La OMS define la buena salud mental como «un estado de bienestar en el cual cada individuo puede desarrollar su potencial, afrontar las tensiones de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera, y así aportar algo a su comunidad, manteniendo en equilibro todo aquello que le rodea (sociedad, trabajo, familia…)».

Salud cognitiva
123rf Limited©microgen

Un trastorno mental se caracteriza por una alteración clínicamente significativa de la cognición, la regulación de las emociones o el comportamiento de un individuo. Por lo general, va asociado a angustia o a discapacidad funcional en otras áreas importantes. Son ejemplos de trastorno mental, la depresión, el trastorno bipolar, la psicosis, la esquizofrenia, la drogadicción, el insomnio, el sonambulismo, el estrés post traumático...

El deterioro cognitivo es un síndrome clínico caracterizado por la pérdida o el deterioro de las funciones mentales por fallos del cerebro. Son ejemplos de problemas cognitivos las pérdidas de memoria, atención y concentración, la dificultad grave de orientación, dificultad para el cálculo, comprensión, juicio, lenguaje y reconocimiento visual. Todo ello puede convertirse o ser causa de demencia, Alzheimer, ictus, amnesia, Parkinson, epilepsia…

El cerebro es el órgano más exigente por lo que es vital nutrirlo adecuadamente

El centro neurálgico de la salud mental es el cerebro, un núcleo complejo del sistema nervioso central, conectado a todos los aspectos del cuerpo humano que debe funcionar continuamente, controlando y respondiendo señales y comandos para lograr un funcionamiento óptimo de nuestro organismo. Es el órgano más exigente por lo que es vital nutrirlo adecuadamente.

Diferentes estudios han destacado la importancia de seguir adecuados hábitos de vida para influir positivamente en la salud del cerebro. Lograr un buen descanso, control de peso, hacer de forma regular ejercicio moderado y el practicar técnicas de meditación mejoran el rendimiento cognitivo. El alcohol está asociado con la reducción del rendimiento de la memoria. Por tanto, limitar su consumo contribuye a la salud del cerebro.

Las investigaciones también han demostrado que el consumo excesivo de azúcar y carbohidratos refinados han sido asociados con mala memoria, demencia, deterioro cognitivo y función cerebral reducida. Por lo tanto, es muy positivo llevar una dieta saludable, con un adecuado consumo de ácidos grasos omega-3, frutas y verduras ricas en antioxidantes, así como legumbres y carbohidratos integrales.

Un trastorno mental se caracteriza por una alteración clínicamente significativa de la cognición, la regulación de las emociones o el comportamiento de un individuo

Salud cognitiva: Los complementos alimenticios naturales, un buen apoyo

Los complementos alimenticios de fuentes seleccionadas y en formulaciones diseñadas por especialistas, nos permiten aportar, de forma garantizada a nuestra dieta, nutrientes beneficiosos en la cantidad adecuada. Los principales complementos alimenticios naturales que nos pueden ayudar a tener una buena salud mental son:

