El tai-chi contiene toda una filosofía de vida enraizada con las artes marciales y es un buen recurso físico y mental: junto a los movimientos corporales ayuda a despertar la consciencia del practicante.

Tai-chi: una gimnasia suave para desarrollar la calma
123rf Limited©nullplus

Tai-chi: una disciplina oriental

Originaria de China, esta disciplina forma parte de otras culturas orientales desde hace siglos y hoy es fácil ver cómo se practica en muchos parques de ciudades occidentales.

Ejercicio físico y arte marcial

El tai-chi es originariamente un arte marcial (Taichi Chuang) y una sofisticada herramienta para el desarrollo personal –físico, emocional, mental y espiritual–. De hecho, está considerado como uno de los deportes más eficaces para lograr resistencia física y cultivar la paciencia. Entre sus principales características encontraremos la delicadeza de movimientos, la suavidad, el énfasis en la concentración y la respiración.

El origen

El tai-chi apareció en China gracias a Lao Tsé (o Laozi) y el taoísmo, hace unos 2600 años. Como filosofía de vida, defiende la íntima unión de ser humano y la naturaleza. Recordemos que la práctica del Tao viene simbolizada por elementos como el popular dibujo del yin y el yang, que muestra dos polaridades o principios opuestos. A esta base filosófica se superpondría siglos después (600 d.C.) el desarrollo del budismo chan, más conocido como zen.

El tai-chi está considerado como uno de los deportes más eficaces para lograr resistencia física y cultivar la paciencia

No hay documentación histórica, pero la tradición ha considerado a Chang Sanfeng como creador del tai-chi, alrededor del siglo XIII. Era un monje que, tras estudiar en el monasterio de Shao-Lin durante diez años y empaparse de la sabiduría del Kung Fu, viajó por toda China adquiriendo grandes conocimientos sobre taoísmo. A partir de la combinación de estas dos filosofías o formas de vida creó el tai-chi chuán (“luchar de acuerdo al principio supremo”), que al principio se enseñaba como una disciplina esotérica.

Los ejercicios

En los ejercicios de tai-chi se utilizan técnicas procedentes de la medicina tradicional china para trabajar el sistema energético del organismo. A través de ellas, el tai-chi intenta liberar el “chi”, la energía vital atascada en los músculos y articulaciones. Los movimientos han de ser suaves, fluidos y relajados. No se usa la fuerza, como ocurre en otras artes marciales. Y es preceptivo, en todo momento, fijar la atención a la respiración, para que esta fluya libremente con el movimiento.

En los ejercicios de tai-chi se utilizan técnicas procedentes de la medicina tradicional china para trabajar el sistema energético del organismo

Los beneficios

Es un ejercicio especialmente recomendado para personas con problemas óseos, y también para personas mayores o en muy baja forma, aunque cualquiera puede practicarlo. Entre sus principales beneficios para la salud encontraremos:

  • Aumento de la energía: Revitaliza el organismo.
  • Aumento del equilibrio: Uno de los principios rectores del tai-chi es el concepto «echar raíces», es decir, anclarse en la tierra mientras el cuerpo se mueve sin perder el equilibrio.
  • Mejora de la figura: Aunque no se queman muchas calorías, sí acelera el metabolismo y trabaja la postura.
  • Levantamiento del ánimo: Promueve la sintonía entre cuerpo y mente mediante la meditación, reduce el estrés y la ansiedad y aumenta la autoconfianza.

Las formas y la práctica

Lo esencial en los ejercicios de tai-chi está representado por una o varias “formas”, que constan de secuencias (fluidas y predeterminadas) de movimientos (“cuadros”, “pasos” o “figuras”).

Un ejercicio completo de tai-chi puede llegar a tener hasta 128 movimientos sucesivos, que se deben elegir entre 64 movimientos yin y 64 yang (suaves y fuertes, respectivamente). Por ejemplo: “Forma de 24 movimientos” (“Forma Pekín”) “Forma de 37 movimientos” (“Forma abreviada según Zheng Manqing”) “Forma larga del estilo Yang” con 108 posiciones. Por eso una sola forma puede llevar desde pocos minutos hasta una hora y media, según sean la cantidad de movimientos y la velocidad de ejecución.

