Los pies son los que soportan todo el peso de nuestro cuerpo, los que nos arraigan a la tierra y con ellos caminamos por la vida. Pero además de eso, constituyen un  perfecto holograma de todo nuestro Ser y en ellos están reflejados no solamente todos los órganos de nuestro cuerpo físico, sino también nuestras emociones, nuestra forma de estar en el mundo y nuestra historia personal y allí es donde tiene cabida la reflexología podal.

Reflexología podal
123rf Limited©Dmytro Dudchenko

Los inicios de la reflexología podal

Los homínidos comenzaron a caminar sobre dos extremidades hace alrededor de seis millones de años, pero según algunos investigadores, la forma que tenemos de andar, cargando el peso en la parte delantera del pie, se inició con el Homo erectus hace casi dos millones de años. Desde entonces los pies son una de las partes fundamentales de nuestro cuerpo y han necesitado de terapias específicas para cuidarlos.

La reflexología, una terapia milenaria

Esto ya lo descubrieron los antiguos hace casi 5000 años y ahí se suelen situar los orígenes la reflexología podal.  Recomendada por la OMS de forma complementaria a la medicina convencional y reconocida como “una terapia útil para el dolor”, la reflexología consiste en la aplicación de masajes específicos en zonas, puntos y áreas de los pies que corresponden a cada uno de los órganos, glándulas y estructuras de nuestro cuerpo. Se cree que muy probablemente surgiera en China en la misma época que la acupuntura y fue practicada especialmente en Oriente. En el  “Huáng Dì NèiJing” del Emperador Amarillo, la obra escrita más antigua e importante de la Medicina Tradicional China, ya se hace referencia al interés de los científicos de la época por los pies y su relación con la salud.

Los pies son un canal hacia la espiritualidad y la salud

Resulta llamativo que diferentes culturas tradicionales, de zonas muy desconectadas entre sí, coincidían en ver en los pies un canal hacia la espiritualidad y la salud: es el caso de China, las tribus indígenas americanas, India o Egipto. En el Antiguo Egipto los masajes en los pies se consideraban un tratamiento médico. Se han encontrado varios pictogramas entre los que destaca  un papiro hallado en la tumba de un médico egipcio del año 2.330 a.C., en el que se ilustra la aplicación de los masajes en los pies. En diversos templos y monasterios de China   se pueden encontrar impresiones de los pies de Buda de los años 500 a 400 a.C., mostrando puntos de reflexología.

William H. Fitzgerald

Pero la reflexología tal y como hoy la conocemos  la introdujo en Occidente a principios del siglo XX, el médico norteamericano William H. Fitzgerald. Este otorrinolaringólogo fue quien, junto a un grupo de médicos, sistematizó el estudio de las zonas reflejas del pie. Descubrió que al presionar ciertas áreas de pies y manos con los dedos, se podía aliviar el dolor de otras partes del cuerpo. La fisioterapeuta Eunice Ingham avanzó en esta idea y confeccionó los mapas para la perfecta ubicación de los diferentes órganos del cuerpo. En sus trabajos se destaca la eficacia de la reflexología en la reducción del estrés y el estreñimiento, el tratamiento de problemas gastrointestinales, la estimulación de la circulación sanguínea y linfática, dolores menstruales, el asma, la calidad del sueño, las migrañas, la estimulación del sistema inmunológico o la fibromialgia, entre otros.

Hoy una terapia que complementa la medicina convencional

Países como Dinamarca, Suecia, Alemania, Finlandia, Singapur, Israel o EEUU utilizan la reflexoterapia en clínicas y hospitales como terapia complementaria de la medicina convencional. En los EE.UU,  el NCCAM (Centro Nacional para Medicina Complementaria y Alternativa)  dispone de una amplia base de datos con abundantes ensayos efectuados sobre aplicación de la reflexología como terapia complementaria.

En España, seguimos sin regular las terapias complementarias que otros países tienen integradas en sus sistemas de salud

Los hospitales más importantes de Israel (que atienden al 70% de la población), cuentan con departamentos de medicina complementaria y la reflexología es una de las terapias líderes en el tratamiento del paciente oncológico.

Los hospitales de Buenos Aires disponen de equipos de terapeutas reflexólogos en plantilla que trabajan fundamentalmente en las áreas de cardiología, ginecología y oncología, mejorando el estado de salud en pacientes que han sido sometidos a operaciones.

El caso de España

En España, donde seguimos sin regular las terapias complementarias que otros países tienen integradas en sus sistemas de salud, (con el consiguiente perjuicio para los usuarios que no pueden tener las garantías de que el profesional al que acuden tiene los conocimientos necesarios), vivimos de nuevo en la paradoja y nos encontramos ejemplos como el del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona, donde desde hace 15 años se emplea la reflexología en los pacientes infantiles oncológicos, con claros resultados de mejora en su calidad de vida.

