¿Padeces artrosis o artritis? Oímos hablar de ellas como si fueran lo mismo, pero son dos enfermedades diferentes. Las dos provocan dolor y afectan a una o más articulaciones.

Articulaciones para toda una vida
123rf Limited©Tatjana Baibakova. Alimentos ricos en magnesio

Enfermedades de las articulaciones

La artrosis afecta al cartílago (la almohadilla que está entre los huesos de la articulación y que sirve para que no se rocen), es una enfermedad degenerativa muy unida al sobrepeso y al envejecimiento y no suele presentar signos visibles hasta que está muy avanzada. Afecta sobre todo a las articulaciones que soportan mayor peso: caderas, rodillas, hombros, y columna vertebral. Afecta al 75% de los mayores de 65 años y va en aumento por el envejecimiento de la población.

La artritis afecta al líquido sinovial (un fluido espeso que sirve para lubricar y reducir la fricción cuando las articulaciones se mueven); es una enfermedad inflamatoria en la que aparecen signos inflamatorios (calor, hinchazón y enrojecimiento). La gota sería un caso particular de artritis.

Síntomas de la artrosis

La artrosis suele empezar a partir de los 40 años, e incluso antes si hay obesidad o se han “castigado” mucho las articulaciones con deportes de impacto excesivo. Las articulaciones “crujen” y el dolor empeora con el movimiento y mejora con el reposo (aunque este disminuye la masa muscular, por ello mejor evitarlo en lo posible).

La artrosis no tiene cura, pero se puede aliviar el dolor, mejorar la movilidad de la articulación y reducir el avance del desgaste del cartílago. La prevención es vital, ya que una vez el cartílago es destruido solo queda la intervención médica. Para ello, es clave evitar el sobrepeso, por lo tanto, en caso de existir es muy importante reducirlo. Además, la obesidad por si sola ya crea una inflamación en el organismo. El ejercicio físico ayuda a desarrollar la musculatura que soporta las articulaciones (si es la rodilla, por ejemplo, hay que fortalecer la parte superior de la pierna, el muslo). Se aconsejan ejercicios como nadar o caminar.

Un cambio en la dieta no puede curar la artrosis, pero puede reducir la inflamación y el malestar

Uno de los principales componentes de los cartílagos es el colágeno y a medida que envejecemos, su producción se va reduciendo. Por ejemplo, a los cuarenta años producimos la mitad de colágeno que en la adolescencia.

¿Cómo podemos obtener colágeno de los alimentos?

Los vegetales no contienen colágeno, pero pueden estimular su producción, pues contienen los aminoácidos precursores. También los alimentos ricos en vitamina C (frutas cítricas) y magnesio, ayudan en su fabricación.

Necesitamos también asegurar la ingesta óptima de proteínas. Garantizar el aporte de vitamina D, de vitamina K (kale, espinacas, acelgas, lechuga, brócoli, repollo, coles…) y de hortalizas ricas en azufre: ajos, cebollas, puerros, … y sin olvidar el aceite de oliva virgen que además de tener propiedades antiinflamatorias es fuente de vitamina E.

Los vegetales no contienen colágeno, pero pueden estimular su producción

Los minerales como el calcio y el fósforo son también muy importantes (atención con los refrescos carbonatados, ya que contienen mucho fósforo y debe haber un equilibrio entre calcio y fósforo). El magnesio ayuda a fijar el calcio en los huesos (plátano, frutos secos, verduras hoja verde, chocolate negro, etc.)

Sin olvidarnos del principal alimento, el agua imprescindible para una buena hidratación de todo el organismo.

¿Y qué alimentos evitar o moderar en caso de artrosis?

Azúcar, (favorece la pérdida de calcio por orina), pasteles, bollería industrial, refrescos azucarados. Grasas saturadas y trans. Alimentos procesados.

El magnesio ayuda a fijar el calcio en los huesos

Una ingesta excesiva de proteína animal, cafeína, o sodio (sal) favorecen la pérdida de calcio por orina; embutidos y quesos (ricos en grasas saturadas y sal). Enemigos importantes, el alcohol y el tabaco.

¿Qué más puedes hacer para proteger tus articulaciones?

Además de la alimentación antiinflamatoria y el ejercicio moderado, en caso de molestias por el frío, humedad, o sobrecarga, puedes ayudarte con cremas antiinflamatorias, así como preparaciones tópicas con aceites esenciales. Muy útil también es la aplicación de calor seco (en dolor crónico) en la zona afectada (esterillas eléctricas o similares) y frio en caso de dolor agudo.

Y si eso no es suficiente, puedes recurrir a los suplementos que ayudan a controlar la inflamación; omega 3, quercetina, cúrcuma, jengibre, colágeno hidrolizado tipo II, condroitina, glucosamina, y ácido hialurónico, vitamina D, vitamina C, etc.

Si tienes alguna duda para cuidar tus articulaciones, consulta a tu farmacéutico/a, está muy cerca de ti.

Autora: Dra. Marta Castells, Farmacéutica

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Abril 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here