  • Brahmi (Bacopa monnieri): Es una planta adaptogénica que se ha utilizado tradicionalmente para aumentar la longevidad y mejorar la función cognitiva. Se cultiva comúnmente en el continente asiático, predominantemente en la India, Nepal, Sri Lanka y Vietnam, en ambientes tropicales húmedos. Presente desde la época ayurvédica, el brahmi promete ejercer efectos que mejoran la memoria y reducen la ansiedad, lo que lo convierte en un nootrópico útil. Los “nootrópicos”, son nutrientes que pueden mejorar uno o más aspectos de la función mental, mejorando también la concentración, la atención y el estado de ánimo.
  • Colina: Es importante para la salud del cerebro, siendo necesaria como cofactor de numerosos procesos. La colina actúa como un neurotransmisor en las uniones neuromusculares.
  • Vitamina B12 y ácido fólico: La vitamina B12 es clave y requerida para el desarrollo del cerebro. La evidencia sugiere que juega un papel fundamental en la prevención de trastornos del sistema nervioso central, trastornos del estado de ánimo y la demencia. Sus posibles mecanismos subyacentes incluyen la regulación de los niveles de homocisteína, la regulación de la producción de neurotransmisores y la mejora de la salud de los nervios. El ácido fólico también juega un rol crucial en el desarrollo y el mantenimiento a largo plazo del rendimiento cognitivo. Especialmente importante en el segundo y tercer trimestre del embarazo y para el rendimiento cognitivo entre los tres y siete años.
Salud cognitiva
123rf Limited©stocking
  • L-Teanina: Es un aminoácido presente casi exclusivamente en la planta del té (Camellia sinensis). En el cerebro aumenta la producción de dopamina y serotonina, y aumenta la actividad de las ondas cerebrales alfa, provocando un estado mental relajado, pero alerta.
  • Melisa (Melissa officinalis): Es una planta con olor a limón que proviene de la misma familia que la menta. Contiene de forma natural varios compuestos activos como el ácido rosmarínico, flavonoides y triterpenos. Se usaba en la antigua Grecia y Roma por vía tópica para el tratamiento de heridas. En el siglo XVII, el herborista inglés Culpeper afirmó que podía mejorar el estado de ánimo y estimular el pensamiento claro. Los ensayos clínicos han destacado que los extractos de melisa estandarizados con ácido rosmarínico, han demostrado claros beneficios en lo que respecta a la memoria y el rendimiento cognitivo.

¡La salud mental es una prioridad, cuidarla es mejor que curarla!

  • Salvia (Salvia): Se ha utilizado desde la antigüedad como agente natural antiséptico, astringente y antiinflamatorio. En tiempos más modernos, ha ganado popularidad entre las mujeres que sufren los síntomas de la menopausia, ya que también ejerce efectos fitoestrogénicos. Hay más de 700 especies de salvia, pero en particular Salvia officinalis y Salvia lavandulifolia han sido bien estudiadas por sus beneficios para la salud cognitiva.
  • Coenzima Q10: También conocida como ubiquinona, es una sustancia natural y un componente esencial de las mitocondrias, la unidad productora de energía dentro de nuestras células. Está implicada en la producción de ATP, la molécula de energía. Los beneficios de la CoQ10 se centran en la producción de energía y en sus beneficios como antioxidante. Investigaciones recientes sugieren que también es beneficiosa en los trastornos neurológicos, ya que se ha descubierto que los pacientes con enfermedad de Parkinson tienen niveles reducidos de CoQ10 dentro de las mitocondrias plaquetarias.
  • Probióticos y prebióticos: La evidencia científica actual demuestra que el microbiota intestinal juega un importante papel en el desarrollo de trastornos mentales. Gracias a la comunicación bidireccional que existe en el eje cerebro intestino, el uso de bacterias probióticas podría no sólo mejorar los síntomas intestinales asociados a los trastornos mentales, sino también los psicológicos.

Es muy positivo llevar una dieta saludable, con un adecuado consumo de ácidos grasos omega-3, frutas y verduras ricas en antioxidantes, así como legumbres y carbohidratos integrales

Todos estos nutrientes se pueden conseguir como complementos alimenticios de forma individual o como complejo nutricional; si están formulados de forma equilibrada, de buenas fuentes veganas 100% naturales, en formas altamente biodisponibles y sin excipientes indeseados, podrán trabajar en sinergia y sintonía ayudando a conseguir las cantidades mínimas que requiere la bioquímica de nuestro organismo. Aquellas personas que sigan protocolos con medicamentos deben consultar con el especialista antes de tomar cualquier complemento alimenticio. ¡La salud mental es una prioridad, cuidarla es mejor que curarla

Autor: Pedro Porta. Director y Empresario, Sector Complementos Alimenticios

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Enero 2024