La expresión española “ortomolecular” se compone de dos palabras: ‘ortho’ (del griego: preciso, correcto o adecuado), y ‘molecular’ (referido a la molécula). En otras palabras, «Cuando hablamos de alimentación ortomolecular, nos referimos a utilizar las moléculas adecuadas para cubrir las carencias que provocan alteraciones de salud. Cuando cubrimos esas carencias, mejora nuestro tono vital».

alimentación ortomolecular
123rf Limited©puhhha

Cuándo emplear la alimentación ortomolecular

Como profesional dedicado desde hace décadas al uso de la alimentación ortomolecular, puedo decir que es una magnífica herramienta que suelo emplear en mi gabinete. Cuando acuden a mi consulta clientes con necesidad de mejorar su vitalidad, agilizar su mente u optimizar su estado anímico, uso esta valiosa técnica para conseguirlo.

Por ejemplo, cuando hay necesidad de potenciar la energía mental, en caso de personas que padecen depresión, ansiedad, etc., aun llevando tratamiento médico oficial, recomiendo el uso de nutrientes específicos, según necesidad. En estos casos concretos, es bueno aumentar la ingesta proteica en el desayuno. En el caso de individuos que opten por una alimentación de corte vegano / vegetariano, la inclusión de la avena, frutos secos, sésamo, etc., mejorará el rendimiento intelectual y mental durante la jornada matutina, regulando los niveles de neurotransmisores y de glucosa, evitando las temidas hipoglucemias reactivas. Si la persona no es vegana, la opción de incluir el huevo como alimento, ofrece un buen resultado también. Nos hace recordar la costumbre tradicional del huevo ‘pasado por agua’. También lo recomiendo en forma de tortilla o cocido, según se prefiera. En estos casos, el incluir como complemento un complejo B da buenos resultados, mejorando el humor y la ‘chispa’ necesaria en las primeras horas del día.

Los ultraprocesados, en la mayoría de casos, son auténticos ‘ladrones’ de nutrientes

Evitar ciertos alimentos

Hay que tener en cuenta que, si bien es necesario aportar nutrientes específicos para tonificar al individuo, no es menos importante evitar aquellos alimentos que, por ende, se convierten en lastres nutricionales impidiéndonos gozar de la energía necesaria. Suelo recomendar la eliminación, o control, dependiendo del caso, de tres grandes grupos de alimentos: trigo y derivados, leche animal y azúcar y dulces. Con respecto al trigo, suelo ser más benevolente con la espelta; con respecto a los lácteos, con el queso de cabra o el yogur griego sin azúcar; y en cuanto al azúcar, con los endulzantes naturales (miel, sirope de agave, stevia), siempre en cantidades reducidas. Los ultraprocesados también son alimentos que hay que evitar. Con respecto a los primeros, pertenecen a los alimentos productores de inflamación, según avalan las pruebas realizadas con ellos. En cuanto a los ultraprocesados, carecen de los nutrientes necesarios, en la mayoría de casos son auténticos ‘ladrones’ de nutrientes.

En otro orden de cosas, cuando las personas vienen polimedicadas y sienten ese agotamiento ponderal propio de su situación, se abre la oportunidad de recomendar alimentos que alivien de tóxicos el organismo. Se trataría de un agotamiento de los emuntorios. Es bueno incluir verduras crudas en ensalada, especialmente las que son amargas (diente de león, rúcula, etc.) y aquellas de color verde oscuro (ricas en magnesio). Añadiríamos a estas, fitoterapia para ayudar al hígado (rábano negro, alcachofa desmodium, etc.) y, por supuesto, aminoácidos azufrados para la activación depurativa del hígado. El resultado se nota en una revitalización de la persona, a pesar de sus patologías.

alimentación ortomolecular-2
123rf Limited©yelenayemchuk. Ensalada de invierno, con remolacha hervida, cebolla roja, naranja, granada, perejil, piñones y lechuga