Los pies, espejo de nuestra salud y memoria de nuestra vida

Toda nuestra anatomía se proyecta en los pies. Y aunque no son los pies la única zona refleja de nuestro cuerpo (las manos, las orejas, la espalda, el iris, la cara, la lengua… constituyen otros ejemplos de mapas reflejos de nuestro cuerpo) existe una relación directa entre nuestros pies y nuestro estado físico.

Cada pie representa la mitad del cuerpo, en el pie izquierdo está localizada la parte izquierda y en el derecho, la derecha. Según la reflexoterapia podal, gracias a los miles de terminaciones nerviosas situadas en los pies, se puede actuar por vía refleja en los órganos, glándulas, vísceras, tejidos, fluidos y demás estructuras internas de nuestro organismo, para reequilibrar cualquier desequilibrio. El cuerpo humano es una máquina perfecta, equilibrada y sinérgica en la que cada una de sus partes funciona al mismo tiempo para el beneficio del todo.

123rf Limited©Robert Przybysz

Beneficios de la reflexología podal

La reflexoterapia podal, a través de la estimulación de ciertos puntos llamados zonas de reflejo, consigue, por ejemplo, mejorar la circulación, ayudar a equilibrar el sistema inmunológico, limpiar el cuerpo de toxinas e impurezas a través del sistema linfático, reducir el estrés y la ansiedad… y de esta forma, consigue poner en marcha mecanismos que permiten reequilibrar nuestro organismo y prevenir así muchas enfermedades.

Al masajear las zonas reflejas de reflexoterapia podal, los órganos y demás estructuras con las que se corresponden dichas zonas, reciben un estímulo curativo.

El cuerpo humano es una máquina perfecta, equilibrada y sinérgica en la que cada una de sus partes funciona al mismo tiempo para el beneficio del todo

Es importante tener en cuenta que cuando se manifiesta dolor en algunos de los puntos reflejos del pie que se masajean, esto está indicando un desequilibrio que puede estar en ese órgano o estructura, cercano a él o puede que esté simplemente mostrando un bloqueo a ese nivel, pero la enfermedad aún no se haya manifestado.  En este sentido es en el que se puede hacer una verdadera terapia preventiva.

Observación y detección de todos los detalles

Además de la palpación, es importante la observación y detección de todos aquellos detalles como el color de la piel, durezas, callos, manchas, lunares, verrugas, uñas encarnadas, etc.., que dan información al terapeuta del estado general del organismo. También se comprueba la flexibilidad y consistencia de los tejidos, huesos, tendones y se observa cómo está el sistema circulatorio y linfático y si hay zonas inflamadas.

Los 10 puntos básicos

Petra Almazán, autora de varios libros sobre reflexología podal y directora del departamento de reflexología podal de Philippus Thuban resume en 10 puntos básicos los beneficios de esta terapia:

  1. Induce a un profundo estado de relajación y bienestar.
  2. Estimula la energía vital. Libera los bloqueos existentes y la hace circular de forma armónica y equilibrada.
  3. Mejora la circulación sanguínea y linfática, a nivel local y general, evitando que existan estancamientos de sustancias o residuos de desecho en los tejidos.
  4. Equilibra las transmisiones nerviosas y contribuye, así, a mantener el medio interno en perfectas condiciones.
  5. Depura y limpia el organismo de sustancias tóxicas.
  6. Favorece la respiración y la nutrición celular.
  7. Reduce el estrés, tensión y ansiedad.
  8. Normaliza las funciones orgánicas, glandulares y hormonales.
  9. Estimula las defensas del organismo. Provoca una mayor actividad del sistema inmunológico.
  10. Alivia el dolor.

Otro aspecto importante es que cuando tratamos una zona refleja, además de propiciar un mejor funcionamiento fisiológico, estamos tratando la emoción asociada a ese órgano o estructura. Con la reflexoterapia podal se puede liberar también la parte emocional bloqueada.

Para Petra Almazán, “habría que abstenerse de tratar mediante masaje reflejo en casos de problemas cardiovasculares o vasculares importantes, en infecciones con fiebres altas, en micosis del pie, en papilomas, en heridas o ulceras varicosas, en amenaza de aborto o en dolores agudos graves”.

Autora: Marta Gandarillas, Periodista especializada en Salud Natural, Titulada superior en Naturopatía y Terapeuta de Jin Shin Jyutsu

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Marzo 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here