Silvia Noguer Torrell es terapeuta y formadora de Terapia de Polaridad. Licenciada en Bellas Artes y actualmente responsable del Departamento de Conservación-restauración del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. Con más de 20 años de experiencia en terapia de polaridad, se formó también en Medicina Tradicional China, Ki Gong médico y masaje metamórfico. Durante 6 años presidió la Asociación Española de Terapia de Polaridad. Desde hace unos años comparte consulta con su hermana M.ª Teresa Noguer en el Centro Oftalmológico Noguer.

Silvia Noguer Torrell

La Terapia de Polaridad aúna muchas técnicas y disciplinas y parte de una visión del ser humano que va más allá del enfoque puramente estructural y bioquímico ¿en qué se basa?

En los principios universales de la energía de atracción, repulsión y neutralidad, cuya interrelación conforma todos los aspectos de nuestra vida y constituye todo un sistema terapéutico holístico enfocado en la construcción de la salud en el cual la persona participa de manera activa.

Es bien sabido que los campos electromagnéticos dominan el universo. Desde la terapia de polaridad se sabe que colaborar con dichas fuerzas, que son las que organizan también nuestro cuerpo físico desde la concepción y durante su desarrollo evolutivo, mejora las funciones del mismo. Así pues, se trabaja sobre la base de la biofísica y constituye una terapia de biocampo.

¿Puedes explicar un poco más que significa esto de que es una terapia del biocampo?

Cada célula del cuerpo tiene un pequeño campo magnético. Por ejemplo, cuando se realiza una resonancia magnética nuclear, lo que detectamos es precisamente ese campo magnético. La suma de todos los campos de células, tejidos y órganos del cuerpo humano forman un entramado energético denominado biocampo.

En el biocampo, la información se transmite en forma de ondas, frecuencias, patrones de interferencia, parecidas a las señales de radio y TV que nos rodean, aun cuando no somos capaces de percibirlas.

«En la Terapia de Polaridad se trabaja sobre la base de la biofísica y constituye una terapia de biocampo»

Nos encontramos pues ante un modelo de biología ampliado, que nos conduce a una comprensión diferente del sistema de comunicación intercelular a través del tejido conectivo, el más extenso del cuerpo. Las células se comunican entre sí a través del colágeno que lo conecta todo a gran velocidad. Lo hacen por medio de señales electromagnéticas (electrones, protones, biofotones). Se trata del denominado efecto piezoeléctrico. Por ejemplo, cuando nos realizan un ECG (electrocardiograma) o un EEG (electroencefalograma), estamos visualizando un trazado que traduce también una señal electromagnética.

Y, sin embargo, al hablar de energía vital y terapias energéticas mucha gente habla de que «cree o no cree en estas cosas», pero la ciencia hace mucho que lo explica ¿no?

Desde luego. La energía del cuerpo humano circula a través de los campos electromagnéticos, influyendo en el funcionamiento de todo nuestro sistema. De esta manera, los toques realizados con las manos del terapeuta influyen en estos campos favoreciendo el movimiento energético. De la misma forma que existen fuerzas electromagnéticas que unen las partes de un átomo, existen patrones sutiles de energía que crean y sostienen a todos los seres vivos. Se trata de la energía vital que se expresa a través de nuestro cuerpo físico, nuestros pensamientos, sentimientos, relaciones personales y experiencias cotidianas.

¿Es en esto en lo que se basó el Dr. Stone?

Sí, el Dr. Stone identificó una serie de de patrones energéticos que permiten al terapeuta el trabajo de la energía desde lo más sutil a lo más denso, lo cual incluye los diversos sistemas que constituyen el organismo, la mente y el espíritu.

¿Podrías concretar un poco más cómo se trabaja en una sesión de Terapia de Polaridad?

A partir de un diagnóstico establecido en función del historial de la persona, la anamnesis, la observación, los principios de la Terapia de Polaridad y el toque el terapeuta localiza los bloqueos energéticos causantes de la pérdida de salud. A continuación, las manos del terapeuta, con su potencial energético (entre 3-7 herzios), aplican toques y movimientos de mayor o menor intensidad sobre diferentes puntos y áreas del cuerpo, con el objetivo de restablecer el libre flujo de la energía. Todo ello siguiendo unos mapas relacionados, simplificándolo mucho, con la reflexología y los sistemas de nadis, chakras y meridianos. Mediante los toques el terapeuta facilita y acompaña el proceso de desbloqueo energético facilitando así la libre circulación de la energía a través de la “anatomía inalámbrica”, tal como el Dr. Stone la denominó.

«Las células se comunican entre sí a través del colágeno que lo conecta todo a gran velocidad»

Y ¿qué puede experimentar la persona que acude a una sesión?

Pues el movimiento de la energía puede ser experimentado en ocasiones y de diferente manera, según la persona, en forma de calor, hormigueo o circulación ondulante. La suave aplicación de las manos, en contacto con el cuerpo, aporta una sensación de confort y arropamiento que apoya la reorganización del propio sistema. Además generalmente se produce una relajación profunda de manera que la persona puede incluso dormirse. En otras ocasiones, dado que la información contenida en el campo energético es global, puede despertar alguna emoción que el terapeuta acompaña hasta liberar el bloqueo subyacente.

¿Y cuánto dura una sesión?

Puede tener una duración más o menos larga según la persona y la patología a tratar. La edad también es un factor a tener en cuenta. En el caso de niños una sesión acostumbra a no ser superior a media hora. En el caso de adultos una sesión puede oscilar entre cuarenta y cinco minutos y una hora.

Existen trabajos publicados que recomiendan la Terapia de Polaridad como terapia complementaria en pacientes en tratamiento oncológico con quimioterapia y radioterapia, ¿cómo han resultado estas experiencias?

Pues por ejemplo, tras 18 meses de experiencia de la Unidad de Salud Integrativa del Hospital de Terrassa (Barcelona) en cuyo Hospital de Día de Oncología se ofrece gratuitamente, entre otras terapias, la Terapia de Polaridad, se han observado reducciones estadísticamente significativas de los niveles de ansiedad y depresión, mejoría significativa de la calidad de vida, reducción también de síntomas como dolor, náuseas y fatiga y una aceptación y satisfacción del 100%.

Autora: Marta Gandarillas, Periodista especializada en Salud Natural, Titulada superior en Naturopatía y Terapeuta de Jin Shin Jyutsu

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Noviembre 2023