Vivimos tiempos difíciles. El SARS-CoV-2 ha transformado nuestra vida radicalmente. Nos ha obligado a cambiarla buscando minimizar el riesgo de contagio. Se ha convertido en rutina diaria mantener el distanciamiento social, reforzar la higiene de manos, desinfectar espacios y superficies, y usar mascarillas.

Principales diferencias entre unas mascarillas y otras
123rf Limited©dolgachov

El SARS-CoV-2, o COVID-19, se trasmite por vía aérea a través de gotas respiratorias emitidas por individuos infectados por el virus. Sabemos todos que el uso de mascarilla es una herramienta eficaz para reducir su propagación. Su función es limitar la difusión de estas gotículas que infectan a personas sanas. Hay evidencia que las personas asintomáticas, o con síntomas leves, también transmiten el COVID-19, por lo que las mascarillas son una herramienta eficaz de control de trasmisión del virus.

Diferencias entre mascarillas

Lejos quedan los meses de escasez en los que no era posible conseguir equipos de protección respiratoria. Hoy disponemos de diversos modelos de mascarilla cada uno con sus propias características. El surtido es amplio. Las hay higiénicas, quirúrgicas, filtrantes, incluso de tela “caseras”. Pero, ¿todas las mascarillas son iguales?

Mascarillas higiénicas o de barrera

Las mascarillas higiénicas o de barrera están compuestas por una o varias capas de material textil. Cubren boca, nariz y barbilla, reduciendo el riesgo de transmisión del virus desde la boca y la nariz. En función de su posibilidad de reutilización se dividen en dos tipos, las que son reutilizables y las que no lo son. Las mascarillas no reutilizables para adultos cumplen la norma de calidad UNE 0064-1:2020, mientras que las aptas para niños cumplen con la UNE 0064-2:2020. Las reutilizables, para adultos y niños, siguen la especificación UNE 0065:2020. Las normas garantizan la Eficacia de Filtración Bacteriana (EFB), que debe ser para las mascarillas no reutilizables igual o superior al 95% y para las mascarillas reutilizables igual o superior al 90%. Las mascarillas higiénicas reutilizables deben lavarse y secarse siguiendo las recomendaciones del fabricante. El no cumplimiento resta eficacia como barrera frente a la penetración bacteriana. Están dirigidas a la población general sana que no tenga contacto con personas con COVID-19, a la población vulnerable por edad avanzada, por enfermedades crónicas o por embarazo.

Sabemos todos que el uso de mascarilla es una herramienta eficaz para reducir la propagación del Covid-19

Mascarillas quirúrgicas

La mascarilla quirúrgica es un producto sanitario destinado a uso médico. Son utilizadas por profesionales sanitarios en cirugía y otros tratamientos hospitalarios. Su objetivo es limitar la emisión de partículas respiratorias protegiendo al paciente de posibles agentes infecciosos. Evitan la trasmisión del virus y la contaminación del entorno ejerciendo de barrera. Deben cumplir con los estándares de calidad recogidos en la norma UNE EN 14683, que establece una Eficacia de Filtración Bacteriana para la mascarilla quirúrgica igual o superior al 95%. En base a su BFE, se dividen en mascarillas quirúrgicas de Tipo I, con un BFE igual o superior al 95%, o Tipo II, con un BFE igual o superior al 98%. Es recomendable su uso para quien presente síntomas o haya sido diagnosticado de COVID-19, para personas que hayan estado en contacto estrecho con enfermos, y para cuidadores de personas vulnerables.

Mascarillas filtrantes

Las mascarillas filtrantes se caracterizan por contener un filtro que protege al usuario frente a la inhalación de partículas o aerosoles ambientales. Son eficaces frente a patógenos. Las mascarillas filtrantes se consideran Equipos de Protección Individual (EPI), estando reguladas por el Reglamento (UE) 2016/425 relativo a los equipos de protección individual. Cumplen el estándar de calidad UNE-EN 149:2001+A1:2010. Dependiendo de la eficacia del filtro se clasifican en tres grupos. Las mascarillas FFP1, con filtro de partículas tipo 1, tienen una eficacia de filtración mínima del 80%. Son útiles frente a partículas de material inerte y no se recomiendan para uso médico. Las FFP2 tienen una eficacia de filtración mínima del 94% y se utilizan frente a aerosoles de baja o moderada toxicidad. Las mascarillas FFP3 tienen una eficacia de filtración mínima del 99% y son efectivas frente aerosoles de alta toxicidad. Las mascarillas filtrantes del tipo FFP2 y FFP3 protegen frente a la infección COVID-19.

Mascarillas de tela

El último grupo a tratar es el de las mascarillas de tela “caseras”. Por sus características no se pueden considerar de protección eficaz frente a los virus respiratorios. No cumplen ningún tipo de normativa EPI ni relativa a producto sanitario. La falta de garantía hace no recomendable su uso.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe El Botiquín Natural gratis cada mes en tu correo

El Botiquín Natural, Prensa Independiente y Gratuita
Leer
El Botiquín Natural Marzo 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here