La medicina integrativa como tal nace en EEUU en la década de 1990, pero previamente ya había aparecido a finales de 1970 la que se conoce hoy como Psiconeuroimunoendocrinología (PNIE), que refleja muy bien este abordaje integrador.

La PNIE: la importancia de recuperar el enfoque integrador de la medicina
123rf Limited©M R Fakhrurrozi

La PNIE presenta un abordaje integrador

Según la SESMI (Sociedad Española de Medicina Integrativa), «la medicina integrativa está basada en un trabajo científico y coordinado de salud entre los diferentes profesionales sanitarios y el paciente». En su definición añade que además de integrar «muchos de los conocimientos históricamente disponibles para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, integra todos los órganos del cuerpo en una unidad funcional incluyendo la mente, y finalmente, integra y hace partícipe activo al paciente del proceso de prevención y mejora de su salud».

Nuevo paradigma de visión integradora del ser humano

Las investigaciones científicas de las últimas décadas en torno a la física cuántica, la geometría fractal, los sistemas homeostáticos (por citar algunas), unido a los avances de la medicina en campos como las neurociencias, la genética, la biología molecular y celular, etc… y la importancia de los factores sociales y medioambientales en el proceso de salud-enfermedad, han contribuido a plantear un nuevo paradigma en la medicina alopática que recupera esa visión integradora del ser humano con su entorno, que ya estaba en las antiguas escuelas pitagóricas y que han conservado, en su esencia, algunas de las conocidas como terapias naturales.

La PNIE es una disciplina médica integradora que estudia las interacciones entre el sistema inmunitario, el sistema nervioso central y el sistema endocrino

Los orígenes

Para los griegos de la época pitagórica no existía la distinción tajante entre cuerpo y alma o cuerpo y mente. Hipócrates, padre de la medicina, decía que «cuando se enferma el alma, se enferma el cuerpo». Aristóteles planteaba que, «un cambio en el estado de la psique produce un cambio en la estructura del cuerpo y, a la inversa, un cambio en la estructura del cuerpo produce un cambio en la estructura de la psique».

También Pitágoras y sus discípulos introdujeron la idea de que la enfermedad y la salud dependían de la «diatia», (palabra griega que significa régimen alimenticio y modo de vida o movimiento) y daban suma importancia a la alimentación y la digestión, concluyendo, incluso, que las fermentaciones intestinales eran la causa de la mayoría de las enfermedades.

Estudios clínicos más recientes

Todo este conocimiento antiguo es el que la ciencia de las últimas décadas está constatando a través de cuantiosos estudios clínicos. Por ejemplo, gracias a algunos de los más recientes, podemos conocer el microbioma, es decir, el ADN de las distintas bacterias de nuestro intestino y cómo pueden influir, no solo en nuestra psique sino también en nuestro sistema inmunológico, endocrino y nervioso. Sabemos también que alrededor del 90% de la serotonina (conocida como la hormona de la felicidad) y el 50% de la dopamina (neurotransmisor asociado entre otras cosas al placer) se producen en el intestino, al que Gershon llamó «segundo cerebro».

La PNIE es una disciplina médica integrativa

Con este rasgo integrador y transdisciplinar, en el que se estudian las interconexiones que se producen entre los diferentes sistemas de nuestro organismo, surgió en los años 70 en EEUU el concepto de «Psiconeuroinmunología», término atribuido al psicólogo Robert Ader. En 1975 Ader, N. Cohen y David Felten publicaron un trabajo demostrando que las emociones afectan al sistema inmunológico. Después de éste, son miles los estudios que se han ido haciendo hasta consolidar la Psiconeuroimunoendocrinlogía (PNIE) como disciplina médica integrativa.

Actualmente, muchas personas padecen de patologías crónicas que no se encuadran en una especialidad concreta, sino que requieren observar el conjunto de síntomas y a la persona en su totalidad y cómo están interaccionando en el organismo todos los sistemas.

