Alba Marín nació en Mieres, Asturias, en el año 1988. Es técnica de laboratorio, Master EMBA executive y gerente de la empresa. Segunda generación familiar al frente de Cosmètics Giura, empresa de cosmética ecológica certificada desde 1992. Su principal afición es el ahondar en el conocimiento sobre botánica, los principios activos de las plantas y la manera de trasladarlos a la cosmética.

Alba Marín

¿Qué factores son clave en la formulación de un cosmético natural?

Los ingredientes de una fórmula deben ser eficaces, seguros, de la máxima calidad y respaldados por una ficha técnica impecable. A su vez, en la formulación deben limitarse al máximo los conservantes, y para ello, una manera muy eficaz es la utilización de plantas frescas para la obtención de extractos y aceites, que aportan antígenos naturales de la propia planta a los extractos obtenidos, reduciendo de manera significativa la necesidad de conservantes artificiales.

¿Cómo determina el origen de los ingredientes la calidad y eficacia de un cosmético?

La eficacia de un producto cosmético viene determinada por una correcta formulación que tenga en cuenta la sinergia entre los distintos ingredientes con el objetivo de multiplicar la eficacia de cada uno de ellos. La calidad la determina la suma de las calidades de cada uno de los ingredientes, el equilibrio y acierto de la fórmula, el cuidado y la rigurosidad en la elaboración, y por supuesto la ausencia de ingredientes dudosos o claramente perjudiciales.

¿Cómo y por qué nace Cosmètics Giura en 1992?

A partir de la constatación del hecho que el 99% de los productos cosméticos de la época contienen substancias dudosas, o directamente peligrosas, que además son acumulables en el organismo, y que parecen tener como objetivo crear un aspecto agradable que en realidad es solo una capa externa que oculta y disimula, pero que no contribuye a la mejora interna.

«Es necesario que el consumidor sepa leer e interpretar las etiquetas de los productos para discernir no solo los ingredientes peligrosos y reconocer los necesarios, útiles e imprescindibles»

¿Qué os diferencia de otras marcas?

En Giura realizamos, y por lo tanto controlamos el proceso de principio a fin, fabricando a partir de plantas de cultivo ecológico propio en el 75-80% de la materia primera que utilizamos. La única herramienta utilizada para la obtención de nuestros principios activos -extractos y aceites vegetales-, es el factor tiempo, prescindiendo de extracciones forzadas por calor, presión o agentes químicos, que, si bien rentabilizan y aceleran los procesos, también alteran químicamente los resultados afectando a la calidad y a la eficacia.

¿Cómo influye el enfoque holístico y el proceso artesanal en el resultado final?

De alguna forma queda ya explicado; la sinergia entre ingredientes, la selección de las plantas, y la extracción natural marcan absolutamente la calidad y la eficacia del producto final. Es como si comparamos la calidad de una manzana que se ha recolectado todavía sin madurar, protegida de infecciones por conservantes-fungicidas químicos, madurada en ambiente artificial (cámaras refrigeradas), y comercializada meses después, con una manzana cultivada libre de químicos, recolectada en el momento idóneo de maduración y consumida en un corto plazo después de la recolección.

En un mercado poco regulado y en el que “todo es sostenible”, ¿qué garantiza la pureza de la cosmética natural?

Actualmente existen organismos que certifican procedimientos y metodologías que supervisan y garantizan, en base a unos protocolos en constante evolución, que quienes se someten a ellas cumplen con dichos protocolos y, por lo tanto, ofrecen productos con unos estándares de calidad. Aún y así no es suficiente, un producto puede ser ecológico y avalado por una certificación, y no obstante su calidad y eficacia pueden ser mediocres. Es necesario que el consumidor sepa leer e interpretar las etiquetas de los productos para llegar a discernir no tan solo los ingredientes peligrosos, o no recomendables, también es necesario reconocer los necesarios, útiles e imprescindibles. Pueden existir, y de hecho existen, productos ecológicos y certificados que no contienen principios activos útiles y necesarios para la función a que está destinado el producto en cuestión. No solo vale conocer lo que no deben contener, es imprescindible conocer lo que sí deben contener.

Autor: Oriol Urrutia, Co-Editor y Politólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Febrero 2024