123rf Limited©nullplus

¿Podemos aprender tai-chi en casa? Hoy es más fácil, gracias a Internet y las redes sociales. Conviene seguir las enseñanzas finales de un único maestro y practicar en un sitio tranquilo y amplio para practicarlo, sin distracciones importantes (nada de ventanas abiertas a calles ruidosas, música estridente o niños gritando): la meditación requiere de un entorno tranquilo.

Respiración y relajación

El tai-chi se basa en el control del movimiento, que debe ser reposado y fluido, para lo cual hay que seguir algunas recomendaciones:

  1. Calentar con la respiración adecuada y control de los pensamientos. En el tai-chi no hay lugar para la impulsividad, y para evitar sucumbir ante ella hay que despejar la mente. Para lograrlo ponte erguido, con los pies separados en línea con los hombros, y coloca la mano en tu abdomen, un poco por debajo de tu ombligo. Inhala y exhala por la nariz notando que esa zona se mueve.
  2. Conocer el propio cuerpo. Poco a poco, ve centrándote en relajar cada una de las partes de tu cuerpo, de manera que solo hagas fuerza con los pies para mantenerte erguido. Empieza por las partes más pequeñas, como dedos y orejas, y ve avanzando hasta estar completamente relajado.
  3. Echa raíces en el suelo. Imagina que tus pies y el suelo están unidos por largas raíces, convenciéndote a ti mismo de ello hasta que no puedas prácticamente separar los pies del suelo. Puedes moverte, pero nunca caer.
  4. Diferentes tipos de tai-chi. Como en todas las artes marciales, existen distintos tipos de tai-chí, con movimientos más o menos amplios. Escoge el que más se adapte a ti, ya que, si logras centrarte solo en uno, ayudará a que puedas concentrarte mejor.

Entre los estilos, el más conocido es el estilo Yang, que es en el que piensa la gente al pensar en tai-chi. El estilo Chen es muy dinámico, empezando lento para luego acelerar. El estilo Wu es el más sencillo, pero practicarlo bien cuesta mucho porque se centra en la lentitud, los movimientos casi imperceptibles y el movimiento interior del cuerpo. Finalmente, existe otro estilo, el Hao, pero está tan poco extendido que es casi desconocido en Occidente.

Es un ejercicio especialmente recomendado para personas con problemas óseos, y también para personas mayores o en muy baja forma

Recordemos también que el tai-chi que hoy conocemos perdió el Chuan en su denominación, porque una serie de grandes maestros, como el añorado Peter Yang, eliminaron su carácter de lucha frente a los demás.

Movimientos básicos del tai-chi

Su gran variedad de movimientos y rutinas son casi infinitos; no obstante, hay algunos movimientos que sí se pueden explicar brevemente:

  • Látigo simple. Tus brazos y tus manos se convierten en parte de un látigo. En este movimiento una de las manos adopta la forma del pico de un ave mientras ambos brazos se despliegan hacia los lados desde los hombros.
  • Alas desplegadas de la grulla blanca. Con ambos pies sobre el suelo, desplaza el peso del cuerpo sobre una de las piernas y luego sobre la otra, extendiendo los brazos en la misma dirección que las piernas.
  • Movimiento «verter«. Con los pies separados y alineados con los hombros, pasa el peso del cuerpo de una pierna a otra.
  • Círculos. Sitúa los brazos delante del cuerpo y haz círculos con ellos. Luego inténtalo también con las piernas, ya sea de pie o sentado. Todo muy lentamente.
  • Serpiente que repta«. Este movimiento es ligeramente diferente en cada estilo de tai-chi, pero la idea general es la misma: pasar de una posición en pie a una “emboscada profunda” con la mayor gracia posible.

Los ejercicios de tai-chi pueden ser parte de una rutina de entrenamiento, pero también pueden ser una forma de relajación en situaciones cotidianas. Además, también pueden resultar de ayuda para los practicantes de las artes marciales clásicas.

Autor: Jaume Rosselló, Editor especializado en salud y alimentación

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Octubre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here