Las dietas detox son muy frecuentes en las épocas festivas y de celebraciones, pero la realidad es que no existe ninguna dieta detoxificante. Lo que sí puede resultar útil es el ayuno.

El ayuno: la mejor dieta détox

Dietas detox

Los días de fiesta o celebraciones suelen seguirse de artículos y noticias que nos cuentan los beneficios de las dietas detoxificantes, especialmente cuando estas son seguidas por actrices, cantantes e influencers. Dieta cetogénica, líquida, de jarabe de arce, de zumo de limón, basada en determinados preparados y suplementos… todas estas variantes van sumándose a una creciente oferta en la que cada cual puede escoger según sus gustos y su presupuesto.

La realidad es que no existe ninguna dieta detoxificante porque ningún alimento detoxifica.

El organismo se detoxifica solo cada uno de los minutos del día. Todos nuestros órganos, pero especialmente el hígado, los riñones y el sistema linfático, así como la piel y el intestino, trabajan incesablemente y de forma eficiente eliminando desechos. Además, todas las células del organismo tienen la capacidad de reparar los errores en su material genético o de autodestruirse si esta reparación no es posible, manteniendo sano al conjunto del organismo.

Intentar interferir en este proceso es como intentar controlar los latidos del corazón: en el mejor de los casos una pérdida de tiempo y dinero. En otros casos podría ser hasta peligroso.

Ayuno

Lo que sí es útil es no poner obstáculos para que nuestro cuerpo lleve a cabo estas funciones de forma autónoma. ¿Cómo? Con una práctica que la humanidad ha conocido desde sus orígenes y que muchos animales también practican: el ayuno.

El ayuno ha sido una práctica espiritual y de salud en todas las tradiciones religiosas. También ha sido un arma terapéutica clásica de la medicina naturista, y en los países donde esta se desarrolló con fuerza el siglo pasado, como Alemania, son numerosas las clínicas donde los pacientes ayunan bajo supervisión médica, con fines tanto preventivos como curativos. En España también encontramos desde hace años algunos centros médicos dedicados a esta terapia.

¿Cómo funciona el ayuno?

Pasadas las primeras horas de ayuno, empiezan a producirse cambios importantes a nivel celular y molecular. Los niveles de hormona del crecimiento aumentan y los de insulina disminuyen, lo que favorece la pérdida de grasa y la ganancia de masa muscular. Las células inician procesos de reparación celular y se producen cambios en la función de los genes relacionados con la longevidad y la protección contra enfermedades.

A lo largo de la historia se han recomendado diferentes modalidades de ayuno, de un día a varias semanas de duración. En los últimos años sin embargo, ha ido creciendo el interés entre médicos y científicos por una modalidad de ayuno conocida como ayuno intermitente.

Los beneficios del ayuno intermitente

El ayuno intermitente es una práctica que se lleva a cabo de forma indefinida, o al menos durante tiempo prolongado, y consiste en reducir el número de horas del día durante las cuales comemos. Una de las pautas más recomendadas es la de comer durante un periodo de 8 horas, manteniéndonos en ayunas durante las otras 16. Esto significaría por ejemplo comer a las 12:00 y cenar a las 20:00 horas. Otra pauta aconseja ayunar completamente (o ingiriendo solo 500/600 calorías) dos días diferentes de la semana.

¿Qué nos dice la ciencia? Estudios realizados en humanos han mostrado que aparte de facilitarse la pérdida de grasa corporal, especialmente a nivel abdominal, que es la más peligrosa, mejoran los niveles de azúcar en sangre, la tensión arterial, la frecuencia cardíaca y el rendimiento físico-deportivo. A medio y largo plazo mejora la resistencia celular ante el estrés oxidativo, lo que puede servir como protección frente al cáncer y enfermedades degenerativas, así como aumentar la esperanza de vida.

El ayuno y el ayuno intermitente son prácticas preventivo-curativas que podemos incorporar a nuestra vida diaria de forma permanente

Sin embargo el ayuno no es una opción para todo el mundo.

¿Quiénes no deben ayunar?

  • Los bebés, niños y adolescentes.
  • Las mujeres durante el embarazo y la lactancia – probablemente tampoco si estás tratando de concebir.
  • Las personas con trastornos alimentarios como anorexia y bulimia.
  • Las personas muy delgadas, con un IMC < 20.

¿Quiénes deberían ayunar bajo supervisión médica?

  • Las personas con diabetes, hipertensión, enfermedades renales, hepáticas o cardíacas o con cualquier tipo de tumor. Aunque el ayuno puede ser muy beneficioso en estas enfermedades, no es recomendable hacerlo a solas en casa pues pueden surgir complicaciones. Busca un profesional sanitario experto o mejor un centro médico donde se realicen estas terapias.
  • Después de los 70 años, el ayuno intermitente en alguna de sus modalidades puede ser beneficioso, pero es mejor contar con la ayuda de un profesional, especialmente al principio.

Si eres una persona adulta sana y quieres probar los beneficios del ayuno empieza por ir adelantando la cena y retrasando el desayuno de manera que por lo menos estés 13 horas diarias sin comer. No comas inmediatamente tras levantarte. Toma una infusión y espera hasta sentir de verdad hambre. Debes hacerlo paulatinamente y nunca forzando tu cuerpo. Rompe el ayuno en cuanto sientas malestar. Intenta también dejar de picar constantemente entre horas, y en cambio hacer dos o tres comidas diarias completas y nutritivas. Muchas veces picoteamos no por hambre, sino por aburrimiento o ansiedad.

Si ves que esto te resulta beneficioso puedes tratar de incorporar a tu rutina la práctica 16:8 (16 horas de ayuno al día) o una más breve; o ayunar un día a la semana. Este día puede ser de ayuno completo o incluir una o dos comidas muy ligeras (frutas, sopas o cremas de verduras) que no supongan más de 500 calorías si eres mujer o 600 si eres varón. En cualquier caso, es importante siempre mantenerse muy bien hidratado bebiendo agua, infusiones, y caldos de verduras.

Como puedes ver el ayuno y el ayuno intermitente no son dietas rápidas para perder unos kilos o afinar los poros de la piel, sino prácticas preventivo-curativas que podemos incorporar a nuestra vida diaria de forma permanente, de la misma forma que incluimos el descanso, el ejercicio, la meditación o una dieta saludable.

Autora: Doctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Enero 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here