Mujer enferma luchando contra el cáncer. 123rf Limited©Katarzyna Białasiewicz

Xevi Verdaguer

Uno de los mayores expertos en PNIE de España, Xevi Verdaguer, gran divulgador de ésta desde sus inicios y codirector del Máster de PNIE (acreditado por la Federación de Medicina Integrativa) nos explica que la PNIE es una disciplina médica integradora, avalada ya por una cantidad ingente de estudios científicos, que estudia las interacciones entre el sistema inmunitario, el sistema nervioso central y el sistema endocrino. «Estos tres sistemas presentan una compleja red de conexiones para la que se necesitan diferentes especialistas médicos que se enfocan en la salud de la persona de forma global, dando respuesta a sus problemas desde su origen y de forma individualizada según cada persona».

¿Hasta donde llega la PNIE?

Esta comunicación entre los distintos sistemas utiliza un «lenguaje bioquímico» en el que intervienen sustancias producidas por los propios sistemas como son: los neurotransmisores, las hormonas y las citoquinas (estas últimas más popularmente conocidas ahora por su implicación en la sintomatología de la Covid 19).

De esta manera, muchas de las patologías actuales, de tipo hormonal (miomas, endometriosis, problemas de fertilidad…) autoinmunes (psoriasis, artritis reumatoide, fibromialgia…) y de ansiedad y depresión, cancerígenas, son abordadas desde la PNIE atendiendo a la interrelación de los diferentes sistemas del organismo.

Esta comunicación utiliza un “lenguaje bioquímico” en el que intervienen sustancias producidas por los propios sistemas

«El trabajo de la PNIE», dice Verdaguer, «es la suma de psicología, neurología, inmunología y endocrinología. Por eso, en el Instituto PNIE, trabajamos en conjunto un equipo de profesionales de diferentes perfiles: médicos, nutricionistas, psicólogos, ginecólogos, fisioterapeutas, farmacéuticos… que aplicamos la PNIE desde cada una de nuestras especialidades médicas, para entender a la persona y a su salud desde el origen y no desde las consecuencias».

¿Qué ha permitido conocer la PNIE?

Las recientes investigaciones desde este enfoque han permitido conocer, por ejemplo, que el origen de muchos de los síntomas de la fibromialgia son los bajos niveles de serotonina que caracterizan a estas personas, personas que se sobreponen a lo que antes se creía que era crónico: la fibromialgia.

Otras investigaciones como las del equipo de Maximiliam Ledochowski advirtieron «que la mala absorción de la fructosa y del sorbitol podían provocar problemas en la absorción a nivel intestinal del triptófano (aminoácido esencial imprescindible para poder fabricar serotonina). Así, una carencia de serotonina y otros metabolitos derivados del triptófano condicionan problemas digestivos, cambios anímicos, depresión, ansiedad, insomnio y más».

Sabemos también por los investigadores, que el aceite de oliva sabe imitar muy bien el efecto de un ibuprofeno (al inhibir la enzima COX productora de PgE2 pro-inflamatoria) y el de una aspirina.

«La alimentación es un factor que condiciona nuestra microbiota y ésta se relaciona con el eje MGB (microbioma-intestino-cerebro), es decir, la salud del intestino y la del cerebro. Hoy sabemos que este eje forma parte de un posible origen del síndrome depresivo», explica Verdaguer. Sabemos también cosas como que «las citocinas proinflamatorias, Il-6 y TNF-α, (inmunomensajeros) aumentan después de una discusión y se reducen tras recibir apoyo social».

Y se sabe incluso que estos inmunomensajeros destinados a aumentar las inflamaciones, la angustia y la depresión aumentan incluso antes de que se produzca la discusión.  De la misma manera, explica Xevi en su artículo «El apoyo social. ¿Necesitas un abrazo?», «pasar miedo por temor a lo que pase o pueda pasar, produce el mismo resultado en nuestro organismo: inflamación».

PNIE y pandemia

En la actual crisis sanitaria, es importante tener en cuenta este enfoque y atender a los aspectos preventivos que, en general, se basan en una alimentación saludable (con consumo de frutas, vegetales, legumbres, semillas…), la práctica regular de ejercicio físico, la eliminación de tóxicos como el alcohol, el tabaco, etc.…, un correcto y adecuado descanso para recuperar energía, el contacto con la naturaleza, hacer ejercicios de respiración o prácticas que trabajen con ella como el yoga, el tai chi, y mantener una actitud positiva fomentando unas relaciones afectivas positivas y desechando las negativas.

Autora: Marta Gandarillas, Periodista especializada en Salud Natural, Titulada superior en Naturopatía y Terapeuta de Jin Shin Jyutsu

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Abril 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí