La vacuna es un medicamento que entrena a nuestro sistema inmunitario para combatir una infección. Lo hacen estimulando la producción de anticuerpos y activando nuestras células de memoria inmunológica frente a uno o varios componentes de un microorganismo, de forma que cuando nos exponemos al virus o a la bacteria real es como si ya hubiéramos pasado la infección; nuestro sistema inmunitario neutraliza al agente infeccioso antes de que éste tenga tiempo para producir daño.

¿Qué es una vacuna?
123rf Limited©Iurii Golub

El origen de la vacuna

La idea detrás de las vacunas es antigua, aunque su desarrollo real no ocurrió hasta el siglo XX. En India y China desde muchos siglos antes ya se practicaba la técnica de la inoculación o variolización con el fin de prevenir las muertes por una enfermedad devastadora: la viruela. Técnicas similares también estaban extendidas en África. La variolización llegó a Turquía y los países de oriente medio, donde lady Mary Wortley Montagu, escritora y viajera británica la observó y la difundió en Europa en el siglo XVIII.

¿Qué contienen las vacunas actuales?

La parte de la vacuna que desencadena la respuesta inmunológica puede ser un virus muerto o atenuado (debilitado, de forma que no puede causar ya la infección) o un fragmento de virus o de bacteria. Una forma novedosa de vacuna es la que emplea RNA mensajero (RNAm). Este RNAm contiene las instrucciones para fabricar una proteína específica de un virus. Al entrar en nuestras células induce la producción de esta proteína y a continuación se desintegra. El sistema inmunitario identifica esta proteína como extraña y reacciona contra ella, produciendo anticuerpos.

Además, las vacunas, como cualquier otro medicamento, contienen pequeñas cantidades de conservantes y aditivos que garantizan que el principio activo se mantiene estéril y en buenas condiciones hasta su administración.

¿Son necesarias las vacunas?

Las vacunas, al igual que los antibióticos, los analgésicos y otros medicamentos, no son todas iguales, por tanto, no se puede responder a esta pregunta de forma general. Es importante valorar, para cada vacuna, qué enfermedad va a evitar (incluyendo su prevalencia y gravedad), cuál es su nivel de eficacia y de seguridad y qué efectos adversos tiene (como cualquier otro medicamento las vacunas pueden dar lugar a reacciones adversas, aunque en general son menos frecuentes y más leves); y con todo esto evaluar su relación beneficio-riesgo. Para la mayoría de las vacunas la balanza se inclina hacia el lado de los beneficios.

¿Cuáles son las mejores vacunas?

Es fácil que la ganadora de esta categoría sea la vacuna frente a la viruela. Bien utilizada en un ingenioso programa de vacunación, esta vacuna consiguió erradicar una enfermedad que producía un 30% de mortalidad e importantes secuelas a los supervivientes.

Las vacunas del tétanos y del sarampión son ejemplos de vacunas muy seguras y efectivas

La poliomielitis es otra enfermedad que está prácticamente erradicada gracias, entre otros factores, a la vacunación. Las vacunas del tétanos y del sarampión son ejemplos de vacunas muy seguras y efectivas.

¿Y cuáles son las peores?

La vacuna de la gripe estacional es muy poco eficaz, en los mejores años disminuye el riesgo de enfermar un 50%, pero no se ha podido demostrar que tenga un efecto claro en la mortalidad ni en su transmisibilidad.

Algunas vacunas, como las de la difteria y la tosferina, siguen siendo necesarias, pero son muy antiguas y su eficacia es claramente mejorable.

Sobre otras vacunas recientes, como la del papilomavirus, hay todavía pocos datos a largo plazo y los efectos que se les atribuyen (“prevenir el cáncer de cérvix”) todavía no están demostrados.

123rf Limited©goodluz

¿Son las vacunas “un negocio”?

Muchas personas críticas con las vacunas argumentan que estos medicamentos proporcionan enormes beneficios a las farmacéuticas, que en consecuencia presionan para intentar que los estados compren y administren más unidades de las que serían necesarias.

La gran mayoría de las enfermedades infecciosas que nos afligen son consecuencia de nuestra relación abusiva sobre el planeta

En el mundo capitalista en que vivimos, cualquier cosa es susceptible de convertirse en negocio y ser objeto de prácticas anti-éticas, y las vacunas no son una excepción. Pero esto no es un problema intrínseco de las vacunas ni disminuye su eficacia. Es imprescindible que los comités que deciden qué vacunas se incluyen en los calendarios vacunales y se financian con dinero público estén formados exclusivamente por expertos científicos sin conflictos de interés con las industrias. Es también importante disponer de un sistema de farmacovigilancia eficaz que monitorice posibles efectos adversos y de un sistema de compensación cuando estos ocurren (algunos países ya cuentan con ellos). Las vacunas producen un beneficio general en la sociedad, por tanto, si alguien tiene la desdicha de sufrir una reacción negativa, por raras que estas sean, debe poder ser compensado adecuadamente.

El futuro de las vacunas

En un mundo ideal, donde el ser humano respetara a la naturaleza y al resto de especies animales, las vacunas serían muy poco necesarias por no decir prescindibles. La gran mayoría de las enfermedades infecciosas que nos afligen son consecuencia de nuestra relación abusiva sobre el planeta. La ganadería industrial es incompatible con un planeta sano y seguro, por el contrario, es el mejor caldo de cultivo para el desarrollo y propagación de nuevos virus, muchos de los cuales van a derivar en pandemias. Es posible que para la próxima pandemia no seamos capaces de encontrar una vacuna a tiempo o que hasta entonces el coste en vidas humanas sea aún más terrorífico que el que está produciendo el SAR-CoV-2. La mortalidad por covid-19 es de alrededor del 1% y hemos tenido que parar el mundo durante un año. ¿Qué pasaría si el siguiente virus, como la viruela, produjera una mortalidad del 30%?

Mientras vivamos de esta forma las vacunas son un mal menor que nos puede salvar la vida a corto plazo e incluso librarnos de una pandemia. Pero si no tomamos otras medidas ya, ninguna vacuna va a salvar a la especie humana de su extinción.

Autora: Doctora Miriam Martínez Biarge, Núm. Col. Madrid 53.890

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Marzo 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here