En ocasiones, hablaríamos de personas que acuden por estados inflamatorios recidivantes. Éstos causan también cansancio, en ocasiones poco o nada justificado. Se agotan los antioxidantes ingeridos por la alimentación y los endógenos no son suficientes para soportar semejante agresión. Hay que destacar que cuando faltan moléculas en el organismo se utilizan sustitutos, de modo que, en ocasiones, cuando percibimos nuestro estado, hemos pasado de la fase subclínica a la fase clínica. De ahí la importancia de aportar alimentos que nutran nuestro organismo. Hablaríamos de alimentos poco o nada procesados, biológicos a ser posible, frescos y de proximidad. Son los que más antioxidantes nos aportan. Reducimos los procesos inflamatorios que cursan con aumento de radicales libres. En estos casos son útiles los aceites de primera presión, los frutos secos crudos, el aguacate, las frutas frescas, los frutos del bosque y frutos rojos, etc. Podemos incluir, las vitaminas C y E, entre otras.

Los alimentos poco o nada procesados, biológicos a ser posible, frescos y de proximidad son los que más antioxidantes nos aportan

Microbiota intestinal y digestión

Si la alimentación ortomolecular es útil, probablemente en el campo que más eficaz resulta es en el del área digestiva. En gran cantidad de casos, las alteraciones del microbiota intestinal son la fuente de desvitalización del organismo. Hay que recordar que la digestión empieza en la boca. De ahí que se deba recomendar una masticación consciente y una correcta salivación. Es bueno no beber mucho líquido durante las comidas, de ese modo las enzimas salivares ejercen bien su función. En ocasiones, es en el estómago donde se presentan los problemas. Una pobreza de jugo gástrico, con carencia de enzimas, dificulta el correcto procesado de los alimentos. Si se diera este caso, incluir una ensalada como acompañamiento del plato principal resulta de gran ayuda por el aporte de enzimas naturales. Si fuera insuficiente, podemos aportar lipasas, proteasas o amilasas, o un conjunto de ellas, para un correcto manejo de los alimentos en el estómago.

Hay que recordar que un correcto pH estomacal permitirá el aprovechamiento y absorción de las vitaminas (especialmente las del grupo B) en el duodeno. En esta función también intervendrán las bacterias intestinales (acidófilas especialmente) que, como su nombre indica, necesitan un pH ácido para desempeñar correctamente su trabajo. Si se diera el caso, el aporte de probióticos (de diversas cepas) puede mejorar el clima intestinal y, por tanto, la digestión. A medida que avanzamos en el tubo digestivo, necesitaremos otros microclimas intestinales adecuados para la correcta absorción. Cuando lleguemos al colon nos encontraremos con unas características propias de bacterias putrefactivas (son la mayoría) y menos fermentativas. De ahí que sea necesario corregir los distintos segmentos digestivos para que nuestro organismo no sufra más de lo necesario. El colon es un lugar de especial interés, ya que se encarga de la ‘gestión de basuras’ digestivas. Se requiere una barrera intestinal sana y firme para evitar el excesivo paso de tóxicos al torrente sanguíneo. En estos casos, si fuera necesario podremos aportar como complemento alimentario el colágeno que, por su riqueza en aminoácidos, permite una reparación de la barrera intestinal, desinflamando y protegiendo, o incluir la glutamina, como aminoácido aislado. Si queremos optimizar su efecto, las semillas de lino molidas (por su riqueza en omega-3) también ayudarán. Algunos alimentos ricos en glutamina son el trigo sarraceno, la soja, el tofu, los huevos y los quesos, por ejemplo.

Se requiere una barrera intestinal sana y firme para evitar el excesivo paso de tóxicos al torrente sanguíneo

Ciertamente, la alimentación ortomolecular puede aportar mucho con respecto al bienestar del ser humano. Mientras que al otro lado del Atlántico la tendencia es usar los nutrientes en grandes dosis, en este otro lado tendemos a usar complementos alimentarios en dosis dietéticas para corregir disfunciones orgánicas y optimizar el bienestar del individuo. Extiendo una invitación a cualquiera que quiera aprovecharse de las bondades de una técnica natural que puede potenciar su energía y vitalidad.

Autor: Salvador Molina, Titulado Superior en Terapias Naturales, Máster Nutrición Ortomolecular Socio Cofenat 1552

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Febrero 2022