por la noche para facilitar la penetración de los activos que apliquemos a continuación.

2. Hidratación

La piel senil es casi siempre seca, por lo que puede ser adecuado aplicar cremas con una gran concentración de aceites, ceras y/o mantecas, y que además contenga algunos de estos activos:

  • Niacinamida al 5%
  • Vitamina C (5-15%), y vitamina E (2-20%), preferiblemente combinadas, son los antioxidantes más importantes debido a su capacidad para penetrar en la piel.
  • Té verde: La aplicación tópica de polifenoles del té verde antes de la exposición a los rayos UV conduce a un aumento de la dosis mínima de eritema, disminuye el número de células de Langerhans y reduce el daño del ADN en la piel.
  • Extracto de café: El extracto de los frutos de la planta del café (Coffea arabica) ha demostrado tener actividad antioxidante mediada por potentes polifenoles antioxidantes. Mejora las líneas finas, las arrugas, la pigmentación y la apariencia general.
  • Aceites vegetales: Granada, coco, cacahuete, sésamo, jojoba, almendras, rosa mosqueta.
  • Extracto de ginseng y de canela: Puede inducir la síntesis de colágeno tipo I, el componente principal de la capa dérmica de la piel.
  • Centella asiática: Mejora las propiedades viscoelásticas e hidratantes de la piel.
  • Aceites esenciales: Orégano, salvia, geranio, cúrcuma, tomillo, romero, albahaca, siempreviva.
  • Los carotenoides (provitamina A): Son potentes antioxidantes que neutralizan los radicales libres. Los encontramos en los aceites de zanahoria, calabaza, espino amarillo, albaricoque y pepita de frambuesa.
  • Silimarina: Un complejo flavonoide aislado de las semillas del cardo mariano que posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y anticancerígenas. Además, la silimarina puede complementar favorablemente la protección solar y proporcionar una protección antifotocarcinogénica adicional.
  • Coencima Q10: Reduce los radicales libres y aumenta la capacidad antioxidante.

A cuántos más factores externos estemos expuestos, más hincapié debemos hacer en compensar el daño cutáneo

3. Protección solar con filtros físicos

4. Sérums

Si vamos a estar expuestos a las inclemencias del tiempo o contaminación, podríamos utilizar sérum de aceites vegetales, y antes de dormir, aceites vegetales en sinergia con ceras y mantecas para nutrir la piel en profundidad.

Mi sérum para pieles maduras:

  • 48,5 gramos de aceite vegetal de granada
  • 0,5 gramos de vitamina E
  • 10 gotas de aceite esencial de geranio
  • 10 gotas de aceite esencial de siempreviva

5. Exfoliante

Una vez por semana, conviene utilizar un exfoliante suave y así eliminar, por efecto mecánico de arrastre, las capas más externas y deterioradas de la epidermis, que contribuyen a la pérdida del buen aspecto de la piel.

5. Mascarilla facial

Una vez a la semana o cada 15 días.

Podemos utilizar el polvo del grosellero indio, también conocido como amla, que promueve el contenido de procolágeno e inhibe el fotoenvejecimiento inducido por los rayos UVB.

Para ello, mezclamos polvo de amla con agua caliente. Debe quedar una textura como de chocolate espeso. Removemos bien y dejamos reposar 10 minutos. Antes de aplicar sobre el rostro podemos añadir dos gotas de aceite esencial y volver a remover. Aplicamos sobre el rostro y dejamos actuar unos 10 minutos. Aclaramos con agua tibia.

Autora: Victoria Moradell, Licenciada en periodismo, máster en dermofarmacia y formulación cosmética

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Junio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here